Oigan, qué cosas pasan. Dos peligrosos criminales (presuntos, por supuesto), que no dudan en liarse a misilazos contra un hotel repleto de civiles mientras saquean un pais extranjero (todo, menos lo de extranjero, presunto, por supuesto) y causan la muerte (no presunta) de dos periodistas (uno de ellos José Couso), son puestos en busca y captura internacional por un juez que se toma en serio su trabajo, y los de Libertad (presunta)Digital, y sus altavoces, (supongo) se ponen hechos unas fieras y empiezan a difundir el presunto bulo que que claro, es un juez pro-presuntoetarra.

¡Cosas pasan!