Sello conmemorativo de la presidencia de Francisco Pi i Margall, emitido durante la II RepúblicaDescubro a veces en Los genoveses aparecen cosas interesantes. Hoy he encontrado una de ellas. Se trata de un artículo de quien fuera presidente de la I República Española durante unas semanas, sobre la patria. Llama la atención la actualidad del artículo y de las respuestas que da a quienes creen en la existencia de las naciones:

¡La integridad del territorio! No parece sino que haya sido siempre uno el territorio de las naciones. ¡La patria! No parece sino que la patria tenga un sentido concreto y absoluto. !La nación! No parece sino que sea algo inmutable y divino.

Ni que decir tiene que Pi está hablado de la nación española, pero que sus argumentos valen igual para refutar a la vasca, a la catalana, a la francesa y a la riojana.

¿Qué es la patria?

Francisco Pi i Margall

Sobre todo la patria. ¿ No es eso lo que frecuentemente oís de boca de nuestros políticos ? Les preguntáis ¿qué es la patria?, y se quedan perplejos o mudos. La patria es la nación a que pertenecemos, os dirán tal vez para salir del paso. Y ¿ por qué la nación? , les volvéis a preguntar, y tampoco saben qué responderos.

La nación, podríais decirles, no siempre fue lo que ahora. Ya se unieron ya se regresaron sus distintos miembros, y la España de hoy dista de ser, por desgracia, la de Felipe II. Ha perdido a Portugal, ahora reino independiente; a Gibraltar, que continúa en poder de Inglaterra; el Rosellón, hoy parte de Francia. Esto, circunscribiéndonos a tierras contiguas. ¿ Es para vosotros la nación susceptible de crecimiento y mengua?

Si os contestan negativamente, seguid preguntándoles y decidles : ¿cuál es entonces la verdadera España? La de Felipe II, la más extensa, resultado era de un continuo crecimiento, de la sucesiva agregación de varias naciones. La de Pelayo era resultado de una terribIe mengua, de la conquista por los árabes, que en tres años hicieron suya casi toda la Península.Si os contestan afirmativamente, ¿a qué invocáis continuamente, decidles, la integridad de la patria ? Como perdimos el Rosellón, Gibraltar y el reino lusitano, ¿ por qué no podríamos perder cualquiera otra región de la Península y reducir la patria a la nación de los condes de Castilla o a la del mismo Pelayo?

Buscarán probablemente nuevas explicaciones y os contestarán que la nación-patria viene determinada, ya por la naturaleza, ya por la historia, ya por la lengua, ya por las leyes y las costumbres. Acosadlos y replicadles: “Si es por la naturaleza y halláis en los Pirineos el límite natural de la nación al Norte, debéis disgregar de España parte de Galicia, de Asturias y de las provincias vascas. Otras cordilleras que las de los Pirineos cruzan de Levante a Poniente la tierra de España: ¿qué razón hay para que no la dividan en otras tantas naciones?. Si es por la historia, os llevamos ya indicadas las muchas agregaciones y disgregaciones por que España pasó de Pelayo a Felipe II, de Felipe II a Felipe IV”.

“Si es por la lengua, harto sabéis que además del dialecto de Castilla se habla aquí el catalán, el valenciano, el mallorquín, eI bable, el gallego, y además el vasco, idioma sin enlace con los demás del mundo. Vascos los hay, por otra parte, en las dos vertientes de los Pirineos: deberíamos llevar más allá de los Pirineos las fronteras de la patria”.

” Las leyes y las costumbres son aquí tan varias como en las heterogénea nación de Europa.” Os replicarán aún que España es una península, jamás confundida con otras naciones. Mas si España es la Península, podéis contrarreplicarles: “¿cómo habéis renunciado a la conquista de Gibraltar y de Portugal, parte de la Península? Más de tres siglos hace que PortugaI no es de España; cerca de dos siglos que no lo es Gibraltar”.

¡La integridad del territorio! No parece sino que haya sido siempre uno el territorio de las naciones. ¡La patria! No parece sino que la patria tenga un sentido concreto y absoluto. !La nación! No parece sino que sea algo inmutable y divino.

Véase, después de todo, si es o no locura considerar miembros integrantes de nuestro territorio colonias separadas por vastisimos océanos, colonias a que en la primera mitad del siglo no se llegaba sino en meses, colonias todas de distinto clima y vivienda de distintas razas. ¿Cabe mayor trastorno en las ideas de nuestros políticos?.

La patria no tiene un significado concreto sino cuando se la reduce al lugar en que nacimos o se la extiende a toda la tierra.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →