La otra cara de las Hijas de la Caridad

Posted · 16 Comments

“No tengo ningún recuerdo bueno de las Hijas de la Caridad. Dirigían la cárcel de Barcelona con una falta de humanidad escalofriante”. Esta es la opinión que merecen las monjas según María Salvo i Iborra, una expresidiaria del franquismo. María fue detenida a los 21 años y condenada a 30 años de cárcel por delitos como la masonería y asegura que “sus castigos eran aleatorios, ladinos, refinados, de maltrato psicológico. Por ello, es cuando menos sorprendente que le concedan el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia a una comunidad que actuó sin caridad, con avaricia y torturándonos psicológicamente”.

Leer el artículo completo en Los domingos del Laicista

16 Responses to "La otra cara de las Hijas de la Caridad"
  1. Niha dice:

    … Un tema difícil… Cerca de mi casa había una residencia de ancianos regentada por las Hijas de la Caridad, y todo el mundo (los propios residentes, los vecinos,…) estaba muy satisfecho con su comportamiento.
    ¿Podría ser tal vez que tenga más que ver con la época y la gente que con la institución?

  2. rotops dice:

    Nuha:
    ¿Pueden ser la época y la gente las que determinen los comportamientos de las Hijas de la Caridad en particular y de la Iglesia de Roma en general?

    Debe ser que sí, porque en la posguerra (años 50) las “alumnas” gratuitas de los colegios de las Hijas de la Caridad entraban por distinta puerta y llevaban distinto uniforme que las alumnas de pago. Y no coíncidían en las horas de recreo, entrada y salida. Esas Hijas son pioneras en la lucha contra la contaminación. Fundadoras de la Ecología.

    Y la Iglesia católica ya sabe que la Tierra es redondita y gira alrededor del Sol. Justito a tiempo. ¡Qué santa desvergüenza!

  3. hispanicus dice:

    Te aconsejop que entres en su página web y veas qque se dedican de verdad en vez de difamar y calumniar como lo haces, no se que perra tienes con la Iglesia, pero te equivocas completamente, ¿por que estas tan amargado?

    http://hijascaridad.org/

  4. RicardoRVM dice:

    Pero Hispánicos, ¿y la sacrosanta libertad de expresión y opinión?

    ¿Acaso estas señoras no llevaron la carcel con mano caritativa de hierro?

    ¿No han acosado ustedes los liberales a don Santiago Carrillo por un pasado que se han inventado? Yo me limito a sacar a la luz un pasado real.

  5. hispanicus dice:

    No tiene ni pizca de gracia decir que Carrillo no tuvo nada que ver con la matanza de paracuellos, sabes de sobra,aunque no te convenga decirlo, que fue el responsable (aunque no el ejecutor), es un genocida y hariais bien en decirlo, eso diria mucho a favor de vosotros.

  6. Raposo dice:

    Qué joío Don Ricardo, dice: ¿Acaso estas señoras no llevaron la carcel con mano caritativa de hierro?

    Pues mire usted, Don Ricardo, no. No la llevaron.

    Y luego, qué joío, Don Ricardo, dice que la gente se inventa el pasado de Carrillo, los liberales. Pero Don Ricardo sólo habla de pasados reales (reincide en su monarquía Don Ricardo). Don Ricardo, es usted un cachondo mental, porque un hagiógrafo comunista sólo puede ser eso: un cachondo mental que pasa la realidad por su prisma descompensado.

  7. RicardoRVM dice:

    Raposo, escriba con más claridad, o baje su nivel intelectual. Es que si no no le entiendo.

  8. Raposo dice:

    Otra vez será. Pero no se preocupe, Don Ricardo, si yo le entendiera a usted, estaría realmente preocupado. Estamos en paz.

  9. manu dice:

    No creo que tengan mucho que ver aquella monjas con estas de ahora.
    La época marca mucho y en aquellos tiempos parecía obligatoria la mano dura.

    Creo que se merecen el premio.

  10. RicardoRVM dice:

    Si yo no digo que no. Igual que Carrillo merece el Honoris Causa.

  11. Anónimo dice:

    Pues si quedan, o quedamos, Marías y Tomasas que las padecieron, o padecimos, digo yo que alguna de aquellas seguirá en la congregación. Parece que D. Raposo, que tal vez sea doña, también estaba ya que parece haberse dado cuenta que sus manos no eran de hierro.

    Miren, que les den el premio, si quieren, pero que me devuelvan las cartas y los libros que me robaron, caritativamente, hace 30 y tantos años. Aunque, si les ayududaron a concordiarse, pues con su pan se los coman, que yo ya me compré otros, a Dios gracias.

    Y ahora, ustedes me perdonaran pero tengo que ir a rezar un rato que gracias a sus enlances me acabo de dar cuenta que hoy mismo, sin ir más lejos, estuve pecando.

  12. peregrina dice:

    Anda, me fui sin firmar, no creí que se pudiera. El anterior es mio, las prisas por rezar.

  13. Raposo dice:

    Soy Don Raposo, Doña peregrina. No pierda el tiempo con esas veleidades.

  14. ZetaPe dice:

    Recomiendo a peregrina, a María Salvo i Iborra, a Ricardo y en general a quienes comparten su visión del mundo, se pasen un día por alguno de los Hogares, las Casas de Acogida, Residencias, Hogares Infantiles… cuando hayan recogido unos cuantos testimonios de ancianos, niños, enfermos y demás víctimas de las religiosas mencionadas, se pasen por aquí y charlamos.

    Ah, don Ricardo… el pasado de su amado Carrillo es tan falso como las cartas laudatorias que sus camaradas soviéticos escribían sobre su labor para el Soviet Supremo… ¿a que sí? Le recomiendo que deje Rivas y se vaya un ratito a Parla.

  15. Hayek dice:

    Lo de Carrillo es un invento, dice el mata-liberales-pinochetistas…

    ¿Por qué será que no me extraña ya nada de usted? En fin, su siguiente tarea es desmontar el Libro Negro del Comunismo. Es sencillo; tan sólo tiene que decir: “Es mentira todo lo que dicen”. Y a otra cosa.-

  16. Hayek dice:

    Por cierto, ¿por qué no recoge los cientos de testimonios laudatorios sobre la labor de estas señoras? Ah no, que eso mostraría un poco mejor la realidad, y uno es comunista, no tonto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.