Una minoría amplia

Posted · 16 Comments
Fernando Marín, portavoz de IU en la Asamblea de Madrid

Según don Fernando Marín, flamante portavoz de IU en la Asamblea de Madrid “el PP trabaja para una minoría muy amplia que es la derecha dura“. Esta bien eso. Porque digo yo que si la minoría es amplia, y si ha ganado las elecciones, no será tan minoría. Aunque pensándolo bien, él sabrá lo que dice, porque de minorías, la verdad es que tiene que saber mucho quien fue capaz de aglutinar en la última asamblea regional de la Izquierda Unida madrileña, de la mano quizás de algún ángel caído, a todas las minorías de la organización con el único y elevado objetivo político de cortarle el paso a un sector de gente nueva que pretendía renovar y desesclerotizar los órganos de esta formación madrileña, para sacarla de su propio caldo corto de cocción y situarla en la realidad de lo que importa a la gente. Vivir para ver y dicho queda.

16 Responses to "Una minoría amplia"
  1. arpia49 dice:

    No entro en la valoración de Fernando Marín como político, pero lo que sí creo que esté claro es que el PP en Madrid no gobiarna para el interés de sus votantes (una amplia variedad de ¿clases?) sino para el grupo más a la derecha.

    Decir que el PP ganó las elecciones sin recordar que las perdió primero… ¿Parezco un PPero recordando el 11M?

  2. Pérez Oso dice:

    ¿Qué es una minoría amplía?

    ¿Es una mayoría mínima la que vota a IU?

    ¿Es una minoría mínima es la que votará a IU como siga F.Marín diciendo cosas así?

    ¿Podría una mayoría amplia votar a IU si cambiasen algunas cosas?

    Ay que pereza. Me voy a la cama que estoy derrengado.

  3. EPMesa dice:

    Pues mire usted me parece que se equivoca:
    1.- El PP no perdió las elecciones. Ganó las dos, una por mayoría simple y otra por absoluta. Y si gano, también, la segunda alguien lo hizo mal.
    2.- D. Ricardo tiene razón. El PP ganó por mayoría absoluta luego su base no es una minoría. La base minoritaria, y cada vez más, en todo caso está en otro lugar. No por mucho repetir la tontería de la derecha dur, el franquismo y demás la gente va a dejar de votar al PP.

  4. Oiga, don EP, que yo no he dicho que el PP no sea la derecha dura: lo es. Lo que ocurre es que nosotros cada vez estamos más cerca de la izquierda idiota.

  5. Suleo dice:

    ¡Por favor! ¿Y por que no juzgamos a los Poumistas? ¿Y despues redoblamos los comisarios politicos? Eso, eso nosotros a nuestra bola y ellos aglutinando falangistas,conservadores y si es necesario requetés. ¿A que me suena?

  6. RicardoRVM dice:

    De su respuesta, amigo Suleo, extraigo la preocupante y triste conclusión de que los políticos de izquierdas están libres de crítica, porque ello sería montarles un juicio. Pues es una pena.

  7. Miguel dice:

    Comprendo al 100% la reflexión de don Ricardo, puesto que he vivido situaciones muy parecidas en un pasado no tan lejano.
    IU tiene un problema ontológico. El debate de lo que es ser progresista o no ha virado en este país de los postulados de la justicia social o la igualdad, propios de las izquierdas socialdemócrata y socialista clásicas, a postulados territoriales que en nada favorecen a una fuerza de izquierdas de implantación estatal.
    Siento mucha envidia de ciertos debates que se están viviendo ahora en Europa, como el de las elecciones alemanas o noruegas.
    O IU sabe dar respuesta a los debates del hoy, salarios, puestos de trabajo, etc…con soluciones de hoy, o estamos condenados, y los dinosaurios nos están haciendo flacos favores.

  8. Suleo dice:

    Lo que expreso en mi pseudoreflexión es innecesaria cantidad de moralina, que desde tiempos de la republica venimos efectuando las gentes de izquierdas.
    Los derechistas jamas han sido meticulosos ni idealistas, y por desgracia les ha ido demasiado bien.
    Salud

  9. MANUEL dice:

    Non nova, sed nove. Siempre me gustó el latín, quizá su virtualidad de unir ciencia y técnica, praxis y teoría, cuerpo y esencia, me subyugó desde niño. Y he ahí que en una de las notas a pie de página de la obra “De civitate Dei” de S. Agustín distribuida por la B.A.C, me topé con esta frase. Y recordé el problema secular que afecta a la izquierda española, esto es, la imposibilidad manifiesta de ofrecer, mediante nuevos cauces, salida al torrente de frescas y sanas ideas que habitan en sus inicios. Yo soy rojo, y gay (permítanme el snobismo de la palabra, me gusta su resonancia) y ateo. Los enemigos del alma que dijera el Padre Ripalda, id est: mundo, demonio y carne. Pues, fíjense, sectores proclives al integrismo católico y a la derecha española me tacharían de enfermo y depravado. En lo primero, aciertan plenamente. Tengo un gripazo enorme. En lo segundo, no tanto. Estos sectores ideológicos no ofrecen nuevas formas, reviven el pasado, se muestran orgullosos de sus consignas, seres pertenecientes a una élite, que a fuer de salvífica, pretende alcanzar su gloria. Y he ahí su mayor poder. No participan de ideología alguna porque no lo necesitan. En los años en que yo opositaba a Abogacía del Estado (que aprobé, dicho sea de paso), un amigo me recordaba: pocos libros para estudiar, y siempre los mismos. Ahí radicará tu triunfo en la oposición. A fuerza de estudiarlos terminé aprendiéndolos. En la derecha española no necesitan muchos libros ni bases ideológicas que les sustenten y, ni tan siquiera, un sustrato moral que les legitime frente al Estado. El haberles inculcado su labor de salvadores patrios les es suficiente, v.gr.: son convocados a una manifestación y, durante la celebración de la misma, gritan, amenazan, insultan. Algunos nos
    espantamos ante semejantes actitudes, pero hemos de colegir que es esa su naturaleza, la vuelta al prístino manantial del que brotaron. De aquellos lodos, estos polvos. El absoluto desprecio a las instituciones democráticas es consustancial a su origen. ¿Por qué crear un basamento ético? No lo precisan. Al grito de “Arriba España”, todos firmes, y a callar. Aquellos que aún conservamos cierta lucidez observamos a qué grado de denigración puede llegar la libertad humana. Por el contrario, en la izquierda se aglutinan las más diversas ideologías. El leitmotiv de la corriente progresista es la propia ideología. Pero ¿cómo encauzar tal avalancha, evitando que la creación destruya a su creador? Primero, agrupando: tendencias, ramas, sectores, ….. Esta percepción seguro la compartieron los primeros dirigentes de los obreros cuando crearon las Internacionales del Trabajo. Una vez centrado el objetivo, y estudiados los medios disponibles, se produce el conflicto: la cristalización de esas metas y la plasmación en la praxis de ese mundo de Ideas platónico. ¿Cómo, manteniendo la coherencia, puede crearse una vis atractiva hacia la ciudadanía? He ahí el reto. Los mimbres existen y es labor propia del artesano fabricar, con ellos, los cestos. Nihil novum sub sole, como rezaba el Eclesiastés. Las necesidades, a poco que las examinemos, son similares en toda época histórica. Una cruzada contra el Islam es el ascendiente de la guerra patrocinada (y legitimada, total ¿para qué molestar a la ONU?) por Bush. Lo dicho, reflexión, y como decían, en otros tiempos: aunque negras tormentas agitan los aires, el fin más preciado es la libertad y hay que defenderla con fe y valor.
    Mil gracias al creador de esta bitácora, cuyo apellido me recuerda a un amigo llamado Segismundo.

  10. RicardoRVM dice:

    Gracias Manuel. A Segismundo, mejor ni ni nombrarle.

    Y simplemente decir que las diferencias en IU tienen poco que ver con la ideología.

  11. suma dice:

    Enlazando con la última aportación. No parece que los problemas de la izquierda en Madrid, y más contratamente de IU, tengan que ver con la ideología ni con la lógica.

    Si no de qué, sustituyen a Fausto Fernández por este nuevo portavoz, que además de no versele el pelo en ningún sitio, cada vez que habla sube el pan.

    A mi, que simancas me parece de lo peor, me dan ganas de votarle porque, aunque las comparaciones son odiosas ahí están y comparando comparando….
    pierde Fernando.

  12. Imperialista dice:

    Manuel ha escrito lo siguiente, un pelín más arriba:

    “Yo soy rojo, y gay (permítanme el snobismo de la palabra, me gusta su resonancia) y ateo. Los enemigos del alma que dijera el Padre Ripalda, id est: mundo, demonio y carne. Pues, fíjense, sectores proclives al integrismo católico y a la derecha española me tacharían de enfermo y depravado”.

    Yo, que ni soy rojo, ni soy gay (ni intención de serlo) y de misa guardar, no le califico de eso que dice. Simplemente Manuel es gilipollas.

    Y luego añade no se qué cosas más de la derecha y demás: “El absoluto desprecio a las instituciones democráticas es consustancial a su origen. ¿Por qué crear un basamento ético? No lo precisan. Al grito de “Arriba España”, todos firmes, y a callar.” ¿Tanto rollo para ésto? Muchas collejas ha recibido Manuel en su juventud de monaguillo para escribir estas gilipolleces. Es lo que tiene.

  13. MANUEL dice:

    Gracias, imperialista. Sólo podía ofrecer una visión teórica del sujeto adscrito a la caduca derecha española. Usted, con su intervención, nos ha brindado la plasmación práctica de mis ideas. Corrobora con sus palabras todas y cada una de mis teorías. Transcribe una parte de mi texto y su aportación, su única aportación, es el hecho de calificarme de gilipollas. Un consejo, si me lo permite. Lea, hombre. Lea lo que usted quiera: revistas, ensayos, teatro, poesía, …. Pero, por favor, lea. Sólo así adquirirá cultura y podrá, desde ese momento, expresarse con más soltura. Abandonar ese estilo, rayano en lo analfabeto, desprovisto de la más mínima refutación a mis palabras, es enfermedad que sana con la medicina de las letras. Pero tenga usted en cuenta que su absoluta falta de educación es, mucho me temo, un defecto de fábrica. Con la educación, de modo similar a la elegancia o a la clase, se nace, y después se va nutriendo del ejemplo diario de su familia, de sus padres. En lo tocante a su forma de expresión puedo ayudarle. En cuanto a lo segundo, por desgracia, es labor de su familia, y deduzco de sus palabras que, en su entorno, no aprendió de la mano de buenos profesores. Cuando usted aprenda a discutir utilizando razones históricas, cuando usted comprenda el significado de la dialéctica, cuando usted pueda ofrecer una respuesta que, como mínimo, esté a la altura de mi aportación, entonces merecerá mi respuesta. Hasta entonces, ni tengo tiempo ni ganas de volver a contestarle. Tenga usted en cuenta que yo estudié Derecho, no puericultura, no es mi labor cuidar de niños. Un abrazo y admítame el consejo: lea, hombre de Dios, lea!!

  14. MANUEL, no le tengas en cuenta sus cosas al pobre Imperialista. Es un viejo conocido y está adoptado como la mascota de la casa. Algo así como la cabra de la legión, pero en caniche. A veces se propasa y ladra a los nuevos comentaristas en un exceso de celo por guardar esta humilde dacha.

    Quizás debía haber avisado “cuidado con el perro”. En fin

  15. EPMesa dice:

    Imperialista: usted no me olvida. Deléitese, ahora hasta tengo bitácora (o blog o cómo se diga).

  16. Bueno, impe, no se me enfade. Lo dejamos en rotweilwer (o como se escriba), si no le parece mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.