Patricia, la sorprendida

El caso es que Lorena y Juan se conocieron en el verano de 1995, hace 10 años, y dieron rienda suelta a su repentino amor durante diez días, diez. Acabó el verano y la vuelta a la rutina invernal los separó. Pero Juan no pudo olvidar a Lorena -si bien sí que olvidó pedirle el teléfono- y ocurrió lo que tenía que ocurrir, que se dijo: “esto se lo cuento yo a Patricia, la de los melenazos de Antena 3, que me encuentra a mi Lorena y organizamos un bonito reencuentro en vivo y en directo“. Pues dicho y hecho. Esta tarde, Patricia le ha querido dar una sorpresa a Juan, pero la sorprendida ha resultado ser ella, cuando Juan, regordete y tímido, sentadito en el plató, respondía a las preguntas de Patricia, sin saber -supuestamente- que Lorena le estaba escuchando por teléfono. ¿Qué ocurrió?. Pues que Juan no quiso decirle nada a Lorena de viva voz y prefirió enseñarle un dibujo. Patricia insiste, Juan, que no, que me da vergüenza, Patricia, que bueno, enseña el dibujo. Y Juan se echa mano al bolsillo interior de la chaqueta y comienza de manera parsimoniosa y torpe a desplegar una pancarta, ante la sorpresa de Patricia a la que, poco a poco se le va agriando el gesto, corta por lo sano y despide el programa, diciendo “ya sé yo lo que es esto“, pero no se pudo ver la pancarta. En los foros de Antena 3TV se especula con lo que diría la dichosa pancartita, y lo atribuyen a “los vascos” o a algo político. Pero para mí que eso huele a un nuevo conflicto laboral, ya que a Patricia no le extrañó en absoluto.