Este menda nunca dejará de sorprendernos. Si ayer cometía presuntamente un delito de injurias contra la Corona, hoy aparece con un artículo que recuerda a aquellos de El Alcazar, en la transición, en que llamaban a los militares a rebelarse y acusaban al general ejemplar Gutiérrez Mellado de traidor. Así parece que hay que entender su columna de hoy en el diario de Pedro Jota, cuando acusa al Jefe del Estado Mayor de la Defensa, que ayer hizo público el interés del Ejército en la unidad de España, nada menos que de… ¡Maricomplejines!:

Por cierto, que el JEMAD ha respaldado las palabras del jefe supremo de los Ejércitos, o sea, el Rey, con una fórmula pasmosa en un marte, salvo en trance hipotecario: los militares “tienen un gran interés”, dijo, en que se mantenga la unidad de España. Hombre, eso que lo diga Fornesa, pase y a ver si cuela, pero en el mílite más importante tras el Rey queda muy maricomplejines. Será la falta de costumbre. Han tragado tanto, desde Irak hasta Talarn, que ahora no les sale la voz.

¿Qué pretende este hombre?