¿Medios independientes?

Posted · 10 Comments

Acabo de encontrar esta página cuyo autor ha dejado un comentario en este artículo. Se trata de un interesante análisis de la imparcialidad de El País, realizado por un lector ¿o exlector? del diario de PRISA. Lo he leído y me ha parecido interesante. Sin embargo creo que tiene un poco desviado el punto de mira, puesto que parte de dos presupuestos erróneos: por una parte parecer convencido de que a un periódico, a un medio de comunicación se le debe exigir imparcialidad e independencia, lo cual no es cierto, sencillamente porque es imposible; por otra parte parece que considera que el lector no tiene responsabilidad alguna sobre la información que recibe y asimila, lo cual es evidentemente incierto, más aún hoy día que cualquiera tiene a su disposición una gran variedad de medios que consultar prácticamente sin salir de casa.

Los medios de comunicación están gestionados por sociedades -y entendamos el término en el sentido amplio que puede englobar desde una empresa a una asociación sin ánimo de lucro- y éstas, como tales, tienen intereses. Esto es algo inevitable -además de legítimo-, y pretender que los medios se comporten como si no los tuvieran es una ilusión absurda. Lo que cabe exigir a los medios no es independencia ni objetividad, sino honestidad, es decir, que declaren esos intereses para que el lector pueda conocer el punto de vista desde el que se le informa, y pueda acudir a otras fuentes si quiere una información completa.

En uno de sus libros, Noam Chomsky dice algo muy propio de la izquierda idiota: hablando de “las instituciones ideológicas”, entre las que cabe suponer que cuenta a los medios de comunicación, señala que “mi sentimiento personal es que los ciudadanos de las sociedades democráticas deberían emprender un curso de autodefensa intelectual para protegerse de a manipulación y del control, y para establecer las bases para una democracia más significativa” (Noam Comsky, Ilusiones necesarias. Control del pensamiento en las sociedades democráticas, Libertarias/Prodhufi). Este autor tan admirado por quienes han puesto en marcha medios supuestamente independientes parece pretender con éste y otros juicios similares situar al receptor, al consumidor de los medios en la inocencia y en la falta de responsabilidad respecto de lo que lee y de la información que le llega y que asimila: “los medios no son independientes y se han confabulado con otros poderes para evitar que yo conozca la realidad” parece ser el razonamiento con el que se quiere empujar a los ciudadanos a informarse a través de otros medios que supuestamente sí son independientes.

El receptor es responsable de lo que se traga, porque no basta con denunciar la supuesta falta de objetividad de los medios, como si fuera posible la existencia de un medio de comunicación sin intereses ¿qué es eso de la contrainformación, no hay intereses en ella? ¿Si El País -o el ABC o El Mundo, lo mismo me da- se presentan a sí mismos como independientes, son acaso menos honestos que Sindominio, Indymedia o el Nodo 50, por citar sólo algunos ejemplos de medios que pretenden ser también independientes y evidentemente no lo son?. Los receptores de los medios de comunicación tenemos la obligación y la responsabilidad de enfrentarnos a ellos tratando de situar a cada cual en su sitio y de valorar a cada cual según se merece, sin evadir responsabilidades y teniendo en cuenta que siempre se informa desde una posición interesada, porque la información nunca es neutral.

10 Responses to "¿Medios independientes?"
  1. Alberto dice:

    La “independecia” yo creo que no es que se no tome partido por alguna alternativa política o social, yo lo entiendo a que como sus dueños tengan negocios sólo de medios y no sean dueños de una petrolera o de una compañia telefónica o cualquier otra industria. En los segundos casos en inoformaciones sobre medio ambiente o sobre telecomunicaciones no serían objetivos los periodicos. La verdad es que PRISA para considerarla independiente de verdad tendría que dejar a un lado todas sus actividades libreras y de venta de discos y quedarse únicamente como grupo multimedia (periódicos, radio, televisión…).

    ¿Puede ser la COPE objetiva sobre el Vaticano? No está asegurado. ¿El País? Puede serlo o no pero tiene más posibilidades. ¿Puede ser El País objetivo cuando habla de autores españoles de literatura? No está asegurado. ¿La COPE? Puede serlo o no, pero tiene más posibilidades. Algo así.

  2. Planteas, o replanteas, un tema interesantísimo en el que llevo pensando bastante tiempo. Yo también soy un exlector de El País, defraudado por su parcialidad manfiesta. Me molesta más lo que omite que lo que dice. Con respecto a la imparcialidad, yo creo que es imposible, pero creo también que debe ser un objetivo razonable. Me alegro de haberte conocido. Roberto.

  3. Crispin dice:

    (..)un medio de comunicación se le debe exigir imparcialidad e independencia, lo cual no es cierto, sencillamente porque es imposible…

    No debe sacarse la conclusion de que siendo la imparcialidad tan dificil de alcanzar, nos de carta blanca para se parciales.

  4. Carmen dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con el post. Hoy día tenemos al alcance de nuestra mano las más diversas fuentes de información, por lo que, si no estamos conformes con lo que una de ellas nos transmite podemos contrastar el mensaje en otro lugar para formar nuestro propio criterio sobre el asunto. Así que criticar a los medios por no ser imparciales tiene poco sentido, para empezar porque ninguno lo es por completo, por los diversos motivos que enumera el artículo, y por otro lado, porque no tienen por qué serlo, todos los ciudadanos sabemos de qué “pie cojea” cada diario, así que, bien porque son honestos y no “venden una moto falsa” (la de la objetividad), bien porque los lectores los hemos desenmascarados, no debemos quejarnos sino leer esos medios asumiendo que el filtro que ha atravesado la información lleva unos intereses (que conocemos) de por medio.
    Un saludo!

  5. fgg dice:

    Este último comentario me ha dejado de piedra: Como sabemos que los medios manipulan, ya la manipulación no es una falta.

    entocnes… Como sabemos que la publicidad es engañosa, ya el engaño no es delito. Como sabemos que los politicos roban, ya el robo no es un delito. Y podriamos seguir ahsta el infinito, añadiendo dosis absurdo en cada paso.

    En el momento en que admitimos la “corrupción” como una realidad de la que no podemos escapar, admitimos el fracaso total del sistema.

  6. “Este último comentario me ha dejado de piedra: Como sabemos que los medios manipulan, ya la manipulación no es una falta.”

    Lo siento, fgg, pero yo no he dicho eso. Lo que yo he dicho es que los medios (ninguno, ni El País, ni Nodo 50) no son objetivos, ni pueden serlo, ni tienen por qué serlo. Los medios (todos, El País y Nodo 50) tienen intereses, y hacen bien en defenderlos. Otra cosa es lo de la manipulación. Para no manipular, deben declarar esos intereses, así los receptores sabemos a qué atenernos. No se trata de buscar la independencia, que no existe, sino la honestidad.

  7. EPMesa dice:

    Yo creo D. Ricardo que usted confunde un poco las cosas. Una cosa es la objetividd, otra la imparcialidad y otra la manipulación. La objetividad es tratar las cosas como realmente son, la imparcialidad es tratarla sin intereses y la manipulacón es, a sabiendas, tratar las noticias con fiens tendeciosos falseándolas. Entonces, ¿se podría ser objetivo y parcial(tener intereses)? ¿Se podría ser objetivo y manipulador? ¿Se podría ser imparcial y manipulador?. La gran pregunta aquí, creo, es si es posible la objetividad y si tiene que ser necesariamente “neutral” o imparcial.

  8. Sí, don EP, pero es que todos estamos implicados, de una forma u otra, en la sociedad en la que vivimos y en la que tenemos intereses. Esta circunstancia nos impide ver las cosas como son, excepción hecha, por supuesto, de aquellos que han logrado superar el estado de alienación. Por eso, no es posible ser imparcial ni objetivo, y menos lo puede ser un medio de comunicación que está sustentado por una empresa. Lo de ser independiente deriva de lo anterior. Por ello, lo único que se les puede exigir a los medios y a los periodistas es que sean honestos, es decir, que declaren sus intereses.

  9. Camila dice:

    Muchas gracias, a todos me han ayudado bastante :)

  10. Un enterao dice:

    ¿Nadie ha oído hablar de la denuncia que circula por internet, sobre un guardia civil que denuncia a la hija de la Ministra de Cultura, D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.