La izquierda idiota

Posted · 38 Comments
Pues eso, la izquierda idiota

Hay una izquierda idiota ¿saben ustedes?. Es esa que pretende mantenerse siempre como si Eva no se hubiera zampado la manzana, la jodida manzana. Los de esa izquierda lo pueden hacer todo, saben hacerlo todo, lo harían mucho mejor que nosotros, de hecho. Solo que nunca se les ha visto hacer nada, sencillamente no les da la gana, porque son estupendos y fenomenales.

La izquierda idiota tiene dos presentaciones: la radikal y la intelectual, pero ambas se caracterizan por un odio infinito a la izquierda real, que es la que se mancha las manos con la realidad para intentar transformarla. La izquierda real, con mayor o menor apoyo popular, con mayor o menor apoyo electoral, y no presente en una, sino en varias fuerzas políticas, se compromete con la realidad, acuerda con otros partidos, forma parte de gobiernos e instituciones. Adquiere compromisos, negocia, habla, llega a acuerdos. Se mancha las manos en el gobierno, si hace falta, porque gobernar es comprometerse, no se puede gobernar sin compromisos. La izquierda real sólo tiene una cosa clara: desde posturas puristas, ajenas a la realidad que se quiere cambiar no se cambia nunca nada. Todo sigue igual.

España ha cambiado. España no es la misma España que hace 30 años. Y no ha sido gracias a la izquierda idiota -yo nunca aceptaré un rey, yo nunca aceptaré una democracia sin ruptura, lo llaman democracia y no lo es- sino a la verdadera izquierda, a la que supo estar en la calle y en las instituciones, a la que, desde la oposición supo llegar a compromisos con los adversarios políticos. Muchos pueblos y ciudades españoles están o han estado gobernados por la izquierda real, y gracias a ello, se han conseguido muchas cosas: viviendas, centros educativos, espacios para los jóvenes, parques, centros sociales y culturales

38 Responses to "La izquierda idiota"
  1. cumic dice:

    Reconforta leerte después de destrozarme los ojos (por error) frente a un artículo de jimenez losantos, donde comparaba la situación actual con la de la guerra civil: la derecha pacífica retirada del poder por la extrema izquierda…

  2. POCHOLO dice:

    Ahora, es cuando le sale a usté , cual pequeño alien,el estalinista que lleva dentro, Don Royo.

    Este es el juicio público contra don EPMesa. Ese fascista, ese revisionista que se escuda en sus ideas y en su cátedra para no actuar. Aquí, se la mete usté doblada.

    No me lo puedo creer, y no me lo creería si no lo estuviese leyendo.

    Sancho Panza traicionando a Don Quijote por un plato de lentejas con tocino.

    ¿Puede usted caer más bajo?

    Me ha decepcionado D. Royo, más incluso que el día en que su ordenador pillo el Blaster.

  3. EPMesa dice:

    Ya como Maragall:
    cuando ve que la postura concreta, que es de lo que se habla, se pierde hay que sacar la coartada ideológica. Echo de menos algo sobre la guerra civil y las mujeres maltratadas, pero todo se andará.
    Y una pregunta:

    si los dos partidos que apoyan al PSC han señalado que lo prioritario de la legislatura es el nuevo estatuto y el modelo de financiación, ¿me puede explicar qué tiene eso de izquierdas? ¿No hay mayores problemas en Cataluña?
    Es que no lo entiendo.

  4. RicardoRVM dice:

    Pues le doy la vuelta a la pregunta: ¿qué es lo que desmiente que la reforma del estatuto y del modelo de financiación sean prioridades de izquierdas?.

    Accidentalismo.

    Muy interesante su pregunta, pero no tiene nada que ver con el artículo. Pero en fin, usted siga así, que el jabón esta muy caro.

  5. POCHOLO dice:

    Además, fui yo quien encabezó el intento de linchamiento frustrado contra EPMesa, en protesta por su autismo.

    Lo suyo es simplemente un berrinche de niño pequeño.

    Critica a EPMesa porqué, el muy desvergonzado se atreve a criticar las políticas de IU y del PSOE. En su momento, yo lo critiqué por no dar ni los 100 días de gracia al PSOE, pero ahora esos 100 días ya han pasado. Y la derecha piqueteril partío llorosa, cual elfo apaleado, hacia el exilio. Ya sólo queda un crítico en la redacción del Piquete y mi deber es echarle un cable.

    Aunque sólo lo haga para despues apalearlo.

    Afronte pues, la cruel realidad: usted gordo seboso, usted es un representante de la izquierda idiota, si es que se le pueda llamar izquierda a la progresía tontisatisfecha.

  6. RicardoRVM dice:

    Eh, Pocholo, que yo no ajusto cuentas con nadie. Es que la izquierda idiota existe, y allá cada cual si quiere encuadrarse en ella. Yo estoy hablando de Julio Anguita, de Paco Frutos, de Alcaráz, de todos esos que hoy se agrupan en torno a las Juventudes Comunistas, y de todos aquellos que jamás le reconocen una sóla virtud, un sólo acierto a la izquierda que existe, que actúa, que se equivoca y que acierta. A todos aquellos que están más cómodos en la oposición siempre en la oposición. Si es oposición a la derecha, vigilando con todo cuidado para que no llegue la izquierda al gobierno. Y si es oposición a la izquierda, poniendo mucho empeño en destriparla por cualquier nimiedad, al objeto de que recupere rápidamente el poder la derecha, ya que es mucho más cómodo y está uno mucho menos en evidencia.

    Me gustaría que don EP, si es que se encuadra en la izquierda idiota o usted mismo, que por lo que se ve también lo hace, me explicaran cómos e solucionan todas esas pequeñas contradicciónes, todas esos compromisos mayores o menores que te encuentras cuando gobiernas. Claro, es que te ensucias las manos, y a veces, pues hay que lavárselas. Pero es moy cómodo decir: no, yo, para no ensuciármelas, no las uso. Así siempre están a salvo. Y es muy facil mirarlo desde fuera: "esas manoooos, que se mojaaaan; esas manoooos, que se ensuciaaaaan; eh, que compras el jabón demasiado caroooo; eh, para qué quieres jabón, cochinooooo, qué habrás hecho". Todo mal, todo mal, todo mal. pero nunca nos dicen como hay que hacer las cosas, nunca se les ve a ellos haciéndolas.

    Y haga usted el favor de leerme mas, que no sé si seré oficialista, eso quizás, pero de tontisatisfecho, nada, so amargado.

  7. POCHOLO dice:

    Oiga, yo no hablo por EPMesa, eso debe de hacerlo él. Quien calla otorga. No es mi caso.

    Yo defiendo los aciertos de la izquierda, pero critico sus equivocaciones, faltaría más. Es lógico que así sea.

    Por eso defiendo el tripartito. Y por eso, cuando me ha parecido conveniente he parado los pies a imperioso y ha quien ha convenido. Pero, tampoco se me caen los anillos si tengo que criticar a los mios.

    Yo no defiendo a Frutos, a Anguita y a esos comunistas suyos. Yo no los conozco, mi texto iba a defender (a mi manera, agridulce, claro está)a EPMesa, editor de EPD. A quien, he visto atacado por su texto. Mis disculpas, si no ha sido así. Aunque, según sus palabras se puede dilucidar que aludía también a Enrique.

    En el Piquete tenía usted menos sentido del ridículo, Don Royo y sabía encajar mejor las críticas. Aquí parece que se nos ha vuelto usted muy intelestuá y ha perdido parte de su sentido del humor. Aunque sí, he de reconocer que tengo una mala leche de la hostia y que mis posts no siempre son agradables. Lo siento, no me gusta chuparle la polla a la gente para que luego me la chupen a mi.
    Demasiado friki para su nueva garita, supongo, a menos que me porte bien y le diga de tanto en tanto lo cojonudo que es.
    Pues NO. POCHOLO, no se vende por un plato de lentejas. No periodistucho. Ni hablar. Y si eso me convierte en un "izquierdista idiota" pues seré un "izquierdista idiota".

  8. POCHOLO dice:

    Es que es impresentable, ese post de la periodista. Sin casi información se permite opinar de manera tendenciosa sobre un hecho que podría ser un accidente, por motivos de tipo idiologico, pero también por motivos gremiales.

    Joder, Royo. Se lo vuelvo a escribir por si no lo he dejado antes claro.

    Esperaba más de usted, joder. Es un comunicador.

    ¿Cómo puede escribir esa mierda, publicarla aquí y quedarse tan ancho?

    Sinceramente, a Losantos no le haría esa pregunta. Pero a usted sí. Porqué espero más de usted.

  9. desecho dice:

    Había un viejo debate gramsciano entre táctica y estrategia que como perdí mi memoria histórica no me acuerdo mucho…
    A mí no me duelen prendas en admitir que el PSOE no todo lo hace mal y que IU (y variantes: IC, EB, etc.) más parece una jaula de grillos que un partido político con una intención práctica clara. Pero también que medidas como la implantación de las ETT's, los medicamentazos, la financiación del partido ilegalmente sean un ejemplo de políticas de izquierda. Y que a veces los ecopacifistas o los altermundistas de porrito va porrito viene son de una ingenuidad y una puerilidad abochornantes. Debería diferenciarse por ello entre programa de mínimos y programa de máximos, graduar los plazos a corto y a largo término y establecer objetivos comunes y horizontes de intervención. Que no todo es ponerse a pedir todo el poder para los soviets. Pero igualemente me parece irrenunciable para alguien que se autoproclame de izquierdas pedir la mejora de esta democracia, asumir el papel interventor del Estado, etc. Está claro que se debe uno manchar las manos, y negociar, y pactar, pero a veces tiene uno la sensación que la dirección de tanto esfuerzo, negociación y pacto no está nada clara y dónde si sitúa cada uno tampoco.
    Por cierto.vYo no tengo ningún empache en admitir que pertenezco a la izquierda idiota, esa que gusta del debate intelectual sobre las contradicciones de base, sobre ideologías y hegemonías, sobre la propiedad de los medios de producción y esas zarandajas que quedan bien para provocar en el bar a las mentes mecidas por el último programa de Crónicas Marcianas o la nana de Buenafuente. Y todavía más idiota porque uno creció intelectualemnte leyendo librillos de L. Boff, H. Assmann y F. Hinkelammert y aún sigue yendo a misa.
    Un saludo

  10. RicardoRVM dice:

    Deshecho, estoy de acuerdo con usted en todas y cada una de sus afirmaciones. Sólo un matiz: usted no pertenece a la izquierda idiota. La izquierda idiota no es la que debate, es la que no interviene en la transformación de la sociedad.

  11. Amalgama dice:

    La izquierda idiota es toda aquella que no es a la que pertenece usted, no es así, Ricardo?

    Es una postura casi tópica ya de la izquierda satisfecha: por encima son todos reaccionarios y por debajo también; sólo nuestra organización avanza correctamente por los parajes políticos, sólo nosotros trabajamos duro y el resto de las agrupaciones progresistas y, sobre todo, los individuales, sólo pretenden ensuciar nuestro nombre en favor de la derecha.

    Por favor: que este discursito le quedará muy bien a usted en sus tardes de cervezas después del mitin, pero soltado así, ante al audiencia silenciosa, deja en evidencia que usted es de esos que son de izquierdas por extensión familiar, por ambiente local o quien sabe qué intereses.

    Con estos comentarios que fomentan el odio y el enfrentamiento, dirigidos no a construir juntos sino a escindir, polemizar, insultar, queda patente que usted es más de derechas que lo que usted mismo piensa.

    Escuche la COPE y déjese bigote: salga del armario ya.

  12. Tio PePe. dice:

    Don royo, conoce usted la ideologia falangista, por que en algunos casos, creo en mi infima sabiduria, es usted un digno representante de “la izquierda que se cree derecha”, muy poco comun estos dias pero aun resiste a desaparecer debajo de la burocracia estal o de los noticiarios comprados. Saludos.

  13. RicardoRVM dice:

    Interesante loq ue señala Amalgama. Una pena dos cosas:

    1.- No ha entendido nada. No hablo de ninguna organización ni en nombre de ninguna organización. De hecho pienso que el 80 por ciento de los de mi propia organización forman parte de la izquierda idiota, mientras que muchos miembros de otras organizaciones, no los son.

    2.- En el diagnóstico de las razones por las que soy de izquierdas, ha dado en el clavo. Todas. No ha fallado ni una.

    3.- Respecto a lo de que soy de derechas: sumese a coro, porque es cada vez mayor el número de personas que lo dicen. Casualmente, buena parte de ellas son de la izquierda idiota.

  14. EPMesa dice:

    1) Es que su artículo tiene un problema. Se trata de una sentencia sobre intencones subjetivas y no sobre discursos. Es decir: usted dice que somos la izquierda tonta porque no queremos ensuciarnos las manos. Con lo cual da usted por ello un juicio de intención que hace. O sea, que si yo le demuestro que me mojo, y me mojo al menos tanto como usted, pues resulta que, aunque siga pensando igual que antes, ya no soy de la izquierda tonta. Por eso su artículo está mal enfocado. porque no juzga ideas sino intenciones subjetivas que usted dice conocer.

    2) Además, hace trampas cuando habla de participar en política. Porque reduce la política a la política profesional y al gobierno. Solo eso es política por lo tanto quien no pertenece a un partido ya está previamente calificado como que no interviene en política. pero, sépalo usted, hay más plítica en La Crítica de la Razón Pura de Kant que en cualquier mitin espectáculo de una campaña electoral.

    3) y tiene razón, mucha razón, Pocholo cuando señala que el problema aquí en realidad es el de la crítica livbre a esa presunta izquierda que gobierna. orque fíjese como su artículo, curioso, ha salido al pie de otro sobre el tema de El Carmelo donde el célebre trpartito ha hecho el ridículo y ha demostrado lo poco de izquierdas que es. Es decir, lo que usted viene a decir es que si se critica a la autodenominada izquierda etonces solo cabe ser de derechas. O dicho de otro modo: el espectro ideológico es el espectro de los políticos profesionales (que no tiene aquí ningún aire peyorativo).
    y 4) en cuanto a la pregunta que me devuelve sobre el estatuto y el modelo de financiación yo la voy a contestar en breve en El piquete digital, estoy ahora de exámenes y no teng tiempo de ucho, pero me gustaría, tras este compromiso, que usted me la contestara a su vez.

  15. Amalgama dice:

    Contestando a su punto número tres, he de decir que cuánta casualidad. Cuánta casualidad o cuánto egocentrismo cegador…

  16. RicardoRVM dice:

    UStes escriba, don EP, que yo le contesto gustoso.

    Lo que ocurre es que usted me acusa de cosas que sabe que no son ciertas, porque esta conversación la hemos tenido usted y yo muchas veces.

    No se líe, ni se dé por más aludido de lo que está

    Critico la izquierda idiota en dos sentidos: los radikales, que son loqs que ponen mil excusas para no gobernar para no hacer una sola cocesión y mantenerse en la pureza perpetua e inutil y la otra, que he llamado quizás desafortunadamente intelectual.

    Usted sabe, porque hemos hablado de ello muchas veces, y porque me conoce -otros internautas no- que yo soy más bien heterodoxo y poco ocficialista. Los tiros no van por ahi, sino por otro lado. La necesidad que tienen algunos para identificarse al 100 por 100, esa actitud de o es todo lo que digo yo o nada vale nada… Ya lo sabe

    Y lo que me dice de Kant, está muy bien, lo comprendo y lo comparto en parte, pero mire: el estado del bienestar se ha construido en las trincheras, en las calles, en las instituciones y en las bibliotecas. Usted desprecia las tres primeras partes.

  17. RicardoRVM dice:

    Contestando a la respuesta de su respuesta a mi tercer punto: sí a ambas cosas. ¿Acaso he negado yo el caracter cegador del egocentrismo que me adorna?.

    Por cierto: ¿Quién es usted que me tiene un poco de manía, ya además me conoce?

  18. RicardoRVM dice:

    Ah, y yo no tengo ninguna necesidad de defender al tripartito de lo indefendible. pero es que la responsabilidad de lo ocurrido en El Carmel no es del Tripartito, o al menos no es sólo del tripartito.

    El tripartito no es mi gobierno ideal, porque me sobra un socio. pero qué le voy a hacer, el socio que me sobra tiene más votos que yo.No es mi gobierno ideal, pero sí es mi gobierno.

  19. desecho dice:

    Yo francamente no entiendo el canibalismo que se da entre la izquierda. Y eso es un problema grave, extremadamente grave. Francamente, uno puede trazar una mejor estrategia política que estirarse de los pelos por una desaveniencia ideológica puntual; o algo todavía más clásico, echar mano del ácido sulfúrico cuando se trata de comprobar si uno adora más la estampita de R. Aguilar o la de J. Anguita o en su versión catalana si uno adora más la de Luchetti o la Ribó a pesar de que en las declaraciones de principios se esté de acuerdo. En fin, es un problema de perspectiva, de saber aunar esfuerzos y gestionar desacuerdos, que seguro seguro que no cuesta tanto, leñe. En el ejemplo del tripartito es de manual: se asumen culpas hasta el punto en que pueden ser asumidas (que parte las tendrá el anterior inquilino, digo yo), se plantea una estrategia comunicativa que subraye cómo se pagarán indemnizaciones y se intentará establecer mecanismos para que no vuelva a suceder lo ocurrido y de paso se tiene claro que los partidos de derecha tratan de arrimar el ascua a su sardina. Vamos, es un decir … La derecha lo hace excelentemente. ¿Es por eso por lo que le acusan de derechizar?.

  20. Carmen dice:

    No he entendido bien el post, pero sinceramente, no creo que haya gente que quiere hacer algo y no lo haga, y no entiendo esa superioridad moral que desprende el artículo…Pero creo que todas la ideas son legítimas, y que criticar de forma tan abstracta da lugar a equívocos.
    Saludos :)

  21. DavidHT dice:

    Yo creo que hablan de cosas distintas y a la vez complementarias y en las que incluso pueden estar de acuerdo:

    1. El derecho a la critica al poder como ejercicio politico al alcance del ciudadano de a pie, con independencia del partido que este en el poder, y con independencia de la tendencia politica del propio ciudadano. Cualquiera puede (dentro de los limites del respeto y la legalidad) criticar su gobierno.

    2. El derecho a presentarse o no para ejercer un cargo público, y en caso de ser elegido, ejercer ese gobierno dentro de la legalidad.

    Ambos derechos son independientes y no creo que haya un dilema ético, que es lo que yo creo plantea don Ricardo con su post. Se pueden ejercer o no, para eso son derechos, pero nótese que los dos derechos traen consigo responsabilidades.

  22. ire dice:

    No entiendo a qué viene tanto revuelo. DavidHT, no sé si me equivoco, pero creo que el análisis que tú planteas no es el correcto. No se trata de que la gente se presente o no para ejercer un cargo público, se trata de que hay quienes siempre critican las medidas por insuficientes, aunque estén en un principio en su línea ideológica, pero luego te dicen que formar parte de un partido es vergonzoso, que por la vía parlamentaria no se deben cambiar las cosas porque eso es seguirle el juego al sistema, que meterse en política y luchar desde ahí por lo que crees no es legítimo. Y esto es lo que a mí me cabrea (y es lo que he entendido que criticaba Ricardo): no se trata de que una persona en concreto esté o no metida en política, se trata de que NUNCA estén dispuestos a reconocer ni un solo logro a la izquierda que existe en los partidos, por el simple hecho de formar parte de los partidos, y luego encima vayan por ahí con ese aire de superioridad, cuando precisamente los que jamás se han mojado son ellos.
    A ver… Como ejemplo, creo que valdrían muchos de mis amigos. No pertenecen a ningún partido, no son militantes dentro del sistema, y critican todo lo que haya que criticar, venga del partido que venga. Pero no dudan tampoco en congratularse de los avances que se logran, incluso aunque ellos quisieran más. Y si Zapatero aprueba el matrimonio homosexual, no van a dejar que aplaudir esta medida sencillamente porque el PSOE sea un partido demasiado poco de izquierdas, o demasiado del sistema–puede que opinen eso del partido en general, puede que no: pero están dispuestos a reconocer errores así como aciertos, y no van a aplaudir a quienes se quedan ahí parados, elucubrando, sacando tan sólo los defectos a cualquier medida que se tome.

    En fin, creo que no me he explicado muy bien, pero bueno… En realidad, es que el artículo de Ricardo me parece bastante claro. El que se ofenda quizás no lo haya entendido, o quizás lo haya entendido demasiado bien… Los espejos a veces son odiosos (que conste que no lo digo concretamente por nadie, porque tampoco conozco ni a las personas que comentan en este blog ni sus posturas habituales).

  23. ire dice:

    Aclaración: el ejemplo que he puesto se refiere a gente que considero que NO pertenece a la izquierda idiota, por los motivos expuestos.

  24. RicardoRVM dice:

    En efecto, me refiero a lo que dice Irene. A esos los englobo en el área radikal. Pero luego hay otro área, que es la otra cara de la moneda de la anterior, y que es la intelectual. Se colocan arriba, desde arriba lo miran todo y lo critican todo sin tomar partido jamás, y sin mancharse jamás con la realidad. Rebaten esta crítica por lo general sseñalando con gran gesticulación que la realidad la representan ellos, desde sus nubes algodonosas, y que somos los demás, todos los demás los que vivimos fuera de la realidad. Es eso de que hay más política en la Crítica de la Razón Pura que en el decreto de desarrollo de una Ley.

  25. Imperialista dice:

    Interesante debate, vive Dios. Y si se me permite, participaré en él.
    ¿Por qué necesita la izquierda fetén del aplauso de la izquierda idiota, radical o intelectual? Y es muy cierta la dificultad de arremangarse para transformar la realidad, pero no se necesita del aplauso del respetable, o en cierto modo, de ese respetable escogido. Tal vez lo que hay detrás es aquello del traje nuevo del emperador. Me parece que para la ortodoxia de izquierdas la lucha con la realidad, y ese mancharse las manos es muy gráfico, se produce fuera de la ideología previa. Por inaplicable. Por utópica. Por confundida. Nada más distante entre sí que lo que uno defiende y lo que uno aplica. ¿Servicios Públicos, quizás? Mejor con una cierta dosis de privatización. Mancharse las manos, claro. Y encima unos desagradecidos protestan. No don Ricardo, no los llame idiotas: señalan que va desnudo, desnudo de ideología. Ya no se transforma la realidad, se la pinta de color social. Gestionamos los ayuntamientos como si tuviera que dar beneficios. Organizamos saraos con tres saharauis para apagar la conciencia, que a veces espera la revolución pendiente. Pero mi servicio de limpieza es una contrata, que me limpian la ciudad a todas horas y sin protestar. Y si un trabajador no limpia, puerta, que hay más. Y por el salario mínimo. Luego se molesta porque lo señalan: privatizador. ¿Y cómo responde? Diciendo, baja tú a ver si lo haces mejor, izqueidiota.
    Pero ¿para qué su aplauso?

  26. EPMesa dice:

    D. Imperialista, no estoy en absoluto de acuerdo con usted. Pero creo que ha puesto el dedo en una, al menos, de las llagas.

  27. POCHOLO dice:

    Un texto letal, Imperialista.

    Para la ortodoxia de izquierdas la lucha con la realidad,(…), se produce fuera de la ideología previa.

    La ideología de izquierdas habría renunciado a transformar la realidad. Por ser, "inaplicable. (…) utópica. (…) confundida."

    Para usted, desmientalo si me equivoco, Don Royo, ha descendido a la realidad y ha pasado ha hacer, probablemente la única política posible.

    Por supuesto, desde esa perspectiva Don Royo, no necesita para nada que la izquierda idiota, la inteligentsia, etc -Es decir, según usted, los que criticamos ciertas políticas que lleván a cabo los partidos con representación parlamentaria supuestamente, "de nuestra cuerda".- No necesita para nada que le aplaudamos o que aceptemos sus políticas al menos, sin criticarlas.

    Por supuesto, yo también discrepo de su razonamiento.

  28. POCHOLO dice:

    A pesar de que reconozco, lo que es evidente.

    La izquierda, la parlamentaria y la no parlamentaria parece haber renunciado a buscar una sociedad alternativa a la que la derecha utópica nos está ofreciendo.

  29. Imperialista dice:

    Bueno, tampoco esperaba el aplauso entusiasta, claro.
    Y creo que sí, que don Ricardo está zambullido en la realidad, se ha topado con ella. Y en esta inmersión se ha dejado la ideología en la orilla. No hay diferencias relevantes entre un gobierno de izquierdas y uno de derechas en lo sustancial. Ahora nadie discute el modelo de crecimiento, el sistema económico, las relaciones con el capital o quién gestiona mejor un servicio público. No encontrará grandes diferencias. Tal vez la única es el clientelismo, masivo con la izquierda y selectivo con la derecha. Si aquella recluta paniaguados a granel esta se limita a las élites económicas. Fuera, ya lo dije en algún lugar, el folklore. La izquierda ha renunciado a la sociedad alternativa porque esta no existe. Y ese trago sería más llevadero si la ortodoxia dijera : bueno, las cosas son como son pero seguís siendo de los nuestros, de la izquierda.

    Pero ese aplauso nadie se lo va a dar.

  30. ire dice:

    No se trata de renunciar a una sociedad alternativa, sino de que mientras esa izquierda se dedica a planear el cambio del mundo desde una cafetería, los demás puedan al menos ir haciendo pequeños cambios.
    Mire usted, yo a veces me he sentido sucia por emitir un voto sabiendo que sólo jugaba al voto útil. Porque sí, porque comprendo que en parte es entrar en el juego. Pero luego te pones a pensar: a mí personalmente no me va a cambiar mucho la vida porque gobierne el PP o el PSOE, es cierto (porque tengo la suerte de haber nacido en el lugar, en la familia y en el tiempo en que he nacido), pero si con mi voto puedo lograr el más mínimo cambio para quienes sí lo notarán, la más mínima mejora, el más mínimo aumento en políticas sociales o en libertad de pensamiento, culto, sexualidad, etc…. Pues bienvenidos sean esos votos. No significa que paralelamente no se luche de otras formas (desde asociaciones, sindicatos, ONGs o asambleas), y de hecho formo parte de algunos grupos de este estilo, para lograr cambios más radicales. Pero esa lucha por los cambios profundos no es fácil, y a menudo es muy abstracta. Y mientras Marx escribía El Capital (y conste que soy más o menos marxista, aunque no suscriba nada al 100%–que para eso cada uno piensa por sí mismo), había miles de obreros muriéndose de hambre, y a lo mejor si el mismo Marx (esto es un ejemplo absurdo, ya que no conozco la biografía de Marx, eh? Lo pongo por caso hipotético) hubiera, al mismo tiempo, votado a un determinado partido que, mientras se iba gestando la revolución que desembocara en un mundo perfecto, fuera haciendo al menos algunos pequeños cambios que favorecieran a la clase obrera, aunque fuera un poco (reducción de jornadas laborales, control del trato y la seguridad en el trabajo, de edades y sueldos, de seguridad social, etc.), pues a lo mejor hubieran muerto unos cuantos menos.
    Lo que quiero decir, en definitiva, es que no es incompatible luchar, a largo plazo, por unos ideales más plenos, con ir mientras tanto efectuando pequeños cambios que quizás no sean la utopía, pero que hagan la vida más fácil a los que sufren la historia en lugar de sentarse en un bar a arreglarla y criticarla.

  31. desecho dice:

    Bueno. Ya que entramos en el debate duro se puede pensar que una cosa es la izquierda y otra la izquierda marxista y derivados. Es cierto que la etiqueta “izquierda” puede parecernos más falsa que un duro sevillano, pero tomemos la etiqueta en el sentido que lo hace Bobbio, es decir, como un compromiso con la igualdad y las políticas de igualdad (redistribución de rentas, justicia social, igualdad de derechos, etc.).
    La izquierda actual (sobre todo la que articulada en siglas con escaños) ha dejado para otra ocasión el debate marxista sobre la transformación de la estructura económica y de las relaciones de producción y lo ha hecho abrazando otras corrientes de pensamiento que van desde la tercera vía a lo Giddens o el Republicanismo a lo Pettit e incorporando otros sectores de activismo político como el ecologismo. Lo que no es de recibo, pues, es que cierta izquierda (la de tradición marxista ortodoxa) siga adueñándose para sí de esa categoría y desposeyendo a otras posturas legítimas (los socialdemócratas light,los liberales a lo Rawls, etc.) de la legitimidad de proponer políticas de igualdad incluso aceptando al mercado como un mecanismo de regulación económica.
    Probablemente estemos ante una definición de izquierda idiota que se establece en dos ejes
    1) el del debate ideológico y las categorías para ese debate ideológico
    2) el de la práctica política y su implicación en el sistema de partidos políticos.
    Desde estos dos ejes se puede proponer dos categorías de izquierda “idiota” (probablemente con ese adjetivo desafortunado): (a) aquella que no logra establecer alianzas con otros posicionamientos ideológicos que tienen como objetivo promover la igualdad o la justicia social arrogándose para sí el derecho a representar la única izquierda “chupi guay” (siento estar desactualizado) y (b) aquella izquierda incapaz de reconocer la utilidad de la práctica política cotidiana en los sucios y minúsuculos entresijos de la gobernación (dónde se ponen las farolas, cómo se convence a los vecinos para que reciclen, cómo se reparten las subvenciones a centros cívicos, etc.) enzarzados en poner patas arribas la globalización y dedicados a debates de grueso calado sobre si la democracia burguesa permite dar la voz al subalterno o le lobotomiza su conciencia de clase paria.
    Todo depende de cómo oberven los ciudadanos comprometidos con esa práctica igualitarista (por llamarlo de algún modo) el hecho que los partidarios ideológicos de la desigualdad (los libertarios, los conservadores, etc.) son adeversarios reales que ocupan lugares de poder y al mismo tiempo capaz de arbitrar procesos de cambio social, es decir, el viejo debate sobre el reformismo como estrategia o directamente la toma del poder vía revolución social.
    Un saludo.

  32. RicardoRVM dice:

    Carambolas. Se aisla uno unos días en el mundo real, y el virtual está que hierve.

    1.- Como siempre, Imperialista no tiene razón. Sin embargo, tiene razón den EP cuando dice que ha puesto al menos en parte el dedo en la yaga. Porque efectivamente, la izquierda que acepta gobernar corre un riesgo evidente: apartarse de sus presupuestos ideológicos en mayor o menor medida y terminar simplemente gestionando un sistema con el que era crítica en principio. Qué duda cabe de que ese riesgo existe, pero ese es uno de los scompromisos de los que hablaba en el artículo original.

    2.- Otro de lso compromisos, de las dificultades de gobernar, cuando se pretende hacer desde la izquierda, es distinguir cuáles son los prejuicios ideológicos. No me cabe duda de al gobernar puedes cometer el error que he señalado en el punto uno: integrarte en un sistema que pretendes cambiar, y terminar simplemente gestionándolo. Pero existe el peligro contrario: no distinguir los prejuicios ideológicos y no saber librarte de ellos. y en la izquierda tenemos unos cuantos.

    3.- La transformación de la sociededad. ¿Qué es eso? ¿En qué se debe transformar la sociedad? ¿Cuál es la alternativa?. ¿Por qué vías?. No son preguntas retóricas. Es que no lo sé. Lo que se ha intentado hasta ahora ha fracasado e incluso ha dado lugar a sistemas peores a los óriginales. Espero respuestas.

    4.- ¿Qué coños importa si somos marxistas o no lo somos, si somos cristianos, libertarios, liberales o lo que sea?. Desde mi punto de vista se trata simplemente de poder llegar a acuerdos de mínimos en cada momento. Cuando los objetivos marcados en esos acuerdos se alcanden, entonces veremos si podemos seguir junto y hasta donde. Limitar las posibiliades de acción al pleno acuerdo deológico es el peor de lso vicios de la izquierda idiota.

  33. lya dice:

    bueno, quizas formo parte de esa izquierda idiota.
    igual solo soy idiota a secas,pero no me parece insultante mantenerse como si eva, o pandora, o fulana, o sultana huvieran cagado nada.
    si darse cuenta q esos mitos y esa senda, si no querer jugar ese juego
    !otra vez no! es ser idiota, lo sere hasta el dia q me muera, o hasta q me maten. ¿visteis los ojos de la gente con el rollo de la estatua de franco?
    es absurdo mirar hacia otro lado
    españa no ha cambiado tanto, ni en 30, ni en 60, ni en 100.
    lo q ha cambiado es el mundo.
    ¿que sentido tiene la izquierda en la aldea global?
    nos hemos quedado sin argumentos pq nuestro enemigo (ese q lo hace todo a derechas, porque todos hacen lo mismo) ha cambiado.
    y nosotrs no.
    pensar q el q no siga las formas de la izquierda de los grises, es un idiota, dice muy poco de la tolerancia, de la inteligencia, y esa supesta capacidad de adaptacion, de alguien q usa esas bonitas palabras q no sirven de nada mas q para señalar con el dedo a la q no pasa por el aro.
    y si, estoy de acuerdo. las cosas podrian ir mucho peor. y conservando olvidas q podrian ser mucho mejor.
    si, os miro con odio y con desprecio, esos q tantas cosas conseguisteis
    haciendo como q olvidabais. os odio por educarme haciendome creer en la libertad, en la igualdad, en la fraternidad…
    ¿pa que? tantas muertes, tanta lucha,¿pa acabar asi?
    q os jodan
    es cuestion de tiempo.
    ¿no veis lo q viene?

  34. CARLOS dice:

    BUENO YA ESTOY HARTO DE LA POLITICA , LAMENTABLEMENTE HACE MUY POCO POR TRARTAR DE MEJORAR EL STATUS SOCIAL, ES POR ESO QUE NO ESTOY a gusto

  35. Crates dice:

    Me parece incorrecto que esta noticia siga encabezada por una "A" anarquista, no porque los anarquistas no sean idiotas o sean más bien imbeciles, sino porque mucho de lo que se está criticando en el debate es de aplicación a ciertos "comunistas" que, aparte de hacer el idiota en los terminos que se comentan, tienen a honra "no participar en la inmadurez de los anarquistas".

    También porque parece sugerirse el apriorismo de que un anarconsindicalista sería todo eso que se dice de la idiotez, de no mancharse las manos, etc, y eso no es cierto como a priori. Los anarcosindicalistas individuales inspirarán muchos calificativos, cada uno merecido como individuo, pero creo que no es la cuestión hablar de "yo conozco uno que…"; pero aunque no se manchen las manos con el poder, están obligados a mancharse las manos por partida doble en su lugar de trabajom por un lado trabajando, y por otro denunciando su explotación.

  36. "Yo estoy hablando de Julio Anguita, de Paco Frutos, de Alcaráz, de todos esos que hoy se agrupan en torno a las Juventudes Comunistas, y de todos aquellos que jamás le reconocen una sóla virtud, un sólo acierto a la izquierda que existe, que actúa, que se equivoca y que acierta"

    Estaba pensando en linkearte, pero por el desprecio que muestras hacia mi organización, que se suponen son compañeros tuyos de proyecto, me parece q nada de nada.

  37. EPMesa dice:

    Ante el mensaje anterior debo decir una cosa:
    ¡Viva la libertad de expresión!
    Y yo soy el de la izquierda idiota.

  38. RicardoRVM dice:

    Para EPMesa: oiga, usted es que siempre se da demasiada importancia. Me recuerda mucho a mí. No se crea usted que cuando escribí sobre la izquierda idiota estaba pensando en usted. Es cierto que es una reflexión que parte de muchas de nuestras conversaciones y que describo comportamientos en los que creo que usted incurre a veces. Pero no se equivocque. Tiene razón el maleducado este que lucha chontra la Ley: me refiero a los comunistas, así, lisa y llanamente.

    Para el maleducado. No te equivoques. No muestro ningún desprecio por tu organización. Al menos, no lo siento por esa heróica organización que luchó contra la dictadura y cuyos militantes hicieron un grandes sacrificios en la lucha por la democracia de la que gozamos ahora. Así mismo, no muestro ningún desprecio por ese Partido Comunista cuya contribución en la transición fue imprescindible.

    Sin embargo, ese PCE no es el de hoy, y esos de tu organización que dices que son compañeros míos de proyecto, pues no sé yo, pero no lo veo tan claro. ¿Cuál es su proyecto? Por lo que he leído y por lo que sé de ellos, hoy, creo que no es el mismo que el mío. Ah, y como yo no soy un sectario rencoroso, y porque me resultaría muy aburrido tener en mi blog enlazados solo a los que piensan exactamente igual que yo, sí te voy a enlazar. Tengo a liberales, digo yo que cabéis los comunistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.