Estaba dicho que, si el nuevo Estatut prosperaba, nos acarrearía males sin fin: se resentiría la economía, se quebraría la convivencia y la Catalunya de nuestros hijos quedaría lejos de la que hemos podido disfrutar sus padres y sus abuelos. Sería un cambio como los del Egipto de los faraones, cuando llegaba el tiempo de las vacas flacas.

JOSEP PERNAU

Sigue en El Periódico de Cataluña, que desde el pasado lunes, ya no se vende en el Opencor de Vallehermoso, Opencor en el que ya no compro nada, en vista de lo cual.

Venga... meta ruido por ahí