Si yo entiendo que será una tontería, pero me pregúnto yo a qué vendrá que los Estados Unidos opinen sobre lo que habla España con sus países amigos. Haría bien el embajador de Estados Unidos si intentara convencer a su presidente de que aprenda que Salamanca no es un poblacho de Nuevo Méjico, y dejara de meterse en donde no le llaman.

Tagged with →