Miren lo que acabo de encontrar en el blog de Gatopardo -gracias por tu correo, amigo/a desconocido/a-. Que resulta que unos abogados han denunciado a Benedicto XVI por obstrucción a la justicia, ya que -siendo jefe de la Inquisición- ordenó a los obispos que no dijeran ni mú en los procesos que se segúian contra los curas acosadores en Estados Unidos. Pues que se ande con ojo Benedicto, que en Tejas son muy brutos y por un quítame allá esas pajas le mandan a uno al corredor de la muerte a verificar el encuentro definitivo con el Altísimo por medio de un calambre de cojones (con perdón). Vamos, que como en Texas se empeñen, nos vemos otra vez de cónclave.