Después de la marcha de Gabilondo de la SER, era previsible que Federico el de la COPE, todo un dechado de ambición profesional, reforzara su Mañana con fichajes como el don Aquilino Polaino, eminente sexólogo empeñado en someter a terapia a los homosexuales por su desviación contra natura.

Más en Diario del Aire

Venga... meta ruido por ahí