Miembros de CCOO se concentran en la entrada de la Junta de Accionistas de El Corte Inglés, el pasado 28 de agosto

La Sección Sindical de Comisiones Obreras de El Corte Inglés ha hecho público un “Balance Sindical de los trabajadores de El Corte Inglés“, con motivo de la reunión de la Junta General de Accionistas de los grandes almacenes que tuvo reunión el pasado 28 de agosto. En dicha junta de accionistas, Isidoro Álvarez, Presidente del Grupo anunció unos beneficios multimillonarios. Sin embargo, sostiene CCOO “esos cuantiosos beneficios y esa espectacular expansión de todo el Grupo se construyen sobre la miserabilización de nuestras condiciones de trabajo impuestas a través del secuestro del derecho constitucional de libertad sindical, por la dirección de la empresa mediante la imposición de los sindicatos amarillos FASGA y FETICO“.

El informe elaborado por la Sección Sindical de CCOO en El Corte Inglés fue repartido a los accionistas a la entrada a la reunión y enviado a los medios de comunicación que, como es habitual, se han hecho nulo eco del mismo, a pesar de describir la situación laboral de una de las empresas comerciales y de distribución más importantes de España, ya que también es una de las que más invierte en publicidad.

Comisiones Obreras trata en su informe varios aspectos de la situación laboral de los trabajadores de El Corte Inglés: el convenio colectivo, la destrucción y precarización del empleo, la libertad sindical, la discriminación profesional y salarial de la mujer, la represión sindical y la “manipulación y el caciquismo electoral“.

El convenio colectivo, al que CCOO se refiere como un convenio “miserable en una empresa opulenta” establece a juicio del sindicato la desprofesionalización de la plantilla y pone en marcha un sistema de ascensos que discrimina a las mujeres, que son mayoritarias en la empresa, y a los afiliados a CCOO.

El convenio establece también la obligatoriedad para todos los trabajadores a partir de una determinada fecha de contratación de trabajar los domingos con una retribución sensiblemente inferior a la que antes recibían quienes decidían voluntariamente trabajarlos o no. Para aquellos trabajadores con contratos de menos de tres días a la semana, el domingo es obligatorio sin remuneración adicional.

La situación de las mujeres

eci2.jpg

CCOO denuncia en su informe cómo las mujeres, que son mayoritarias en la empresa apenas tienen oportunidades de alcanzar los puestos de mando y tienen salarios inferiores a igual categoría y antigüedad. En este sentido, CCOO ha conseguido varios pronunciamientos de la Inspección de Trabajo que “constatan la brutal discriminación de que son objeto las mujeres“.

Según se puede comprobar en los datos suministrados en el informe sindical, el 58,7 por ciento de la plantilla de los centros está compuesta por mujeres. En cambio, uno de cada cinco hombres es jefe, mientras que una de cada 31 mujeres es jefa. En cuanto a la discriminación salarial, CCOO aporta datos según los cuales las mujeres cobran una media de 345.27 euros menos que los hombres en igualdad de categoría y antigüedad. Tras la denuncia de CCOO, la Inspección de Trabajo ha requerido a la empresa para que aporte datos que le permitan comprobar la realidad de esta discriminación.

Ausencia de libertad sindical

CCOO denuncia que El Corte Inglés “mantiene la democracia fuera de sus centros de trabajo” y realiza permanentemente prácticas de “represión, coacción, amenazas y sobornos a los trabajadores” para evitar que se afilien a otros sindicatos que no sean FASGA y FETICO, a los que CCOO considera como una mera extensión del departamento de personal.

La no contratación y la discriminación profesional y económica de los trabajadores afiliado a los “sindicatos democráticos” es habitual en los grandes almacenes, asegura CCOO, mientras “se prima en las mismas cuestiones de forma ostentosa a quienes se integran en las candidaturas de los otros dos sindicatos amarillos o hacen promoción de ellos, siempre al amparo de la cadena de mando de la empresa“.

A lo largo del último año, en el centro de Bahía Sur, en Cádiz, tres delegados sindicales de FETICO se pasaron a CCOO después de denunciar este comportamiento de la empresa. En CCOO desarrollaron una actividad sindical importante de promoción y afiliación que terminó en la creación de una sección sindical con 30 afiliados. Desde que se incorporaron a CCOO, el trato de favor que habían tenido antes por parte de la empresa se convirtió en una permanente amenaza sobre su porvenir profesional. Las presiones surtieron efecto y los tres trabajadores pidieron la baja voluntaria en la empresa, de forma que la sección sindical de CCOO quedó descabezada.

Represión sindical

No le salieron igual de bien las cosas a la empresa en Sevilla, donde tras una “persecución implacable” Alberto Martín Ossorio, secretario de la sección Sindical del centro de Nervión fue despedido en represalia por su afiliación y actividad sindical. Ossorio se había negado en repetidas ocasiones a aceptar las ofertas de soborno que le hizo la empresa para abandonar su puesto de trabajo. Durante el mandato de Ossorio como secretario general, CCOO ganó varias demandas a la empresa y consiguió cierta ampliación de la afiliación, y del nivel reivindicativo de los trabajadores, según señala CCOO, así que optaron por despedirle.

El Juzgado de los Social número 4 de Sevilla declaró nulo el despido de Osorio en febrero de 2005, y sentenció a la empresa a su readmisión por vulneración de la libertad sindical, pero El Corte inglés se niega a cumplir la sentencia.

MÁS INFORMACIÓN:

· La ventana (Publicación periodica de la Sección Sindical de CCOO de El Corte Inglés)
· FECOHT-CCOO
· Foro de los trabajadores de El Corte Inglés
· El Corte Inglés, la tiranía

Venga... meta ruido por ahí