Soy el padre de una niña de tres años que vive en un pequeño pueblo de la Comunidad de Madrid, Serracines, un pueblo que por suerte tiene un colegio, un colegio público, un colegio público que no está anegado por los problemas de la enseñanza pública en esta comunidad.

Carta al Director de hoy en El País Madrid.