Como el vino de Jereeeeez...

Hace ya un año que España no existe. Un año sin José María Aznar, sin orden, sin concierto, sin nadie en el Gobierno que piense en los altos intereses de la nación y no en los intereses bajos y espurios del partido y de la secta. Hace ya un año que España ha dado la espalada a las naciones libres que luchan contra el terrorismo, y va de la mano de tiranos como Fidel Castro y Hugo Chávez. Hace un año que son los verdugos y no las víctimas los que están amparados por el Gobierno.

Hace un año que comenzó el caos, hace un año que la gran obra de José María Aznar se está desmantelando, un año que España nada en la inflación; los tipos de interés inician su escalada hacia las dos cifras y el paro inicia la suya hacia los tres millones. Desde hace un año las obras públicas se hunden ante el espanto de los ciudadanos, que ven impotentes como sus viviendas se derrumban al paso alegre del tripartito.

Huérfana de timonel y sin rumbo, hace un año que tenemos a España sumida en el estéril debate de su propia disolución. La España cainita se vuelve contra la verdadera España y contra el Partido Popular, que viene a ser lo mismo; hace un año que no se habla de otra cosa que de de reformar los estatutos y la Constitución, hace un año que nadie piensa en lo que nos une sino en lo que nos separa. España ya no va bien porque ya no tiene un líder fuerte, un líder que no tema en dar al pueblo lo que el pueblo necesita, aunque todavía no lo sepa.

Y es que parece que finalmente España sí está sola.

Venga... meta ruido por ahí