Nesemu, el fuego no se apaga

Posted · 3 Comments

Nesemu, el fuego no se apaga

Descubro saltando de enlace en enlace la bitácora de José Carlos García Fajardo, denominada “ Nesemu, el fuego no se apaga“. Hacía mucho tiempo que no tenía noticias de García Fajardo, pero pienso seguirlo con asiduidad, ya que fue uno de los cuatro profesores de la Universidad (tres profesores y una profesora) que recuerdo no ya con agrado, sino con auténtico cariño. Fue profesor mío de Historia del Pensamiento Político y aunque algunos de mis pacientes lectores seguro que consideran que no me sirvió de gran cosa, lo cierto es que sus clases, siempre interesantes, siempre divertidas, eran de las pocas que esperaba con avidez -a pesar de que una de ellas, aún lo recuerdo, tenía lugar los lunes a las ocho de la mañana, ahí es nada-. En sus clases se me rompieron muchos esquemas, y me ayudó a abandonar el pensamiento dogmático. Si su bitácora es como sus clases, les aseguro que merece la pena seguirla. Así que mi consejo es léanla, instrúyanse.

3 Responses to "Nesemu, el fuego no se apaga"
  1. Defensa dice:

    Joer y mi blog no lo recomiendas? que mala gente eres tio.

  2. Bran el Cuervo dice:

    Buen Ricardo!!!

    Recibe mis mejores saludos desde Oriente, a dónde me han llevado mi malsana curiosidad y unos pies demasiado ligeros. Espero recuerdes a este viejo compañero de fechorías universitarias, golpes de Estado “delegatoriales” y ataques furibundos contra gentes tan marchosas como el gran Pizarroso.

    Veo que nuestra búsqueda de la verdad nos ha llevado por caminos diferentes pero paralelos, sin duda.

    Un abrazo

  3. Perspicacity dice:

    No dudo de lo buen profesor que ha podido ser este hombre en sus tiempos mozos, pero yo le aseguro que en la actualidad, chochea más que piensa (histórica y políticamente)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.