Pinche usted aquí, ande, pinche, pinche. Sobre todo si es obispo y está aburrido.

¿Por qué? Por todo esto.