Una serie de observaciones, ante el cariz que van tomando los acontecimientos, que están al margen del contenido del Estatut. Aún no lo he leído ni tengo informaciíon suficiente para formarme una opinión:

1.- El Estatut no es inconstitucional. El Tribunal Constitucional, que es quien debe decidirlo, no se ha pronunciado, ni es probable que lo haga.

2.- Nadie de los legitimados para ello ha presentado aún recurso o cuestión de inconstitucionalidad. Están demasiado ocupados con alaridos histéricos, campañas fascistas, y debates teológicos.

3.- El Parlament de Catalunya tiene plena legitimidad para proponer una reforma del Estatuto de Autonomía, y hay un procedimiento para ello que es el que está siguiendo. El PP, en cambio, están tratando de retorcer el procedimiento para evitar no ya el debate, sino que funcionen las instituciones democráticas.

4.- Si el Estatut fuera finalmente inconstitucional, ello tendría dos salidas posibles, y ni la democracia ni España (¿eso qué es?)sufrirían: se reforma la Constitución o se reforma el Estatut en aquellos puntos en que sea necesario.

5.- En cualquiera de los dos casos habría nacionalistas sufriendo y pasando por víctimas.

6.- Como no soy nacionalista, a mí me caen mejor los nacionalistas catalanes que los españoles. Los primeros son un poco lelos, pero no han matado a nadie. Los segundos además de ser no un poco sino muy lelos, cuentan sus víctimas por cientos de miles.

7.- Soy español, tanto como el que más, un poco más que los que reparten patentes de españolidad, y estoy contento de serlo.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →