Este tipo es un mentiroso Ahí le tienen ustedes, partido de risa. Pues ya sabemos que es un mentiroso. Nos queda por saber si es un traidor. Cualquiera puede coger el Código Penal y leer algunos artículos, para a continuación comparar la actitud que José María Aznar mantuvo durante la segunda guerra del Golfo con lo descrito en ellos. A continuación, simplemente, los artículos y los hechos. Hay, al menos, dudas razonables sobre el incumplimiento por parte del gobierno de José María Aznar de estos preceptos. Que cada cual concluya lo que le parezca.

Cuando era presidente del Gobierno Español, José María Aznar, participó activamente en los preparativos políticos y diplomáticos del ataque militar a que fue sometido Iraq, y que concluyó con la salida hacia la zona en conflicto de un destacamento de 900 efectivos para realizar tareas de apoyo logístico en la ofensiva contra Irak. Efectivos militares españoles participaron en el esfuerzo de guerra, sin que se cursara la correspondiente declaración de guerra que ordena el artículo 63.3 de la Constitución Española.

El artículo 590 del Código Penal español señala que “el que, con actos ilegales o que no estén debidamente autorizados, provocare o diere motivo a una declaración de guerra contra España por parte de otra potencia, o expusiere a los españoles a experimentar vejaciones o represalias en sus personas o en sus bienes, será castigado con la pena de prisión de ocho a quince años si es autoridad o funcionario y de cuatro a ocho si no lo es“, y que inmediatamente después establece que “si la guerra no llegara a declararse ni a tener efecto, las vejaciones o represalias, se impondrá respectivamente la pena inmediata inferior“.

Como consecuencia de la actitud mantenida por el gobierno de Aznar durante los días previos a la guerra y durante la propia guerra, España corrió el peligro de una declaración de guerra por parte de Irak, y los ciudadanos españoles fuimos objeto de un terrible ataque por parte de grupos integristas islámicos que causó 192 muertos en las estaciones de ferrocarril de Atocha y Santa Eugenia.

El artículo 591 del Código Penal español señala que “con las mismas penas señaladas en el artículo anterior será castigado, en sus respectivos casos, el que, durante una guerra en que no intervenga España, ejecutare cualquier acto que comprometa la neutralidad del Estado o infringiere las disposiciones publicadas por el Gobierno para mantenerla“.

Según manifestó repetidamente el presidente del Gobierno, José María Aznar, España no estaba participando en la guerra contra Irak. Si esto hubiera sido cierto, Aznar habría incumplido el artículo 591 del Código Penal Español, ya que con el envío de tropas, con su actitud ante el conflicto y con sus permanentes declaraciones, estuvo comprometiendo la neutralidad del estado.

El artículo 595 del Código Penal español señala que “el que sin autorización legalmente concedida, levantara tropas en España para el servicio de una potencia extranjera, cualquiera que sea el propósito que se proponga o la nación a la que intente hostilizar, será castigado con la pena de prisión de cuatro a ocho años“.

La fuerza militar española que se dirige al golfo pérsico, se puso a las órdenes de generales norteamericanos y polacos con el fin de hostilizar a Irak. Si esto supone levantar tropas en España al servicio de una potencia extranjera, nos encontraríamos ante un nuevo inclumplimiento.

Todos los delitos del Código Penal transcritos en este artículo forman parte de la regulación de los delitos de traición, en concreto, los que comprometen la paz o la independencia del Estado.

¿Es José María Aznar un traidor?

NOTA: Este artículo es una actualización de otro publicado durante la guerra del golfo en El Piquete Digital.

Tagged with →