Según leo en El Confidencial Digital, El Corte Inglés ha decidido retirar de sus centros los anuncios de unos productos de belleza que utilizaban como reclamo la imagen de una mujer desnuda. Un número indeterminado de clientes presentaron sus quejas y amenazaron con devolver la tarjeta de cliente y la dirección de los grandes almacenes decidió retirar los anuncios. Parece que hasta El Corte Inglés es sensible a las amenazas de los consumidores, y eso es algo que debe ser tenido en cuenta.

Venga... meta ruido por ahí