¿Contra la monarquía?. No: a favor de la república

Posted · 52 Comments

Hace unos días reseñaba un artículo de Jaume d´Urgell titulado “Contra la monarquía“. Se basa en una serie de preguntas y respuestas con las que pretende, según sus propias palabras, que empecemos a cuestionarnos “los pros y los contras de mantener una jefatura del estado vitalicia y hereditaria, en el seno de un país occidental en pleno siglo XXI“. La intención, sin duda, es loable, no así la forma de resolverla.

Voy a ofrecer respuestas alternativas a la mayor parte de las que se plantea Jaime en su artículo. No debería ser necesario que dijese que soy republicano, porque no se puede ser otra cosa si se es de izquierdas. Pero ser republicano no debe impedir reconocer la historia tal y cual es, ni debe tampoco impedir reconocerle a don Juan Carlos los méritos que tiene, que son muchos. Soy republicano porque me obliga a ello la razón y porque no hay otro régimen político que pueda garantizar un desarrollo pleno de los valores de la libertad, la igualdad y la búsqueda de la felicidad, entre otras razones

Pero hoy no nos encontramos, como ocurría en los años 20, ante un rey que suponga un obstáculo al progreso de España, con una monarquía responsable del subdesarrollo social, político, económico y cultural de la nación; al contrario, don Juan Carlos ha contribuido, no de manera exclusiva, pero sí de forma importante y decidida al avance de las libertades y de la democracia en España, y al desarrollo económico y sobre todo social que los españoles hemos conocido en las últimas décadas.

Igual que desde esta bitácora, que no profesa las ideas comunistas, se ha dicho en más de una ocasión que el Partido Comunista ha contribuido con la generosidad de sus militantes, que fueron los únicos que lucharon contra la dictadura desde dentro y con sus posturas responsables durante la transición, a la recuperación de las libertades, debemos reconocer el papel que desempeñó don Juan Carlos en la construcción de la democracia.

Paso, pues, a ofrecer a mis amables lectores las respuestas alternativas, las que yo haría, a las preguntas que plantea en su interesante artículo Jaume d´Urgell, así como a rebatir las de Jaime.

1.- ¿Qué es la monarquía?

Yerra Jaume d´Urgell al buscar el significado político de la monarquía en el diccionario o en las enciclopedias históricas, como erraron los que buscaron combatir la legalización de los matrimonios homosexuales en el diccionario o en la historia. Y es que efectivamente, el diccionario de la RAE dice en su primera acepción que matrimonio es la “unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales“, mientras que el de María Moliner asegura, también en su primera acepción que el matrimonio es la “unión de un hombre y una mujer, legalizada con las ceremonias y formalidades religiosas o civiles establecidas para constituir una familia“. En su segunda acepción asegura el diccionario de María Moliner que un matrimonio es una” pareja humana, formada por hombre y mujer que están casados entre sí”. Si a estas autorizadas definiciones añadimos que la propia constitución dice en su artículo 32 que “el hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica“, vemos rápidamente el desaguisado que pueden preparar un uso absurdo del diccionario y una interpretación interesada de la Constitución.

La monarquía, como la república, es un régimen político que a lo largo de la historia ha tenido diferentes formas. Y hemos de decir que si ha habido monarquías absolutas, ha habido repúblicas sanguinarias, que si ha habido reyes autoritarios ha habido republicanos con tendencias a la decapitación de las cabezas ajenas, incluidas las republicanas. No hagamos como hacen los nacionalistas y no utilicemos la historia para legitimar nuestras posiciones políticas. La monarquía es hoy en España plenamente democrática y no hay un solo derecho de los ciudadanos que tenga un mejor ejercicio en la República Francesa o en la República Federal Alemana. De la República Bolivariana de Venezuela, mejor no hablo, aunque habrá quien lo haga.

¿Qué es pues la monarquía?. La monarquía es un régimen político en el que la jefatura del estado es vitalicia y hereditaria, aunque históricamente ha habido monarquías electivas en nuestro país, como la visigoda, y actualmente existe una simpática monarquía electiva en nuestro propio continente: el Papado. A excepción de esta última que es una monarquía teocrática y absoluta, que tiende incluso a no reconocer las democracias de su alrrededor, como estamos viendo estos días en nuestro país, las monarquías que forman parte de nuestro entorno político y geográfico son parlamentarias y plenamente democráticas, y no tienen nada que envidiarles a las repúblicas circundantes, salvo el hecho primordial de la radical injusticia de que la jefatura del estado recaiga de manera permanente en una familia, con todo lo que ello simboliza.

2.- ¿Por qué existe un monarca?

No voy a discutir la respuesta que da Jaime a esta pregunta pero el sencillo hecho de que no he conseguido entenderla. Me da la impresión de que se trata simplemente de un prolegómeno para justificar la respuesta a la siguiente pregunta. Yo responderé que para justificar que soy republicano no necesito preguntarme por qué existe el monarca, sino atender a la injusticia de que el estado y la nación puedan ser -siquiera simbólicamente- propiedad de una familia. La monarquía es una institución que en nuestros países se remonta a la edad media cuyo origen poco tiene que ver con el debate actual entre monarquía y república.

3.- ¿Quién nombró al Rey de España?.

Aquí está el quid de la cuestión, y en este punto es en el que -siempre me ha extrañado la concomitancia- han coincidido muchos críticos a la monarquía por la izquierda con quienes critican a la monarquía actual por lo que ellos consideran -o consideraban- que fue una traición a los principios generales del Movimiento que juró el Principe Juan Carlos.

Y es que efectivamente, ambos bandos echan en cara al Rey actual que le nombrara el Generalísimo. Lo que ocurre es que eso no es cierto. Y está bien que en la extrema derecha hagan gala de sus principios exaltados, y llevan incluso razón cuando acusan a don Juan Carlos de haber traicionado aquellos principios, porque efectivamente los traicionó cuando aquella decisión, la última de un rey absoluto en España, de iniciar el camino que concluiría en el desmantelamiento de la dictadura. Bendita traición, por otra parte.

Y es que efectivamente, a don Juan Carlos le nombró Franco, y le hizo jurar los principios generales del Movimiento. El 22 de noviembre de 1975 fue coronado en España un Rey absoluto, el último que ha tenido nuestra nación. Ese rey no tenía legitimidad alguna, porque efectivamente era parte de la dictadura que había asolado a España durante 39 años. Sin embargo, aquel Rey abrió el camino a un proceso constituyente en el que se elaboró una Constitución plenamente democrática que constituía a España como una monarquía parlamentaria. La disolución de las Cortes franquistas y del Movimiento Nacional, la autorización de los partidos políticos, la Ley de la Reforma Política y, finalmente, la Constitución de 1978 constituyen el camino a lo largo del cual la monarquía absoluta que dejó Franco atada y bien atada se desató y se transformó en una monarquía parlamentaria. Al Rey, de hecho, lo nombra Franco, pero ese Rey va perdiendo sus poderes absolutos -que ejerce, por cierto, mientras los tiene, única y exclusivamente para desmantelar la dictadura- hasta que la Constitución de 1978, plenamente democrática tanto en su contenido como en su proceso de elaboración, le nombra Rey de España.

Y como estamos hablando de símbolos, conviene recordar un detalle que a veces se olvida. Don Juan, el padre de don Juan Carlos, era quien ostentaba la legitimidad monárquica -nunca concedida a don Juan Carlos hasta 1976, por mucho que Franco le nombrase su heredero a título de Rey- no reconoció nunca a su hijo como Rey hasta que no tuvo garantías de que España se convertiría en una democracia homologable con el resto de las democracias europeas.

4.- ¿Es español el Rey de España?

Sí que lo es. Pero si no lo fuera, ¿qué más da?. Llama de nuevo la atención la coincidencia con la extrema derecha que siempre le ha echado en cara al Rey el hecho de haber nacido fuera de España, y de haber vivido sus primeros años en Portugal.

5.- ¿Qué poderes tiene el Rey de España?

Los que le otorga la Constitución de 1978, que es la constitución vigente en nuestro país y tiene plena legitimidad. Son, por otra parte, poderes similares a los que tiene el presidente de cualquier república parlamentaria, es decir, poderes puramente simbólicos.

Llama una vez más la atención la referencia a que hace Jaume al diccionario, un librito que está resultando últimamente de una gran utilidad política para algunos. Y parece pretender que como la constitución establece que al Rey le corresponde el mando supremo de las fuerzas armadas, y el diccionario define “supremo” como “sumo, altísimo. Que no tiene superior en su línea“, un día Su Majestad, apelando a la autoridad que le confiere el diccionario, va a ordenar al Ejército que cometa cualquier excentricidad.

Me veo obligado a tranquilizar al inquieto y temeroso Jaume, que quizás fuera muy jóven el 23 de Febrero de 1981 y no recuerde que aquel día el Rey se vistió el uniforme de comandante en jefe de las fuerzas armada y ordenó a los militares golpistas que depusiesen su actitud, es decir, justo lo contrario de lo que Jaume sugiere en su artículo. Ese italiano de origen francés -al que de forma tan innecesariamente irrespetuosa se refiere Jaume- nombrado un día Rey por un militar golpista del siglo pasado no tiene capacidad -y creo que intención tampoco- para mandar nada por su cuenta a las Fuerzas Armadas, por mucha autoridad que le confiera el diccionario de la Real Academia. En su calidad de comandante supremo de las Fuerzas Armadas, el Rey está sometido a las órdenes del presidente del Gobierno, ya que la Constitución deja claro que “el Gobierno dirige la política interior y exterior, la Administración civil y militar y la defensa del Estado“. Es decir, que el Rey no tiene ninguna autoridad militar por encima, pero dado que las Fuerzas Armadas están sometidas a la autoridad Civil, el comandante supremo de las fuerzas Armadas tiene por encima de sí al Gobierno.

Por otra parte, cualquier acto del Rey, incluidas las órdenes que pudiera dar a las Fuerzas Armadas, para ser tal, debe estar refrendado por un miembro del Gobierno. De lo contrario, no tiene validez, y sería un simple acto del ciudadano Juan Carlos de Borbón.

6.- ¿Es justa la monarquía?

No, no lo es. A pesar de que ha quedado clara la compatibilidad entre democracia y monarquía, es absolutamente injusto que la máxima encarnación de la nación, la representatividad de ésta y del estado sean considerados como un bien hereditario y patrimonializado en una familia. La república, que también ha demostrado ser perfectamente compartible con la democracia, es un régimen más justo, puesto que estos valores no están patrimonializados por nadie, sino depositados en la soberanía nacional. Esa es, hoy por hoy, la única diferencia entre monarquía y república.

7.- ¿Cuánto cuesta la monarquía?

La monarquía le cuesta a España lo mismo que le costaría una república. ¿O no es la Presidencia de la República una institución plena de actividad polícia, inetitucional y representativa?

8.- ¿Es útil la monarquía?

A Marruecos no sé si le será útil o no. A España le ha sido de una utilidad fuera de toda duda, salvo que nos queramos instalar en el más ciego de los sectarismos. La Monarquía ha contribuido de manera muy importante y decidida, si bien no exclusiva, a la recuperación de nuestras libertades, sin las cuales hubiera sido imposible el desarrollo social y económico que se ha producido en los últimos 30 años.

9.- ¿Tiene sentido la monarquía en la actualidad?.

Así, en abstracto, pues no mucho. Bajando a lo concreto, el sentido sigue siendo escaso. Sin embargo, no hay necesidad perentoria de cambiarlo, porque no ocurre lo que ocurría en los años 20, a saber: que el origen y la raíz de los problemas que mantenían a España en situación de subdesarrollo económico y social era, precisamente, la monarquía. La monarquía impedía el pleno desarrollo de la soberanía nacional y de las reformas que eran precisas para salir de ese atraso secular. Por lo tanto, mucho sentido no tiene, pero tampoco es un problema de solución urgente.

10.- ¿La monarquía es para siempre?.

No. Nada en política es para siempre. Solo se consideran a sí mismos como algo “para siempre” los totalitarismos.

52 Responses to "¿Contra la monarquía?. No: a favor de la república"
  1. Estos últimos días me ha tocado lidiar con todo tipo de respuestas… amenazas de muerte, insultos de todo tipo, argumentos de mentes resignadas, e incluso réplicas como las de Ricardo, que muestra el resultado del aparato propagandístico de quienes persiguen que todo se ‘conserve’ igual.

    Ricardo, disiento contigo punto por punto, excepto el décimo.

    Pues menos mal que te confiesas republicano. Con republicanos como tú, no necesitamos monárquicos. Así nos luce el pelo: en pleno S. XXI, y con un cuento medieval en nuestras más altas instituciones.

    ¡Salud y República!

  2. RicardoRVM dice:

    Jaume: debates como la derecha. Si no sabes cómo contestar, llamas al contrincante idiota, que es lo que has hecho en esta respuesta.

    Has de saber que me dedico prrfesionalmente a la propaganda política. Sé cómo se hace. Y si fuera blanco de ella, que es lo que sugieres en tu respuesta, sería idiota.

    Y termino parafraseándote. Pues menos mal que te confiesas progresista, con progresistas como tú no nos hacen falta conservadores. Así nos luce el pelo.

  3. Ricardo,

    Respeto tu forma de ver las cosas, como respeto las ideas de cualquier persona, máxime si como en tu caso, pareces estar guiado por la búsqueda del bien para todos, pero…

    En mi humilde opinión, exaltar la figura de Juan Carlos, es un flaco favor a la causa de la República… supone más bien hacerle el caldo gordo a los monárquicos de cada momento… los que hoy se autoproclaman “juancarlistas”, porque en el fondo les da vergüenza reconocer lo evidente: su desapego por la democracia, su miedo a que salga elegido alguien que resulte desfavorable a sus intereses, que casi siempre resultan ilegítimos para la comunidad. Esos, que hoy se llaman “juancarlistas”, pronto encontrarán razones para denominarse “felipistas” y aún más “leonoreros”, o como rayos se diga.

    Quien mande, debe hacerlo por voluntad popular, expresada en elecciones libres y a intervalos regulares.

    Lo dijo Churchill: la democracia es el peor de los sistemas… con excepción de todos los demás (y lo dijo bajo una monarquía).

    ¡Salud y República!

  4. RicardoRVM dice:

    Jaume:

    1.- Soy republicano y miembro de Izquierda Unida. Pero antes que esas dos cosas, soy ciudadanso español. Es decir, si algo es bueno para mi país y para la democracia, está por delante de mis intereses como republicano y como miembro de IU. Y la monarquía actual ha resultado extremadamente positiva para España. Por lo tanto, no es necesaria hacer ningún cambio en ese sentido.

    Es posible que en el futuro deje de ser positiva: entonces, podremos -deberemos, más bien- plantearnos cambiarla.

    2.- El Rey no manda.

  5. Vamos a ver:

    1. El rey no tiene ninguna utilidad, salvo la de limitar (impedir) la plena democracia.

    2. El rey manda, como se deduce de las tesis de quienes alegan que fue él quien ordenó a los generales que no se sumaran al intento de golpe de Estado del 23F.

    3. El rey no es respetable. ¡Por favor, seriedad! ¿Qué respeto puede merecer quien juró al viego delincuente genocida traidor que seguiría con los principios del Movimiento? ¿Qué respeto merece quien gasta más de diez millones de euros al año con los problemas que sufren tantas personas en nuestro país? ¿Qué respeto merece alguien que tarda seis horas en atender a una unidad móvil de televisión, que está tan solo a 15 kilómetros? ¿Qué respeto merece la mano derecha de un dictador?

    Si España hubiera tenido el Nuremberg que tuvieron los países desarrollados, el ciudadano Juan Carlos Borbón habría pasado un mínimo de 20 años en la cárcel.

    Un rey es un rey.

    ¡Salud y República!

  6. RicardoRVM dice:

    Lamento mucho su última intervención, y no la voy a responder. Es una pena, y es definitivo que usted y yo no estamos en el mismo bando de esos de los que habla usted, por mucho que se declare republicano o progresista.

  7. Llámeseles “bandos”, “ideas” o de cualquier otro modo, el hecho es que yo estoy con quienes piensan que la monarquía es extemporánea, lamentable, inútil, injusta y una vergüenza.

    Yo estoy con quienes piensan que Juan Carlos y su familia deberían ser reducidos a ciudadanos normales. Que no habría que dejarles intervenir en asuntos de Estado, salvo por elección popular, y en igualdad de condiciones a las de cualquier otro Español.

    Estoy entre quienes creemos que a Juan Carlos deberían depurársele las posibles responsabilidades civiles y penales en las que presuntamente hubiera podido incurrir en sus relaciones con el detestable fascista que finalmente le cedió el poder ilegítimamente conseguido contra la voluntad popular y mediante la muerte de decenas, centenas de miles de personas.

    Me río yo de los que van de republicanos y luego se alegran de tener en el ciudadano Borbón al “mejor de los embajadores”, o al “garante de la democracia”, al “árbitro de los poderes del Estado” y toda esa sarta de sandeces que repite una y otra vez el Sistema.

    Y no me importa si soy el único loco que cree que la República es la vía. Aunque solo haya réplicas negativas. Ataques personales. El persistente y manido recurso a la tergiversación.

    ¡DEMOCRACIA RADICAL, YA! ¡REPÚBLICA, AHORA!

    Para mi la República no es un credo, como tú pones de nuevo entre mis palabras. No. La República es simplemente la forma natural de la democracia.

    Juan Carlos sobra, simboliza la injusticia, es el heredero de la bestia negra por antonomasia… el amigo del asesino en serie. ¿Cómo va a merecer algún respeto?

    Como dices, Ricardo, queda todo aclarado.

    ¡Salud y República!

  8. RicardoRVM dice:

    Me río yo de los que van de republicanos y luego se alegran de tener en el ciudadano Borbón al “mejor de los embajadores”, o al “garante de la democracia”, al “árbitro de los poderes del Estado” y toda esa sarta de sandeces que repite una y otra vez el Sistema

    Pues ríase a gusto, pero, ¿ha leido en alguna parte que yo haya dicho alguna de esas cosas?

    Y haga usted el favor de dejar de decir soflamas y de empezar a rebatir mis argumentos.

  9. Ricardo, serénate, acabas de hacer un discurso en pro de la monarquía. ¿Qué pasa, quieres arroparte de la corrección política porque pretendes acceder a algún cargo público? ¿Temes que te estigmaticen?

    Copiando LITERALMENTE tus propias palabras que figuran sobre estas líneas, has escrito:

    “ha quedado clara la compatibilidad entre democracia y monarquía”.

    “don Juan Carlos ha contribuido, no de manera exclusiva, pero sí de forma importante y decidida al avance de las libertades y de la democracia en España”.

    “el Rey se vistió el uniforme de comandante en jefe de las fuerzas armada y ordenó a los militares golpistas que depusiesen su actitud”.

    “La monarquía le cuesta a España lo mismo que le costaría una república”.

    “A España le ha sido de una utilidad fuera de toda duda”.

    “Monarquía ha contribuido de manera muy importante y decidida, si bien no exclusiva, a la recuperación de nuestras libertades”.

    “Sin embargo, no hay necesidad perentoria de cambiarlo, porque no ocurre lo que ocurría en los años 20”.

    “reconocerle a don Juan Carlos los méritos que tiene, que son muchos”.

    “debemos reconocer el papel que desempeñó don Juan Carlos en la construcción de la democracia”.

    Ricardo, una media verdad es incluso más dañina que una mentira.

    ¡Salud y República!

  10. RicardoRVM dice:

    Don Jaime: aprenda a leer.

  11. Bueno, calma.

    Levantando la mirada; más allá de riñas y calentones de tugurio recargado… Ricardo, te agradezco de veras que me hayas ofrecido la posibilidad de comprobar que incluso las personas de ideas progresistas, existe una gran diversidad de opiniones en el debate entre República y monarquía.

    Nada que objetar acerca de la legitimidad del pensamiento libre.

    Pero seguiré creyendo que monarquía y honor son antónimos; democracia y República, sinónimos; y Juan Carlos y Franco, cómplices.

    ¡Salud y República!

  12. Berlin Smith dice:

    Largo debate. Jaume, te contesta ahora un republicano liberal, así que supongo que me llamarán de derechas. No puedo por menos que sumarme a la interpretación de Ricardo, nada de lo que dice es incompatible con la aspiración de sustituir a los borbones, simplemente es un retrato desapasionado de la Monarquía española vigente, con sus virtudes y con sus defectos natos: el esencial, que desde el punto de vista estrictamente doctrianl, es injusta y sin sentido. Pero la realidad, querido amigo, es tozuda además de tener muchos ángulos. Que el Borbón sea buen embajador, no quiere decir que no se desee, reclame, justifique la república. Que en términos prácticos, algo necesario en la realidad política, la monarquía actual no es esencialmente molesta ni un obstáculo para la vida democrática, pues no lo es, al menos excesivamente. Que un servidor cree que ha llegado la hora de poner fin, sin acritud y sin violencia, el reinado borbón, pues también. Después de Juan Carlos, el hijo queda sin sentido y alejado de la realidad.

    P.D: por cierto, Ricardo, esa confesión de dedicarte a la propaganda política vendría a confirmar mis aseveraciones en torno a tu insospechada habilidad para el agitprop.

  13. karbunco dice:

    Siento discrepar con la opinión de Ricardo, la cual respeto, pero… A pesar de que a D. Juan Carlos se le puedan valorar virtudes, nada justifíca el cargo hereditario de la monarquía.

    El Rey debería someterse a la soberanía popular y que fuese la ciudadanía quien ratificase o no a D. Juan Carlos como jefe del estado español.

    Avanzar hacia una democrácia más participativa y de implicación ciudadana, que es lo que la izquierda debe pretender, se contrapone frontalmente con la conservación de privilegios dinásticos y de linaje sagrado más propio de la Edad Media.

  14. RicardoRVM dice:

    Me gustaría aclarar dos cosas o tres:

    1.- No he justificado en ningún momento el caracter hereditaria del cargo de la monarquía.

    2.- El honor no existe. Ha habido repúblicas dictatoriales, como las soviéticas, y las hay en el presenten en China y en Cuba, por lo tanto, república y democracia no son sinónimos. Don juan Carlos no es cómplice de otra cosa que del desmantelamiento de la dictadura, tarea de la que fue impulsor y en la que colaboró, junto con la voluntad decidida de los partidos democráticos y la gente.

    3.- La Constitución de 1978 -con sus cosas positivas y sus cosas negativas- fue aprobada por el pueblo español; por lo tanto, el Rey se ha sometido a la ratificación de la ciudadanía.

    4.- ¿Donde están las masas populares que reclaman el advenimiento de la república?. Es que yo he buscado en Internet las diversas plataformas que existen y me he encontrado sólo con grupúsculos de ultras de izquierdas, manejados por entidades de caracter escasamente democrático como la Corriente Roja y cosas por el estilo.

  15. david dice:

    pues yo, a pesar de desear también la república, creo que se podría avanzar mucho más “hacia una democrácia más participativa y de implicación ciudadana” con otro tipo de reformas constitucionales que aumentaran de manera directa dicha participación, a mi entender, más prioritarios (incluyendo cosas como listas abiertas, el senado, elecciones parciales al congreso cada 2 años como en EEUU, que se sometan más asuntos a referendum…); aunque lo ideal sería efectuar todas esas reformas a la vez que se suprimiese la monarquía, lo cierto en mi opinión es que pensar que la república solucionará los problemas del país es ingenuo

    en este país, aprece que para profesar una idea hay que ahcerlo en toda su radicalidad, si no te llaman vendido…

  16. juanlu dice:

    Condescendiente artículo, si conocieras a fondo las tramas golpistas del 23F o las múltiples dudas que se plantean no abrazarías las tesis oficialistas de aquellos días, estuvimos a punto de tener un rey presidente… con apoyo hasta de un sector (mayoritario?) del PSOE. Te lo digo de primerísima mano. Ahora mucho PSOE reniega de sus reuniones con la cúpula militar, pero hay reuniones de gente de mucho peso de la ejecutiva que ahora dicen que sólo era “por su cuenta” para preparar un gobierno de concentración presidido ejecutivamente por el Borbón.

    Pero si quieres hablamos de las corruptelas del rey y de la casa real. He ocupado con el SOC y ecologistas fincas del rey por invasión de vías pecuarias hace poco más de un decenio y te puedo contar cosas alucinantes. Lógicamente está a nombre de Manolo Prado, pero las miles de llamadas recibidas para deponer nuestra actitud de gentes de lo más alto del gobierno fueron tremendas. En Interviu hay un reportaje que araña lo que digo.

    Tengo testimonios de primera mano de un ex-juez del constitucional sobre el caso Kio y la financiación de la corona que quitan el hipo. Nada no conocido, pero sí casi no publicado.

    Me parece, Ricardo, que te quedas con una visión muy rosa de la monarquía. Esa que dicen muchos: soy republicano pero juancarlista.

    Por cierto ¿tu has votado por la monarquía? Yo no, y me gustaría tener la oportunidad de hacerlo a las claras. Lo que mi abuelo votó no me vale.

    Por cierto, una república es muuucho más barata de mantener que una república. Ni conejas reales, ni pagas para callar a los ex de princesas, ni bastardos reales, ni tanto boato ni ceremonia, ni….

  17. david dice:

    pues hoy hay encuesta en “el mundo”: 23% de republicanos 38% de indecisos 38% de monarquicos, el porcentaje de republicanos sube al 38% en los más jóvenes

  18. Anónimo dice:

    Por supuesto que la república, per se, no soluciona todos los problemas de este país… tampoco los soluciona la monarquía.

    Tampoco he dicho que la reública sea garantía de democracia, más bien lo que he dicho es que no existe plena democracia sin república.

    Reitero, la izquierda debe avanzar hacia más democrácia, hacia más implicación ciudadana en la toma de decisiones políticas, es decir, una verdadera soberanía popular sobre las instituciones.

    Ni que decir tiene que este Rey, para muchos ciudadanos menores de 36 años es una imposición, puesto que no hemos tenido posibilidad de decidir libremente quien queremos que representa la jefatura del estado.

    No tengo nada contra D. Juan Carlos, simplemente me gustaría que se sometiera a la soberanía popular y que en este país avancemos en un modelo socio-político más democrático y participativo en la que nadie tenga el puesto asegurado por “acción divina” sino porque se ha ganado la confianza del conjunta mayoritario de la ciudadanía plural y diversa.

  19. karbunco dice:

    El de antes era yo. :)

  20. hasta los huevos de zp dice:

    Pero qué es esto. Un tipo de IU hablando bien de la monarquía. No puede ser, jolines. A dónde vamos a llegar en este pais, hombre. A este paso te vas a oponer a la Ley para hacer bobos(LOE), a defender a los curas malos malos, a FJL, a comprar el domingo en ECI, a ponerte camisa con gemelos, incluso de Ralp Lauren, corbatas rosas con el nudo grande, zapatos con borlas, que te guste USA, a follar los viernes al mediodía, la hostia y qué se yo más e, incluso a valorar lo que van a perder los socialistas con el estatut (de dinero se entiende). Te digo, de esto a criticar al tonto hay un paso. Mira Guerra hoy, joder con el tío, está como tú. Y el Pais, qué me dices, que ya lleva dos o tres en todo el bebe del gobiernillo. Debe ser un error. O la edad. O la comida. Está claro, lo que pasa es que te has caído del caballo, coño. Bueno pero no te preocupes,no pasa nada, ahora vuelve a subir, que hay que seguir viviendo. je je je. Salut y República camaradas (que cutrillo queda, eh).

  21. RicardoRVM dice:

    Bits Rojiverdes. No dudo de que loque dices sea verdad, aunque este tipo de cosas conviene probarlas si se dicen en público. Sin embargo, no contradices mi opinión, sino que sales por la tangente. Porque yo no he dicho que sea monárquico, ni juancarlista, ni nada de eso. Sólo digo que, al contrario de loq ue ocurrría en los años 20, la monarquía no es la raíz de nuestros males, sino que, al contrario, ha contrinbuido a superar algunos de nuestros problemas.

    Soy republicano, pero no creo que acabar con la monarquía sea una urgencia política real de España, ni creo que los españoles tengan hoy una gran preocupación sobre el asunto.

  22. Anónimo dice:

    La simple existencia de la monarquía ridiculiza la democracia. Por no hablar del dineral que se va en mantener al rey, a sus hermanos, primos, tíos, hijos, nietos, sobrinos… Por no hablar de los regalos que recibe de gente interesada en congraciarse con el.

    ¿O acaso teniendo una república habríamos de pagar cada capricho de cada familiar del jefe de estado?

  23. karbunco dice:

    Vamos a ver, lo lógico después de una dictadura de 40 años era haber vuelto al organigrama político anterior al golpe militar franquista.

    Toda la izquierda ( o práctimente toda ) reconocía que re-instaurar la república, el orden pre-franquista, podría provocar un nuevo golpe militar, no era algo descabellado pensar en ello, puesto que el ejército era casi en su totalidad fascista y la iglesia había conseguido un poder absoluto sobre la educación de las nuevas generaciones de españoles.

    La izquierda aceptó la soberanía borbónica y los privilegios dinásticos como mal menor.

    De eso han pasado ya 30 años… y hay que avanzar.

    Hoy el ejercito no es lo que era. La sociedad ( especialmente los menores de 30 años ) no creen en linajes dinásticos ” por la gracia de Dios “… Hoy el y toda su parafernalia sobra y sólo sirve para la prensa del corazón y social.

    Un lujo caduco y hortera que muchos no aguantamos en pleno siglo XXI.

    Y yo no valoro lo buena o lo mala persona que sean en esta familia. Yo lo único que digo es que si se quiere avanzar en una democracia plena TODOS se deben de someter a la soberanía popular y no puede DE NINGUNA MANERA haber cargos vitalicios y hereditarios que no se justifican salvo si de verdad creemos que es la “gracia de DIOS” quien los reclama como garantes de la estabilidad y el orden democrático.

  24. curro dice:

    La simple existencia de la monarquía ridiculiza la democracia,dice uno.

    Lo que de verdad ridiculiza a la democrtacia es: la cantidad de clerigos que viven del presupuesto sin dar cuentas.

    Las mentiras y soflamas que se emiten desde las emisoras controladas por ellos.

    El control de buena parte de la enseñanza por parte de elementos antidemocráticos y con dinero de todos.

    El pasarse por el forro los controles de seguridad en el trabajo, que tantas víctimas acarrea…así hasta mil.

  25. Alguien que es capaz de escribir: “4.- ¿Donde están las masas populares que reclaman el advenimiento de la república?. Es que yo he buscado en Internet las diversas plataformas que existen y me he encontrado sólo con grupúsculos de ultras de izquierdas, manejados por entidades de caracter escasamente democrático como la Corriente Roja y cosas por el estilo.”…

    Alguien así… actúa como Losantos.

  26. JK dice:

    Bien, ahora intervendre yo. No tanto sobre el muchacho que ostenta la corona del reyno de espanya sino de la monarquia y de las ideas. Puesto que Fukuyama se equivocaba y tambien Margaret Thatcher con su TINA (There Is No Choice). Si hay alternativas. Y segun mis principios deberia ser asi. Yo soy de Izquierdas. SOy Socialista. Y como socialista y de izquierdas (al alguno le parecera una redundancia, pero quiero dejar las cosas claras) creo que todos somos iguales. Esto es, en el trato, y en el respeto y en cuanto a derechos basicos y a oportunidades de alcanzar el desarrollo personal pleno en la nacion que nos haya tocado nacer o vivir, seamos de donde seamos, del color que seamos, de la clase social que seamos (porque aun existen la clases sociales, señores mios, aunque no las llamemos asi), etc.

    Por tanto, partiendo del principio de que izquierda es indisoluble de igualitarismo, como reza el viejo lema de la revolucion francesa: Libertad, Igualdad y Fraternidad, pasare a la idea de Republicanismo. Ser republicano es reivindicar la Res Publica. Esto es, la cosa publica, de todos, en la que cada ciudadano (y no subdito, como antes de la revolucion) pueda participar sin sufragios censitarios ni limitaciones a la participacion. La ciudadania comporta que haya un gobierno elegido y que emane del pueblo. Un gobierno al que puedan aspirar a participar todos los ciudadanos de esa “republica” (entendida como el gobierno de la cosa publica). Una monarquia, por definicion es el poder de uno (Mono Arquia). Por principio es contrario a “Res Publica”, en cuanto a restriccion del poder y, además, de a “Democracia” (Demos Pueblo y Cracia Poder).

    Democracia en los tiempos del siglo XIX fue un concepto rompedor que se unia a movimientos radicales. Consistía en apmpliar los derechos ciudadanos a la mayor parte de gentes. Derecho a una vida digna (recordemos los tiempos de las jornadas de 18 horas, los hacinamientos, las enfermedades .. sin leer nada duro, basta leer a CHarles DIckens). Era un concepto que encerraba el progresivo aumento del colectivo de los incluidos en la garantia de sujecion a unos derechos sociales e individuales básicos. Aunque a principios del XX se fuera conviritiendo esa palabra unicamente en el sistema de elección de los gobernantes. Antes significó mucho mas. Al menos hasta la irrupción del socialismo y la apropiación del termino democracia por la burguesia. Una Democracia que por principio era contraria a que uno o unos pocos gobernaran o tuvieran el poder o se situaran en la cuspide del sistema. A eso se le llama, segun recuerdo de aristoteles, aristocracia u oligarquia o dictadura.

    Veamos: Izquierda, CIudadania, Republica, Democracia, Libertad… Derechos para todos nosotros… todo ello esta unido y forma parte de la misma argumentacion: Una sociedad justa, o mas justa que la actual. No solo aqui, sino en todas partes. Y no es posible que en la Jefatura de un estado por el mero hecho de haber nacido en una familia se tenga el derecho a suceder en el puesto a su progenitor. ¿Que derecho le da a una familia a obtener fondos del presupuesto general del estado para ser la primera familia del estado? Me pregunto los dos conceptos de la pregunta, el primero y el segundo. Alguien ha reparado en que es una violacion de los tratados que el estado español firma en cuanto a igualdad de sus ciudadanos? Y que contradice las disposiciones de la constitucion? Señala la igualdad de los españoles ante la ley. Imagino que no deben de ser españoles… vamos, digo yo! Y en cuanto a la justicia, en caso de ser encausados, se veria que ellos tendrian mas derechos que el resto de ciudadanos. Son un par de ejemplos practicos de una teoria solida.

    Aparte de que el rey sea este o aquel. Un profesor, ahora decano de la facultad, nos decia que el señor feudal amigo de los campesinos era doblemente señor. Uno por ser señor y otra por ser simpatico. Porque ademas de mandar sobre sus subditos, estos decian, despues de pasar: pero mira que simpatico es. Es una cuestion de principios. De lo que somos. De lo que creemos. De que queremos hacer con nuestra sociedad y adonde queremos ir. Sin complejos.

    Como dijo George Bernard Shaw “El hombre razonable se adapta al mundo, el hombre irrazonable persevera en su intento de adaptar el mundo a si mismo. Es por ello por lo que todo progreso depende del hombre irrazonable”. Al menos ese ha sido desde siempre el sino de la izquierda en todo el mundo. Parafraseando a otro autor, para llevar a la sociedad a donde ninguna derecha le quisiera llevar.

    Salud i Republica!

  27. tu prima dice:

    richi eres un amor

  28. Anónimo dice:

    Fulminante lo expuesto JK, comparto todo lo que dice en su mensaje.

    Sin duda ha sabido expresar la esencia del republicanismo y la necesidad que tenemos todos los que nos sentimos de izquierdas, por reivindicar su aplicación.

  29. Cajero dice:

    Pedir una republica para España, es de las pocas cosas que le queda a la “izquierda ¿radical?” para distinguirse de los demas partidos politicos.

    !Todos se parecen tanto!

    ¿Quien me sabe decir 3 diferencias entre el PP el PSOE e IU?

    No vale que unos son mas listos, mas honrados que otros.

  30. Ramon dice:

    Me ha parecido divertido este intercambio de argumentos entre Don Ricardo y Don Jaume. DEmoledora la intervencion de juanlu.

    Me queda claro una cosa: la oscuridad que hay detrás del poder, y de esta monarquía parlamentaria, y de ese proceso de transición que tanto vemos en la tele en estos días de conmemoración. Las razones de estado siguen esgrimiéndose como un argumento por parte del poder de una manera tan descarada… Se necesita más transparencia en el ejercicio del poder, pero me parece que a la gran mayoría de los ciudadanos de este(estos) pais(paises)les parece bien delegar el poder en la clase política y que la monarquía rosa siga ejerciendo de imaginario de las masas y de todos aquellos que aspiran a ser princesa.

    Y puestos a elocubrar, yo lo quitaría todo de en medio: al Rey y su familia, y así nos ahorramos una pasta. Y nos la ahorramos porque pienso que no hay que poner a un presidente de la república en su lugar (suponiendo que sea una república como la alemana o la italiana, que nadie conoce el nombre del presidente, porque sino hay que cambiarlo todo todito…). Total, para que responda a intereses partidistas y para que tengamos que ir a votar otra vez más (cosa que parece que al común de los mortales le interesa cada vez menos, insisto, porque la política está delegada y no parece haber acción política más allá del voto en un momento en que el poder económico juega en su propia liga…)

    Gracias por el espacio, den ricardo…

  31. Manuel dice:

    Lo de republicano y juancarlista me suena un poco raro, la verdad. Yo soy republicano, y aunque contra el ciudadano Juan Carlos de Borbón (como le llamó un día alguien de ERC) no tengo nada, contra la monarquía sí lo tengo. No solo porque es una institución anacrónica. Es que me da tres patadas que alguien tenga algún derecho por ser “hijo de”. Sí, ya sé que eso pasa en otros ámbitos, pero por acabar con esas cosas luchamos.

    Es cierto que, en determinados momentos, el ciudadano Juan Carlos podría haber actuado de manera distinta (y mucho peor) a la que lo hizo. Es verdad, pero no siento ningún agradecimiento porque ese señor se comportara como debía. Eso ya va con su sueldo.

    Lo que pasa es que son malos tiempos para la lírica, y creo que hoy por hoy plantear de forma directa como tema de debate la supresión de la monarquía supondría gastar demasiadas energías en algo que, no nos engañemos, afecta en muy poco la vida de la gente. Creo que es más necesario y más rentable (en el sentido de relación entre esfuerzo y recompensa) luchar por mejorar los derechos sociales de las personas que por eso.

    Ahora bien, no renuncio a defender mis ideas republicanas siempre que puedo, y espero que llegue un día en que la opinión pública sea más receptiva a un cambio en la forma de gobierno. Lo espero, pero no será hoy.

  32. currok dice:

    Toda vuestra discursión me parece interesante (quitando alguna tontería como “democracia y república, sinónimios” ay… que mal ha hecho la LOGSE en España) pero, ¿De verdad no tenéis nada más urgente que cambiar que la forma de gobierno? ¿Por qué paises como Holanda o Suecia son felices y avanzados y España no lo puede ser, siendo todas monarquías? Y más preguntas: ¿cada cuanto tiempo hay que hacer referendums para preguntar a la gente sobre el sistema de gobierno? 30 años son muchos, ¡hagámoslo cada 18 o cada 10 o cada 5 o cada año! Y si no sale lo que nos gusta, lo volvemos a repetir y ya está.

    ¿Qué tipo de república queréis? ¿Presidencialista, parlamentaria, federal o bananera, estilo Cuba?

    ¿Quién se inventó la mentira de que una república sale más barata que una monarquía? ¿Por qué la mentira de “otra boca más que alimentar? ¿Alguien ha echado un vistazo, por ejemplo, a la financiación de la presidencia francesa?

    Por ciero Don Jaume… admirar a una persona y defender las ideas contrarias no es incompatible. Yo admiro a Azaña y cosas de Gil-Robles y, como ya habrán adivinado, soy monárquico. Lo cortés no quita lo valiente.

    Y parafraseando a Carlos Rojas, es inconcebible, excepto en el teatro del absurdo, un sistema político que ha fracasado dos veces en los últimos 150 años siga teniendo adeptos.

  33. RicardoRVM dice:

    Coincido plenamente con la opinión de Manuel, dos mensajes más arriba, y reitero que yo no me he declarado republicano juancarlista, sino que alguien me ha llamado así. Yo soy republicano a secas, lo que pasa es que la guillotina se me ha oxidado, no como a otros.

  34. karbunco dice:

    Que yo sepa… aquí nadie ha hablado de guillotinas.

    Después de 40 años de dictadura nacional-catolicista no se volvió al modelo de estado previo al golpe militar… Por tanto considerar que decir que la transición ha concluido no es hacer honor a la verdad.

    Endiendo que en aquel momento, con un ejército falangista y con la gerarquía católica controlandolo todo, ejerciendo su poder sobre una población sin estudios y adoctrinando a las nuevas generaciones en las escuelas, era muy arriesgado reivindicar la reinstauración del sistema democrático pre-golpista. El miedo a un nuevo levantamiento militar hizo que se tomaran por buenos los acuerdos alcanzados.

    Han pasado 30 años, la situación ya no es igual a la que la que se encontraron los republicanos en el 75… todo a cambiado mucho y nuevos españoles hoy somos adultos con más de treinta años que queremos decidir y queremos ir avanzando hacia una verdadera democracia que anteponga los intereses ciudadanos a los intereses dinásticos y doctrinales.

    Siempre van a haber temas más urgentes y que son más apremiantes para resolver los problemas del día a día… una cosa no quita la otra.

    Prescindir de la monarquía representa mucho más que el no reconocimiento del linaje dinástico. Representa la soberanía popular sobre los símbolos de representación del estado y los valores que este debe transmitir.

    El rey representa los valores belicistas, católicos y tradicionalistas que a muchos no nos representan y que no vemos que representen los valores de la ciudadanía española actual.

    Treinta años después de la muerte del dictador, muchos consideramos que es el mejor momento para retomar el discurso político que apueste por la república y espero que este discurso cada vez vaya calando más en distintos sectores ideológicos de la sociedad.

    Tenemos una sociedad mucho más preparada que la que dejó la dictadura, una ciudadanía que poco tiene que ver con los valores que representa la monarquía y que es justo y necesario que decida sobre los símbolos de representación del país al que pertenece.

  35. RicardoRVM dice:

    Que yo sepa… aquí nadie ha hablado de guillotinas.

    Pincha la página de Jaume, Karbunko, y verás la guillotina ilustrando su artículo. Y ahora la tiene abajo, más pequeña, epro hasta hace muy poco, la tenía como ilustración principal del artículo.

  36. La utilización de imágenes impactantes con el propósito de no dejar indiferente a potenciales lectoras/es y así atraer su atención sobre el texto, es una técnica muy habitual. Y no pasa nada.

    Si hubieras leído el texto, verías que en el segundo párrafo de la respuesta a la pregunta número 10, desecho explícitamente el uso de la violencia contra las personas que encarnan la institución de la monarquía.

    Son personas. Simples, vulgares, dignas y llanas personas. Seres humanos. Cuyos derechos defendería incluso con la vida. Por tanto, siempre condenaré el recurso a la “solución francesa” para la monarquía. Pena de muerte no, nunca, para nadie. Lo dice tu propia página -y lo suscribo al 100%-. Matar es matar.

    No deseo ningún mal para Juan Carlos ni para los suyos… simplemente, un cambio de profesión, por el Bien Común.

    ¡Salud y República!

  37. RicardoRVM dice:

    Ya, pero la guillotina ilustra un artículo tuyo que se titula “Contra la monarquía”. Y una imagen vale más que mil palabras.

  38. currok dice:

    Me sigue admirando una cosa: proclamáis que el rey es heredero del nacional-catolicismo, del belicismo y de nosecuantosismos… y estáis equivocados. Puede que la monarquía de 1975 lo fuera, pero desde el momento que el Rey eligió no seguir los dictados del Dictador (valga la redundancia) y su Ley Orgánica del Estado de 1966, eso se cortó. La monarquía que emana de la constitución del 78 sólo se parece a la otra en que está detentada por la misma persona.

    Item más: seguís identificando “república” y “democracia”. ¿De dónde os sacáis esa identificación? Que yo sepa la Alemania comunista era una república, o la Camboya de Pol-pot o la Corea de Norte actual, por no hablar de Cuba. ¿Dónde está el régimen democrático en esos paises? A base de repetir esa falsedad parece que los únicos receptores de la democracia en el mundo solamente pueden ser los republicanos y no es es eso, no es eso.

  39. karbunco dice:

    Vamos a ver, reitero que la democracia no la da la república, pero lo que está claro es que no puede haber democracia plena sin republica.. por enesima vez lo repito.

    No se si te refieres a mi, pero yo no he dicho que la monarquía represente el nacional-catolicismo de franco, si que he dicho, que representa estamentos anacrónicos en pleno siglo XXI.

    La figura del Rey representa el poder de la fuerza militar por encima del poder popular, la doctrina católica, la gerarquía dinástica y la pleitesía a un linaje sagrado.

  40. currok dice:

    No me refería a usted, Don Karbunco, en concreto, pero ya que me da el pie… ¿No puede haber democracia sin república? ¿en Holanda no hay democracia plena, o en Noruega o en Suecia? Joer, pues mira que bien lo disimulan los tios.

    ¿La figura del Rey representa la doctrina católica? Mmm… debes estar pensando en la monarquía del reino unido, donde la Reina Isabel II es la cabeza de la Iglesia… Anglicana. Fíjate lo poco que tiene que meter ahí el Rey que no ha hecho como Balbuino de Bélgica, que se “abstuvo” cuando el gobierno proclamó la ley del aborto (¿o era la del divorcio?). El Rey lo es de todos los españoles. Lo de la “fuerza militar”… sinceramente, ¿tu ves hoy en día al Rey sacando los tanques a la calle? No, claro.

    Por último decir que yo a la monarquía no la veo anacrónica, sino ucrónica. Es algo que permanece fuera de modas, de manifestaciones “espontaneas”, de cambios de gobierno o de intrigas políticas. Es lo que permanece mientras todo lo demás cambia. Y seguirá así mientras siga demostrando su utilidad como el rey lo ha hecho durante los 30 primeros años de su reinado. ¡Felicidades Majestad! :)

  41. karbunco dice:

    Pues sí, así lo creo sineramente, no hay democracia plena si la soberanía popular no está por encima de todos los estamentos y no puede decidir activamente sobre sus representantes.

    Que considere que no hay democracias plenas, no quiere decir que esté diciendo que esos países que mencionas sean dictaduras… sólo quiero decir lo que digo y se hace falta aclararlo se aclara tantas veces como sea necesario.

    Por supuesto que entiendo que el rey simboliza el linaje sagrado, la pleitesía ciudadana a unos valores bélicos y religiosos que él y su dinastía representan.

    Muchos de los actos a los que acude están cargados de simbolismo bélico y religioso propio de épocas pasadas, eso sin contar la ostentación de lujo hortera que le acompaña.

    Avanzar en una democracia es prescindir de privilegios dinásticos y de parafernalia confesional y belicista que hiere la sensibilidad de muchos españoles que no tienen la posibilidad de ser tenidos en cuenta y de ese modo poder elegir a la persona que represente valores más universales como la cultura o el respeto a la diferencia.

  42. RojiVerde dice:

    30 años es mucho, demasiado (V)
    Las responsabilidades de un rey irresponsable
    Agustín Morán
    La Haine

    Esta versión que, como tantas otras, es compartida por la derecha y la izquierda parlamentaria españolista, no tiene verosimilitud. Desde hace 24 años, a través del ninguneo y el silencio se ha sepultado cualquier interpretación distinta a la oficial acerca del papel del rey en la trama del 23-F. Una de estas opiniones es la del Coronel Amadeo Martínez Inglés publicada en la revista “Ardi Beltza”, acosada hasta su desaparición por el gobierno español.

    Los golpes militares no se inician jamás a las seis de la tarde; las fuerzas que intervienen en un golpe militar nunca dan vivas al jefe del estado, contra el que atentan, en el curso de su ilegal operativo; los tanques que utilizan las Unidades rebeldes comprometidas en un golpe militar siempre llevan sus “santabárbaras” a tope de munición y sus tripulaciones armadas hasta los dientes; el primer objetivo en un golpe militar es siempre, siempre, el palacio o residencia oficial del jefe de Estado; los presuntos golpistas en una acción militar contra el Estado nunca, nunca, dejan al jefe del mismo libre en su palacio y con todas sus comunicaciones con el exterior abiertas para que pueda reaccionar cómodamente contra sus enemigos; los dirigentes de un golpe militar jamás llaman por teléfono al jefe del Estado contra el que teóricamente están actuando para tratar de explicarle sus movimientos futuros y, menos todavía, para obedecer sin rechistar sus órdenes; los primeros movimien tos de carros de combate en un golpe militar se dan siempre en la capital de la nación y no en la de una provincia periférica situada a más de trescientos kilómetros de distancia; los tanques rebeldes nunca, salvo que Gila ordene lo contrario, respetan los semáforos y las reglas de circulación, todo lo contrario, intentan alcanzar cuanto antes sus objetivos (palacio real o presidencial, palacio de justicia, centrales telefónicas, de radio, de televisión, banco central etc., etc.) importándoles un comino los accidentes o bajas entre la población civil.

    Y, por último, es absolutamente improbable que en un golpe militar el presunto jefe de los golpistas lleve en el bolsillo de su uniforme una lista de su futuro gobierno (para hacerla pública si triunfa la asonada) formado curiosamente no por militares o civiles golpistas de su entorno sino por políticos pertenecientes a partidos del propio sistema contra el que se está actuando ilegalmente.

    Visto todo lo anterior, que además es de elemental sentido común, resulta meridianamente obvio que aquí el famoso 23-F, del que ahora se acaba de cumplir su vigésimo aniversario, no tuvo nada que ver con una verdadera y tradicional intentona castrense; por mucho que se intente zanjar la cuestión apoyándose en el incuestionable veredicto de los micrófonos de la radio o las cámaras de televisión, en el carácter inestable y violento de Tejero o en las chapuzas y traiciones de sus dos teóricos dirigentes: los generales Armada y Milans del Bosch. Nada de eso es determinante. Además ni el antiguo preceptor del Rey y luego secretario de su Casa, el todavía vivo marqués de Santa Cruz de Rivadulla, ha sido nunca un tonto de capirote, un loco visionario, un irresponsable o un traidor (más bien todo lo contrario) ni el ex capitán general de Valencia (uno de los generales con más carisma dentro del ejército franquista) tuvo nunca sus neuronas profesionales al nivel de las de un pobre cab o furriel.

    Si ambos montaron al alimón un complejo tinglado político-militar al margen de la Constitución (que fue en definitiva lo que salió a la luz el 23-F) para salvar la corona española (los dos eran fervientes monárquicos) fue pura y simplemente porque su señor, el rey Juan Carlos, perfectamente enterado tanto por ellos mismos como por los servicios de Inteligencia del estado (CESID) y la cúpula militar (JUJEM) del operativo golpista (éste si de verdad) que preparaban para principios de mayo los militares más radicales de la extrema derecha española, les pidió con urgencia la puesta en marcha de esa maniobra; que debería desactivar, cuanto antes y como fuese, ese peligro real y absoluto que amenazaba en primer lugar a su propia persona, y después a su corona, y, por último, al régimen de libertades instaurado trabajosamente en España a partir del 20 de noviembre de 1975.

    La operación palaciega, consensuada con los principales partidos políticos y con vocación de pasar por “constitucional”, salió mal entre otras cosas porque su más alto valedor, el rey, víctima de un ataque de miedo insuperable al enterarse por sus ayudantes de la barrabasada de Tejero en el Congreso, se desmarcó inmediatamente de ella a través de un doloroso “coitus castrensis interruptus” que dejó a sus fieles edecanes de palacio y conseguidores reales, señores Armada y Milans, con el trasero al aire, con el plumero de sus uniformes de gala bien visibles y, en definitiva, perfectamente preparados psicológicamente para pasarse una larga temporada a la sombra en alguna lóbrega prisión militar. Aunque hay que reconocer, en honor a la verdad, que la chapuza borbónica resultó al final muy provechosa para el sistema democrático español y para desmontar de una vez el franquismo latente en los cuarteles.

    Esto fue así, por mucho que durante veinte años a los españoles de a pie se les haya venido contando una historieta de buenos y malos, demócratas y fascistas, de militares y civiles, de vencedores y vencidos, de militares golpistas nostálgicos del anterior régimen (que los había y muchos pero que no llegaron a actuar afortunadamente ese emblemático día de febrero de 1981) bastante chapuceros y, sobre todo, de un señor con corona, valeroso e inteligente como pocos (aunque luego se ha sabido que su santa esposa lo pilló llorando a moco tendido en el dormitorio después de lo de Tejero), curiosamente vestido de general del ejército español como los presuntos cabecillas del evento que, con un breve (aunque tardío) mensaje televisado lograría salvar “in extremis” al Estado de una nueva dictadura militar. Desde luego, la desfachatez de los políticos, de los que gobiernan, de los poderes fácticos del sistema, de sus lacayos, de sus cipayos, de sus altavoces mediáticos, de su subordin ados de toda su laya

  43. currok dice:

    Hombre, también te puedo pegar yo una historia de los Raelianos, aparecida en la revista Mas Allá de 2004, que dice que la Tierra se terminará en 2007 cuando los extraterrestres vengan a rescatar a Carlos Jesús con diez millones de naves y tal… pero tampoco sería verdad, ¿no? Y es que hay pirados por todos lados, no solo en el Ejercito Español.

  44. Gerardo dice:

    Hola pues yo no tube la gracia de ser español … mis padres son mexicanos y mi familia se mudo a españa cuando yo tenia 2 años y he vivido 30 años en españa ..asi que me puedo creer mucho mas español que muchos de los llamados republicanos.. les puedo decir que entre Don Juan Carlos y un presidente mexicano, americano o europeo… he vivido 2 años en mexico, 1 año en USA y 2 años en la republica francesa …y actualmente vivo en madrid… me quedo con Juan Carlos … osea Yo me considero republicano mas no idiota y tampoko soy extremoso … puede haber democracia con monarquia … como dictadura con republica … creo que los pueblos son el resultado de su historia y como lei alguna vez… tan inviable es una monarquia en USA como una republica En España … el rey no cuesta a como nos quieren hacer creer .. preguntenle a Mexicanos, Franceses, y Estadunidenses …. yo creo creo que LA REPUBLICA es un recurso de partidos sin esencia que ya no hayan otra forma de llamar la atencion que criticando el Modelo de estado .. este pais ha conocido la paz y la tranquilidad ( exeptuando ETA) de mano de la monarquia asi que para que cambiar algo que funciona … la monarquia son como los consejos de mama, anticuados, pasados de moda y aveces se ven como una carga. pero bien que funcionan. yo creo que la monarquia llego para quedarse .. republicanos los respeto como cualquier español. pero dejen de decir mentiras y conjeturas de que si el juancar es culpable de esto de aquello. solo ven la paja en el ojo ajeno o que no recuerdan que las dos ultimas republicas han desatado las mayores matanzas que ha conocido españa .. sobre franco no opino ya que ESTA MUERTO Y ENTERRADO BAJO DOS LOZAS EN EL VALLE DE LOS CAIDOS .. es malo hablar de los muertos ya que ellos no pueden defenderese. Ademas que falta de memoria tienen los “republicanos” Si no fuera por la monarquia no Existiria la España que ahora quieren hacer Republica)recuerdan que españa nacio de la union de dos coronas… ademas creo que los republicanos son como los comunistas… quieren imponer sus ideas en suspuestos que nunka han funcionado me doy a la idea de mandar a todos los republicanos a euskadi y cederles el poder ahy que construyan su republica bananera o anarquista o comunista o social o etc. y veran que en menos de 10 años estarian en guerra civil y emigrando a españa…. la corona debe permanecer sobre todas las epocas..

    respeto todas las ideas y pues les dijo que cada quien puede expresar lo que le venga en gana ..

    shalom ( se me olvido decir, soy judio)

  45. JUAN dice:

    Cuando nos mienten los demás no deja de ser un mero accidente; el verdadero drama se desencadena cuando nos mentimos a nosotros mismos por comodidad.

    SALUD REPUBLICA

  46. JUAN dice:

    Cuando nos mienten los demás no deja de ser un mero accidente; el verdadero drama se desencadena cuando nos mentimos a nosotros mismos por comodidad.

    !SALUD Y REPUBLICA!

  47. Juan dice:

    Sólo hay una cosa más grande que la libertad, el odio a quién te la quita!!!

    SALUD Y REPUBLICA

  48. ruperta dice:

    La monarquía se mantiene en España a base de propaganda y de mentiras de medios de comunicación y de políticos de derechas y de izquierdas que quieren a toda costa que este regimen ilegal siga.Si la propaganda y la mentira desaparecieran y la verdad y la oposición a la monarquía no tuvieran trabas cuatro horas, no más ,serían suficientes para terminar con ella.Motivos hay ilimitados,chanchullos,golpes del 23F,corrupción implicado juan carlos con tantos ladrones de alto robo y que están cumpliendo condena.Algún día, y espero no lejano sabremos la verdad de este personaje y su abundante y holgazana familia

  49. ruperta dice:

    La monarquía se mantiene en España a base de propaganda y de mentiras de medios de comunicación y de políticos de derechas y de izquierdas que quieren a toda costa que este regimen ilegal siga.Si la propaganda y la mentira desaparecieran y la verdad y la oposición a la monarquía no tuvieran trabas cuatro horas, no más ,serían suficientes para terminar con ella.Motivos hay ilimitados,chanchullos,golpes del 23F,corrupción implicado juan carlos con tantos ladrones de alto robo y que están cumpliendo condena.Algún día, y espero no lejano sabremos la verdad de este personaje y su abundante y holgazana familia

  50. rafael martin dice:

    Ricardo, Felicidades por tu blog. Te adjunto una entrevista sobre Letizia Ortiz del autor del libro Letizia Ortiz, una republicana en la corte de Juan Carlos I.
    No tiene desperdicio. A ver si la puedes colgar en tu blog.
    Rafael Martin

    «Letizia Ortiz es el caballo de Troya de los Borbones»

    El libro Letizia Ortiz. Una republicana en la corte del Rey Juan Carlos (Editorial Chronica), del que se llevan ya tres ediciones, está escrito por el periodista catalán Isidre Cunill. La obra no sólo ha dejado al descubierto el escandaloso pasado de la Princesa de Asturias sino que ha abierto un boquete en la línea de flotación en la Monarquía Española. Nunca antes se ha había discutido con tanto aperturismo sobre la Casa Real, el papel controvertido del Rey, la falta de preparación del Príncipe y el futuro de la Monarquía Española. Su autor ha sido entrevistado por Kaosenlared y afirma «no he pretendido escribir un libro que viva del escándalo sino que las verdades que aporta y el tratamiento que hace del futuro de una familia obsoleta es lo que ha encendido la polémica ».
    ¿Se le acusa de que ha escrito falsedades sobre Letizia Ortiz?
    Todo lo que he escrito está contrastado y para ello he citado a todas las fuentes. Pero este no es un libro sólo sobre Letizia Ortiz, es un libro sobre el futuro de la Monarquía Española, y eso es lo que duele. El problema de este país es que la prensa está sometida al poder y el poder que lo ejerce todo impide que se hable con libertad de temas que incitan a la polémica. A mí lo que verdaderamente me duele es haber escrito un libro que un grupo de periodistas, que viven a la sombra del poder, no han sabido leer. Como este libro dice verdades están tratando de silenciar, tergiversar y cambiar el contenido del libro. Letizia Ortiz tiene un pasado y como dijo Juan de Borbón, padre del Rey, el pasado se torna presente. Y es el Príncipe, el responsable todo este embrollo por el pulso al que sometió a sus padres.
    ¿Le han vetado en algún medio?
    Sí, pero si haber leído el libro. Este es un ensayo valiente. La prueba de que si hubiera algo falso en el libro es que hoy no estaría hablando con ustedes. El silencio viene por aquel dicho de que cuando «el río suena, agua lleva». Muchos medios han recibido presiones directas para que silencie el libro.
    El informe del CNI ha dado mucho que hablar. ¿Puede usted afirmar que el documento es verdadero?
    En el fondo del Informe estoy totalmente de acuerdo. Es cierto. La forma en que llegó a nuestras manos plantea dudas porque mi investigación me ha hecho llegar a la conclusión de que el informe que me llegó a mí está capado. Y aquí surge una de las preguntas que planteo en el ensayo: A quién interesa desacreditar a la Princesa de Asturias ¿Desde el interior de Zarzuela? El fondo de ese informe es verdad pero no lo hemos reproducido porque sería revelación de secretos de Estado y esto está penado en este país. Pero cualquier padre quiere saber quién se va a casar con su hijo, máxime si este es el heredero al trono.
    ¿Ha silenciado algo en el libro?
    Todo aquello indemostrable. Dispongo de mucha información que de haberla publicado habría supuesto una bomba de relojería pero que por prudencia informativa y por responsabilidad, por no haberla podido contrastar y verificar del todo, he decidido no introducir. Ahora me llega mucha información de personas anónimas que corroboran lo que he investigado.
    ¿Reinará Felipe VI?
    Desde que el 8 de Mayo de 2010, Don Juan Carlos I fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital Clínico de Barcelona para extirparle «un tumor benigno» del lóbulo pulmonar derecho —dicho sin rodeos, de un cáncer de pulmón—, los rumores que siempre circulan alrededor de la Casa Real y a sus miembros, se dispararon. En esta ocasión no fue por devaneos amorosos, divorcios, bodas, bautizos y comuniones reales, ni tampoco sobre modelitos de tal o cual diseñador —aunque la prensa del corazón siga dale que te pego con ello—, pero gracias a Dios hay otra algo más seria que se hace eco de la auténtica preocupación de los «otros» ciudadanos de este país. Esa inquietud viene ahora de sectores que ven más allá de lo simplemente mundano. La duda nace por aquello que muchos llevan tiempo preguntándose y que incluso ha dado lugar a artículos y titulares de libros de ensayo sobre la monarquía: ¿llegará a reinar Felipe VI? Por supuesto la respuesta es obvia al noventa y nueve coma nueve por ciento —el 0,1 % restante lo dejamos en las manos del destino—: Sí, pero ¿de qué manera, en qué condiciones y bajo la influencia de quien? La delicada salud del Monarca, la cual por mucho que se quiera ocultar, no es tan buena como parece, es realmente —nunca mejor dicho— preocupante para el futuro de España.
    Pero la pregunta del millón es: ¿si la salud del Rey es tan preocupante como se especula y a punto de cumplir los 73 años, por qué no deja paso a su heredero Felipe de Borbón? Hay dos respuestas posibles a esta cuestión: la primera es que aquel nódulo era ciertamente tan benigno como se dijo en su momento y Don Juan Carlos I goza de la fortaleza que siempre ha demostrado; y la segunda es que no se fía de lo que vendrá tras él. Su padre abdicó en su hijo, —aunque las circunstancias eran muy diferentes—, cuando este tenía treinta y nueve años, y ya era Rey por obra y gracia de Francisco Franco, y Don Juan 63, diez menos que su Príncipe de Asturias. Sin ir más lejos, el abuelo de Juan Carlos de Borbón, Alfonso XIII, asumió el poder con solo 16 años y renunció en favor del Conde de Barcelona, cuando contaba 55 años y, el teórico Juan III, veintiocho. Remontándonos al bisabuelo Alfonso XII, éste abandonó la corona con sólo 27 años, eso sí, aquí tuvo la culpa la tuberculosis y no la República. Y de esta manera podríamos hacer moviola hasta llegar a Felipe V, el primero de esta dinastía Borbónica y que casualmente lleva el número ordinal anterior al que le tocará a Don Felipe de Borbón y Grecia cuando asuma el trono. Felipe V es el monarca Borbón que ostenta el record de los borbones de permanencia en el trono, 45 años y tres días, eso sí con un pequeño paréntesis en el que abdicó voluntariamente a favor de su hijo Luis I, que sólo permaneció en el trono siete meses, en este caso la viruela lo trasladó al panteón de los Reyes. Luis se había casado con la francesa Luisa Isabel de Orleans, una Reina no bien vista en la corte por su conducta extravagante. A la muerte de Luis I, Felipe V reasumió el cargo, y envió a Luisa Isabel de regreso a Francia a cajas destempladas. Cuantas similitudes da la vida. ¿Querrá Don Juan Carlos batir el record de permanencia? ¿O tal vez la actuación de aquel primer Borbón le ha dado en que pensar? Quién sabe. Lo auténticamente cierto es que hoy por hoy, en el año 2010, el heredero Don Felipe va para los 43, sano como una roca y con descendencia regia en su haber, aunque de momento sea femenina, en cambio, su padre, el Rey Juan Carlos I está a punto de cumplir los 73 y saliendo de una más que delicada operación quirúrgica. A partir de ahí lo que sucede solo está al alcance de unos pocos, al resto de mortales solo nos queda esperar o contratar una pitonisa con bola de cristal incluida.
    Hace unos años, durante un viaje al extranjero, el Príncipe Felipe conversó en el avión con los periodistas que le acompañaban. Fue una conversación informal que sorprendió por la naturalidad con la que se manifestaba el heredero a la Corona. Sus declaraciones no fueron publicadas jamás pero el Príncipe dijo, para asombro de unos y otros, que no daban crédito a lo que escuchaban «que le resultaba muy difícil racionalizar en pleno siglo XXI la justificación del sentido de la monarquía». Lo decía alguien que estaba recibiendo la formación adecuada para convertirse en el monarca de un país que va hacia la desmembración a pasos acelerados. Cuando el príncipe se retiro, fueron muchos los que a susurros criticaron la declaración del príncipe recordando el «sentido del deber» del que hace gala Don Juan Carlos, consciente de que España es ante todo más juancarlista que monárquico y que considera que la Corona, para pervivir y afianzarse, debe legitimarse día a día a través del buen comportamiento de todos los miembros ―directos y acólitos― que integran la dinastía.
    Para muchos, la monarquía más importante de Europa, está en manos de la clase plebeya gracias a una boda «por amor». Un caballo de Troya ha entrado en la Zarzuela por la puerta grande.

  51. mitxel dice:

    @rafael martin: oiga, y además de la entrevista, ¿no nos podría transcribir algún escándalo sexual de la princesa?

  52. sukoi-27 dice:

    @mitxel: Huy que leo, Don ricardo defendiendo ala corona… como pasa el tiempo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.