Hoy FJL me ha emocionado. Su sincero amor a la libertad, su hermoso partritismo deben ser ejemplo para todos aquellos que queremos surcar el recto camino de la verdad. Les cito -los ojos húmedos, todavía, la mano temblorosa, la conciencia rota por lo mal que lo he tratado en el pasado- una frase de su último artículo, y les recomiendo vivamente que lo lean completo:

…Y también nosotros debemos enfrentarnos al Leviatán del Carmelo, al Monstruo del Tinell, a ese Estatuto dictatorial que llevaría a Cataluña de la brida y por la senda venezolana hasta desembocar en la ciénaga del castrismo. Pero si, contra toda esperanza, los cubanos que defienden su libertad y su nación; los españoles debemos hacer lo mismo. La libertad no es un negocio ni tampoco una apuesta: es una moral cívica a la que no se puede renunciar sin abdicar de la dignidad personal. Mal, muy mal estamos en España y mucho peor vamos a estar, pero tomemos ejemplo de los hermanos de Cuba. Nosotros afirmamos este 12 de Octubre que sólo creemos en la Hispanidad de la Libertad. La hedionda vida encerrada de la especie de la vista baja, quede para los puercos…

La negrita es mía.

Venga... meta ruido por ahí