Los residuos de las obras de la ampliación del metro a Villaverde terminan volcados en el Parque Regional del Sureste, una zona donde están prohibidos los vertidos de cualquier tipo. La denuncia parte de IU, que considera que el parque, en la parte de Ciempozuelos, se ha convertido en un “vertedero”. La Consejería de Medio Ambiente contesta que los vertidos procedentes de las obras del metro forman parte de un plan para recuperar una gravera. “Una vez rellenada con los escombros, será sellada y se plantará encima”, explican desde Medio Ambiente.

Los usos dentro del Parque Regional del Sureste están incluidos dentro del Plan Rector de Uso y Gestión del parque, que será aprobado en breve y que ahora mismo está en periodo de alegaciones. En ningún caso este nuevo plan, ni tampoco la normativa anterior, permite los vertidos dentro de este parque, que se extiende por Rivas Vaciamadrid, Getafe, Pinto, San Martín de la Vega, Valdemoro, Ciempozuelos, Titulcia, Arganda, Velilla y Mejorada.

Sigue en El País