Lorenzo Milá se ha excedido claramente cuando ha comparado al Partido Popular Con Batasuna. No hay punto de comparación posible. En cuanto se da cuenta del error que ha cometido, pide disculpas públicamente.

Zaplana, sin embargo, no se da por satisfecho con las disculpas y pide que Milá sea cesaro inmediatamente de su puesto de jefe de Informativos de TVE, petición a todas luces injusta y antidemocrática, puesto que Milá no realizó su desafortunada comparación mientras presentaba un telediario, en el ejercicio de su profesión de periodista y de jefe de informativos de una cadena pública, sino en en transcurso de chat en ElMundo.es. Es decir que Milá estaba hablando en su calidad de ciudadano, con todo el derecho del mundo a emitir opiniones, aunque fueran desafortunadas como la que nos ocupa.

Ya nos gustaría a muchos que cundiera el ejemplo de Milá y que también pidieran disculpas quienes cada mañana dicen toda suerte de barbaridades y lanzan acusaciones e insinuaciones de colaboración con el terrorismo y de trabajar contra las víctimas y contra España dirigidas a presidente del Gobierno y a miembros de los partidos democráticos que apoyan al gobierno.

Venga... meta ruido por ahí