Estatuteémonos

Posted · 18 Comments

Aprovechando que uno de mis más sectarios lectores ha puesto pies en Polvorosa “porque esto está lleno de fascistas”, según sus últimos ladridos en esta casa, voy a recomendarles a ustedes que lean este artículo de Carmelo Jordá. Que no digo yo que esté de acuerdo al cien por cien con él, especialmente en la última parte. Pero vamos, que me parece bastante gracioso. Lo mismo se me cabrea alguno más, pero qué le voy a hacer.

He decidido que voy a crearme un Estatuto para mí mismo ya que mi actual marco legal no satisface ni mis necesidades ni mis aspiraciones como pueblo/individuo; tras 32 años es imprescindible un cambio que adecue la situación al nuevo momento histórico. Dentro de unos 25 años ya veremos.
En primer lugar, este Estatuto me definirá como nación, pues es innegable que a través de la historia he venido siendo yo mismo y defendiendo mi yomismidad con sangre sudor y lágrimas…

Seguir leyendo en el Blog de Bitácora de Carmelo Jordá

18 Responses to "Estatuteémonos"
  1. La Rosa Blanca dice:

    En ese blog si se admite comentarios. Ahora mismo hay 9.

    A mi ese articulo me parece simplemente demagogia barata.

    Esta claro que en el estado español, la cuestion nacional no esta resuelta para nada.

    Cuando en Catalunya todos los diputados excepto 15 dicen que Catalunya es una nacion, por algo sera.

    Cuando en Euskadi se aprobo el Plan Ibarretxe, por algo sera.

    Cuando el parlamento español lo denego, por algo sera…

    Cuando el PP propuso eliminar los fueros y el cupo a Navarra y Euskadi, los nacionalistas vascos, UPN y el PP de Euskadi dijeron publicamente que tururu…

    Y estan, naturalmente, los nacionalistas españoles, que ponen por delante la integridad del estado español antes que la voluntad de sus ciudadanos.

    Habra que hacer algo, una reforma de la constitucion, por ejemplo, para solucionar esto…

    Por que si no, va a ser eterno.

    Y sobre todo se necesita buena voluntad para solucionarlo.

  2. Señor Rosa:

    1.- Sobre lo de los comentarios. Evidentemente me equivoqué. Es que como soy un poco obtuso, ¿sabe usted?, no pude localizar los comentarios. per vamos, que ya lo he corregido. ustedes me perdonarán.

    2.- Sobre lo de la demagogia pues qué quiere que le diga. Salvo por algunas cositas al final de texto que comentamos -y a diferencia del resto del blog de don Carmelo, que a mí me parece muy ¿como diría yo? escorado hacia la derecha- a mi me parece un articulito bastante puesto en razón. Y gracioso. Debe ser que soy un poco facha.

    3.- Sobre las cuentas esas que hace usted acerca de cuántos han decidido que no sé qué sea una nación… Insisto: las naciones no existen. punto. Ya. Quien crea que las naciones existen cree en algo no posible en un mundo racional. Como quien cree en Dios. Loq ue existen son las personas y la capacidad de estas personas de constituir comunidades.

    4.- Pero vale. Vistámonos de fascistas paletos y asumamos que existen las naciones. ¿Entonces, por qué Euskadi y Cataluña sí y España no?. Por qué se empeñan en violar las normas del lenguaje y del idioma llamando incorrectamente Estado Español a España. El Estado, señores míos es un aparato administrativo: es por lo tanto incorrecto llamar a España, una nación según todos ustedes, Estado Español.

    5.- “…los nacionalistas españoles, que ponen por delante la integridad del estado español antes que la voluntad de sus ciudadanos…”. Señor mío: de los nacionalistas catalanes no voy a decir nada, porque están obrando de acuerdo a las reglas del juego y tienen todo el derecho del mundo a hacer lo que están haciendo, pero los más brutos de los nacionalistas vascos matan a quienes no son nacionalistas vascos, mientras que los que son menos brutos quieren imponer a los navarros y a los pobres franceses del sur una anexión que recuerda al Anchluss”.

    5.- Sobre la reforma de la Constitución: ya lo he dicho. La constitución no debe ser inmutable y hay que reformarla cuando es preciso. Estoy dde acuerdo.

    6.- “Y sobre todo se necesita buena voluntad para solucionarlo”. Sí señor, buena voluntad como la que tienen los nacionalistas y, sobre todo, los izquierdistas que por alguna razón que se me escapa les apoyan, al proclamar la existencia de naciones inexistentes, mientras que se refieren despectivamente como Estado Español a España.

    Ala.

  3. Yomismo dice:

    Apreciado Ricardo:

    Discrepamos de nuevo. Los chascarrillos de Carmelo Jordá están más vistos que el TBO. No es ya que su ¿argumentación? destile demagogia por todas partes, es que ni siquiera consigue hacer una aceptable cesta con esos mimbres. Otros a los que les ha copiado el chiste lo hicieron mejor. Muy flojillo, la verdad.

    Por lo demás, debo decirle que usted sí suele ser gracioso, pero que a veces tiende demasiado a pontificar (eso nos pasa a todos, también es verdad). Verbigracia, no se puede afirmar sin más que “las naciones no existen. punto. Ya”. Usted sabe que eso no es verdad. Definición clásica: “Una nación es una colectividad de individuos que tienen una entidad común creada por la historia a través de una lengua, una cultura, unas tradiciones, etc”. ¿Le parece que eso es un vulgar espectro? Puede decirme usted que, tratándose de percepciones, a menudo es difícil de delimitar con precisión matemática, y que las naciones no son inmanentes, y que en un determinado territorio se pueden superponer varias identidades nacionales, etc, etc. Y está en lo cierto, claro. Pero no me diga que las naciones son un tocomocho inventado por cuatro listillos que se conocieron en la cola del paro. La inmensa mayoría de la gente que habita en el planeta se siente identificada con una nación u otra, independientemente de que esa nación constituya un Estado o no. Pregunte y verá.

    En lo que nos afecta, me parece razonable decir que en el Estado de la Unión Europea conocido internacionalmente como España conviven actualmente varias identidades nacionales. En La Rioja, en Madrid, en Andalucía, en Castilla… la inmensa mayoría de la gente se siente española, lo tiene clarísimo. Pero en el País Vasco y, en menor medida, Navarra hay un elevado pórcentaje de la población que se siente fundamentalmente vasca. Del mismo modo, en Cataluña, y en menor medida el País Valenciano y las Islas Baleares, otro elevado porcentaje de la población percibe tener una identidad común y claramente diferenciada de la española. Y en Galicia, lo mismo.

    Eso que he descrito (y que podría ser matizado, naturalmente), para muchos ciudadanos de la España de lengua castellana es completamente incomprensible. La razón es que no conciben que pueda haber otra identidad nacional que la española. Desde pequeños están acostumbrados a ver en el mapa del tiempo que sale al final del telediario un determinado territorio que, al parecer, ya debía tener esas fronteras en el cretásico. Por eso, cuando han visto que otras gentes que habitan en ese territorio tienen otras identidades se sienten perplejos. Para los que son de tradición derechosa, la cosa es muy fácil; basta con enchufar la COPE y culpar al rojoseparatismo. En cambio, para quienes son más bien rojillos, el drama es mucho mayor, claro. ¿Solución? Proclamarse cosmopolitas e internacionalistas, negar la existencia de identidades nacionales, y atribuir la existencia del catalanismo y el vasquismo a una conspiración organizada por media docena de curas sacacuartos a la que se han apuntado una serie de aldeanos desgraciados.

    Saludos cordiales.

  4. Yomismo, me tengo que ir a consumir telebasura. Por eso será breve.

    1.- Yo también le puedo localizar una definición de Dios. Que exista esa definición no quiere decir que Dios exista.

    2.- La inmensa mayoría de la gente que habita el planeta cree en Dios. Pregunte y verá. Pero eso no quiere deci rque exista..

    3.- Estoy dispuesto a asumir que estoy un poco encebollao y espeso con este asunto. Pero es que me siento atacado por los dos frentes y además, me jode mucho que se defienda la existencia de dos naciones inexistentes como las catalana y la vasca, y que se niegue la existencia de la española, que es la única verdadera.

    Como dijo aquel. No creo en el Dios católico, que es el verdadero, voy a creer en otros…

  5. Yomismo dice:

    Apreciado amigo:

    1 y 2. No tergiverse. Para demostrar la existencia de Dios es imprescindible ofrecer datos tangibles de que hay un ser superior creador del universo; no tiene nada que ver con percepciones individuales o colectivas. En cambio, las naciones son precisamente eso; percepciones colectivas más o menos difusas de gente que siente que tiene una identidad común.

    3. Quienes niegan la existencia de una “nación española” generalmente es porque opinan que el Estado de la Unión Europa conocido por España es un Estado plurinacional en el que convivirían cuatro identidades nacionales: la vasca, la catalana, la gallega y la -llamémosle- “castellano-española”. Tal planteamiento puede ser objeto de críticas y/o matices, pero no veo porque eso le tiene que joder tanto.

    Saludos y no se indigeste con la telebasura. Yo me voy a dormir.

  6. cumic dice:

    Eeeeeee! “la vasca, la catalana, la gallega y la castellano-española”. En todo caso sería aragonesa, castellana y navarra, por derechos históricos, ¿no? ¿Por qué ahora es cataluña y no la corona aragonesa, como fue siempre? ¿Porque ahora es la que tiene dinero?

  7. Phelyppe dice:

    Estoy de acuerdo con Yomismo. Que en algunas partes del estado hay cuando menos “algo raro” se viene demostrando cada vez que hay elecciones, por poner un ejemplo tangible. Todo este rollo me recuerda al pobre P. Tinto, cuando se sentó con su hijo y le dijo: “Hijo mio, tú eres negro”.

  8. Phelyppe dice:

    Cumic, porque son las cuatro de mayor relevancia en la actualidad. En cuanto a por qué las fronteras políticas catalanas son las actuales, acuda a los libros de historia.

  9. RicardoRVM dice:

    Gracias Cumic. Tiene usted toda la razón.

  10. Yomismo dice:

    La Corona de Aragón tenía ese nombre, pero era ua confederación fundada en 1137 a raíz del matrimonio de Pretonila de Aragón y Ramon Berenguer IV, conde de Barcelona. Era de hecho, repito, una confederación entre Aragón y Cataluña, a la que luego se sumaron el reino de Mallorca (=Islas Baleares) y el de Valencia en el siglo XIII. Las cuatro contaron con instituciones y leyes propias hasta los decretos de Nueva Planta (1707-16), emitidos por Felipe V al final de la Guerra de Sucesión, la cual fue percibida por sus habitantes como una ocupación extranjera. Por cierto que Valencia (salvo algunas comarcas del interior) y las Baleares fueron repobladas por catalanes en los ss. XIII-XIV; de allí que en esos territorios se hable catalán y muchos de sus habitantes perciban que forman parte de una nación integrada por PV, las Baleares y Cataluña. Pero bueno, pasando a los tiempos contemporáneos, se da la circunstancia que es en Cataluña y en el País Vasco allí donde la gente bastante o muy mayoritariamente siente que tiene una identidad propia y diferenciada. Son ellos quienes lucharon y reivindicaron contar con autonomía durante el franquismo. Son ellos quienes cuentan con movimientos nacionalistas fuertes, con orígenes en el siglo XIX, y cuyas expresiones políticas alcanzan sistemáticamente mayorías electorales. ¿Seguimos?

  11. Imperialista dice:

    Completamente de acuerdo con Phelyppe y Yomismo. Hay algo “cuanto menos raro” en algunas partes de España. Una concentración excesiva de soplapollas y mamarrachos. Verbigracia, Cataluña. Otrosí, las Vascongadas.

    ¿Estado plurinacional, dice usted? Jojojojojojo ¿Y eso desde hace mucho?

  12. RicardoRVM dice:

    Y yo pregunto: ¿los derechos históricos amparan también a los nacionalistas españoles?. Lo digo, porque podrían reclamar, por ejemplo, la vuelta a la monarquía de los reyes Católicos, o la restauración de la Santa Inquisición, o de la monarquía visigoda, o de la vuelta a las cavernas a pintar todos bisontes.

    Que digo yo que será mejor ver qué queremos quienes vivimos hoy y ponernos deacuerdo para ponerlo en marcha. Sin imponer nada los unos a los otros, que no creo que sea tan complicado.

  13. Yomismo dice:

    Imperialista: no hablaba con usted.

    Ricardo: pensaba que esto era una discusión seria. No sé si existen los “derechos históricos”, pero lo que sin duda sí existen son los argumentos históricos. Y por supuesto que tienen fuerza para establecer la organización territorial de un Estado, y de hecho suelen ser los que lo determinan. ¿O por qué si no Baviera tiene una situación específica en la RFA, Quebec en Canadá, o Escocia y Gales -frente a las distintas regiones inglesas- en el Reino Unido?. Pues porque todos y cada uno de esos territorios tienen una fuerte identidad creada por la historia y se han tenido que buscar y pactar fórmulas de encaje en sus respectivos Estados. No hace falta que le diga que eso no tiene nada que ver con reivindicar el retorno a los sistemas políticos o socioeconómicos que pudiesen estar vigentes en los orígenes de la historia de esos pueblos.

  14. Yomismo: hable con Imperialista, hombre, no sea rencoroso.

    En cuanto a lo que usted dice de los argumentos históricos, estoy totalmente de acuerdo con usted. Esos los asumo. Los argumentos históricos, los políticos, los económicos e incluso los culturales pueden y deben ser tenidos en cuenta a la hora de establecer el régimen político en el que queremos vivir y las relaciones entre las diferentes grupos o comunidades que comparten un estado. Lo que no asumo son los derechos políticos. No asumo que la historia esté por encima de la voluntad y de los intereses de quienes viven en la actualidad.

    Por otra parte, creo que esta discusión raya lo absurdo, porque yo ya he dicho que no tengo problemas en reconocer la Cataluña independiente -o la Euskadi independiente, o La Mancha independiente, aunque no tenga derechos históricos- e incluso de facilitar el proceso poniendo todo lo que pueda de mi parte para salvar los rigores procedimentales de la reforma constitucional.

    Puede no gustarme -que no me gusta- una Cataluña sea independiente, pero si los catalanes quisieran independizarse, no veo la forma de evitarlo.

    NOTA: Me ha dicho usted que creía que esto era una discusións seria. Pues sepa en A Sueldo de Moscú no hay nada demasiado serio.
    Y otra cosita: me preocupa cómo va banjado su nivel de aprecio hacia mi humilde persona según me enciscon en mis posiciones jacobinas. Que antes encabezaba sus intervenciones como “apreciado Ricardo”, y últimamente lo va dejando en un simple y seco “Ricardo”. ¿Es que ya no me quiere?.

  15. Yomismo dice:

    Apreciado Ricardo: no se me deprima, hombre, que sí le quiero. Pero sí, reconozco que tal vez me he dejado influir porque, en mi opinión, en su penúltimo mensaje (el de los bisontes y los visigodos) no estaba demasiado acertado.

    Por supuesto que, a la hora de decidir el futuro de un territorio, la opinión de los ciudadanos es lo primero. Pero hay que usar también los criterios históricos, porque en caso contrario tendrían razón quienes frivolizan el tema presentando las reivindicaciones independentistas como el capricho de cuatro vecinos ricos a los que en un momento X la balanza fiscal les resulta desfavorable.

    Ah, y me parece muy bien que en A Sueldo de Moscú no haya nada demasiado serio; es precisamente por eso por lo que me acojo a su hospitalidad.

    Abrazos.

  16. Imperialista dice:

    Me pongo fino: Yomismo me la pela.

  17. Es usted un borde. Pero le perdono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.