Lean, lean a Irenita, que dice verdades como puños.

Por cierto, ¿los cosacos mienten mucho?