Las listas de esperanza

Posted · 8 Comments
Anda, que vaya par de dos.

Y lo digo sin ironías, porque cuando las cosas hay que reconocerlas, pues hay que reconocerlas, qué caramba. Esperanza Aguirre ha puesto en marcha iniciativas innovadoras para reducir las listas de espera y ha redefinido, el concepto de espera, e incluso el propio nombre de estas listas que a partir de ahora se llamarán “listas de esperanza”, porque la espera no comienza ya, como dicta la razón, cuando el médico prescribe la operación, sino, como dicta el decreto de Esperanza, cuando el paciente es sometido a las pruebas preoperatorias y anestésicas.

Por decreto ha sido este cambio tan gracioso. En cualquier caso, y por si esto fallare, se dice que la presidenta, que está en todo tiene un plan B, que consiste en empezar a computar la espera en el momento en el que el cirujano comienza a lavarse las manos. E incluso, si esto también fracasare, porque ya se sabe, los cirujanos son todos rojos, ateos y malhablados, y podrían decidir lavarse las manos indefinidamente al objeto de perjudicar a Esperanza y a España, que viene a ser lo mismo, se dice que la presidenta tiene un plan C: regular la duración de los meses mediante un decreto que establezca que la duración del mes natural es el periodo de tiempo que transcurre desde la prescripción de la operación hasta que ésta efectivamente se produce.

Para comunicar estas soluciones innovadoras e imaginativas a los problemas que aquejan a la sanidad madrileña, Esperanza Aguirre se ha gastado un millón de euros en publicidad. Así piensan convencer a la ciudadanía de que el vecino ese que lleva año y medio esperando a que le operen en realidad lo que espera es el autobús -que va con mucho retraso, pero es culpa de los ayuntamientos no de la comunidad-, y que al tío Paco, lo que le pasa es que no sabe contar, porque no lleva tanto tiempo como dice a las puertas del quirófano. Esto para que luego digan que los políticos no cumplen con su compromisos.

8 Responses to "Las listas de esperanza"
  1. Anónimo dice:

    Por cierto, según dijo esperanza son dos millones de euros en publicidad.

  2. RicardoRVM dice:

    Ah, pues me he equivocado.

  3. Mikimoss dice:

    La estrategia consiste en prometer una cosa dificil, conseguir una más fácil, redefinir ésta última como si fuese la primera y esperar a que la plebe se lo trague. Una modificación del viejo método de tomar a la gente por imbécil. Nunca falla.

  4. Suleo dice:

    Espenza, Esperanza es lo que necesita el pueblo de madrid, entre tanto transfugismo e inoperancia Esperanza, Esperanza…
    Salud.

  5. Macassar dice:

    Bueno, esto está muy bien: igual que tenemos los “minutos Metro” (esos que cuentan los contadores de los andenes, que, según convenga, son de 60, 70 o hasta de 80 segundos), ahora tendremos los “meses Espe”, que podrán ser de 40, 60 o incluso 90 días.

    Del desfase solar y demás no hay que preocuparse, porque en FAES ya están formando un cuerpo de especialistas en Negación de la Realidad.

    Por cierto, el Vampi-rrata de la foto sí que da miedo (“¡Lámela, lámela!”).

  6. Zeppo dice:

    Pero que panda de ateos, rojos, masones, frentepopulistas y judíos (ahora no recuerdo si son amigos o no, pero en tiempo del caudillo y los reyes católicos no lo eran. No seamos más papistas que el papa). Deberían ustedes saber, tipejos de IU, que los treinta días empiezan a contar en el momento en que el anestesista comienza su trabajo en el quirófano. A partir de ahí, con el mandil verde, ya me dirán ustedes si tardan o no más de treinta días.
    ¡¡Si es que son ustedes de un rojo que no se puede aguantar!!

  7. The Man from Madagascar dice:

    Que poca imaginación de la de Esperanza y sus amiguetes. Con ese tejemaneje podrían haber reducido la lista de espera a 30 minutos. ¡Pero que poca imaginación!

  8. eduardo rod dice:

    Es que la Aguirre manda narices. Pone la cara de “mosquita muerta” y se cree con derecho a decir (y, por lo visto, firmar) las mayores tonterías. ¡No tiene que ser nadie!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.