Acabo de descubrir Gatopardo, un blog que tiene muy buena pinta, lleno de secciones extrañas, algunas de las cuales prometen ser bastante divertidas, y escrito -da la impresión- por varias personas. Ustedes dirán: “pues vaya, y por qué hará relación el menda este al Gatopardo, cuando tiene muchos más blogs enlazados“. Pues no sé que decirles, salvo que me siento muy identificado con la cruzada que tiene declarada este blog en defensa de la zarzuela. Pueden pinchar aquí y aquí para leerla. En palabras del propio Gatopardo:

Hay que ver lo que se pierden los intelectuales de vanguardia no escuchando zarzuelas. ¡Me dan una lástima!

Por cierto, Gatopardo, el señor cita a la Menegilda en Eslava para tomar café, no en tal sitio.

Venga... meta ruido por ahí