Mis dedos huyen del teclado y buscan un quehacer mejor que el que les espera, porque es duro, ciertamente, decir lo que tengo previsto decir, pero el discurso de Rajoy en el debate parlamentario sobre el Plan Ibarretxe ha estado bastante bien. Sorprendente, muy bien.

En ocasiones como ésta, uno se pregunta: ¿es posible que quepan en el mismo partido Acebes, Zaplana y Rajoy? ¿Por qué en ocasiones son tan atronadores los silencios de Rajoy, quien es capaz de hacer, en otros momentos, parlamentos tan brillantes -aunque matizables- como el que ha hecho esta tarde?

Sin duda, el Libelo Digital se pronunciará contundentemente sobre este discurso.