Ni un euro más para la iglesia

Posted · 9 Comments

El otro día, el Gobierno señalaba, en respuesta a la solicitud de IU de revisar los acuerdos con la Santa Sede, especialmente en lo que respecta a la financiación de la Iglesia, que el PSOE no llevaba en su programa electoral revisión alguna del sistema de financiación, y que por ello, de momento, las cosas quedarían como están. Al margen de que estemos de acuerdo o no con esa postura, parece razonable que el Gobierno no quiera abrir esa polémica: pues bien, sorprendentemente, la polémica ha sido abierta por los propios obispos, que dicen que con lo que el Estado les pasa no es suficiente y que quieren más. Ahora, el Gobierno tendrá que responder, y si los obispos quieren negociar, habrá que negociar. O no. Porque España es un estado laico -les guste o no a los obispos- que es exactamente lo mismo que aconfesional. El estado no tiene por qué financiar a ninguna de las confesiones religiosas presentes en nuestro país, o al menos, no puede favorecer a una sobre las demás, sobre todo cuando la que exige privilegios -con muy malos modos, por cierto- está en pleno proceso de decadencia, frente a otras que están en proceso de expansión. Y como no sería razonable, ni económicamente sostenible que el estado financiase a todas las confesiones religiosas en la misma medida que a la católica, pues lo mejor que puede hacer el gobierno español es informar a la Iglesia católica de que el próximo ejercicio fiscal tendrán que pedir directamente a sus fieles lo que éstos le están pasando ahora mismo a través del IRPF. Así, sabremos cuál es en realidad la presencia de la religión católica en nuestro país, y hasta dónde están dispuestos a comprometerse los católicos con su jerarquía.

Si no lo han hecho todavía, pásense por aquí.

9 Responses to "Ni un euro más para la iglesia"
  1. Radikal dice:

    ¡Al cien por cien con tigo!

    La iglesia ha perdido por completo la morfología cristiana que debería de tener. Su naturaleza ha degenerado como la del hombre, convirtiéndose en una multinacional más, un negocio que muchos querrían pillar. Y eso no me lo pueden negar los creyentes. La iglesia, el opio del opio. -tiene huevos la cosa.-

  2. Berlin Smith dice:

    No siendo sospechoso de simpatía a las sotanas, creo que el asunto es más complejo.

    No tengo nada en contra de que las personas financien sus creencias religiosas a través de una casilla del IRPF si se hace en pie de igualdad con el resto de confesiones y los famosos “otros fines de interés social”. Es decir, que deseo ponerle una crucecita a la Cruz Roja o a Amnistía Internacional en vez de a la Iglesia Católica o a “algo que el estado decide por su cuenta”.

    Si se nos permite discrecionalidad en el gasto, facilitaría a las organizaciones sociales competir entre sí por los fondos que los ciudadanos asignen libremente, algo sano y que sin duda sería útil. Sería divertido ver si los españoles prefieren financiar Cáritas y no directamente a la Iglesia. O a Médicos sin Fronteras y no a la Iglesia. Lo mismo es válido si fuera adventista del séptimo día o seguidor de Confucio.

    Adicionalmente, se debe reconocer que el patrimonio artístico y arquitectónico que posee o custodia la Iglesia es excepcional y de extaordinario valor para todos, creyentes y no creyentes, y eso requiere formas de financiación: su conservación es tarea de todos al igual que su disfrute es colectivo.

    En fin, la cuestión no es si más o menos dinero, sino el mecanismo de toma de decisiones y la igualdad de oportunidades: si los españoles quieren darle du dinero a los curas o a los mullahs, es su problema, pero que quede claro, cuánto, cómo, a quien y que todo el que tenga derecho a pedirlo tenga la oportunidad. Nos queda el para qué, pero eso es otra cuestión.

  3. ZetaPe dice:

    Como apuntan los de Juanito Grillo, que se autofinancie la Iglesia… pero también los partidos políticos, los sindicatos, las ONGs… ¡que ya está bien de financiar a los que no son de nuestra cuerda!

  4. irichc dice:

    “La iglesia ha perdido por completo la morfología cristiana que debería de tener. Su naturaleza ha degenerado como la del hombre, convirtiéndose en una multinacional más, un negocio que muchos querrían pillar”.

    Perdón, me he perdido. Si la Iglesia es una multinacional, ¿cada cuánto reparte dividendos y quiénes son los socios beneficiados? Agradeceré respuesta seria a la mayor brevedad.

  5. No es lo mismo laico que aconfesional.

    Laico es sin religión, aconfesional es sin religión oficial. Así, en un estado laico, todos son oficialmente laicos, igual que en un estado cristiano todos son oficialmente cristianos.

    En un estado aconfesional podemos ser cristianos los que queramos, musulmanes los que les apetezcan y ateos quienes quieran.

  6. Anibal dice:

    Muy bien la diferenciacion entre estado aconfesional y laico. Pero mas que una guerra de terminos, esto es, como casi todo, una cuestion de poder economico e influencia social. Y lo que no se puede tolerar bajo ningun concepto es que una opcion religiosa, en este caso la catolica, se vea financiada, en el caso de que lo necesite, de forma integra por el estado. Es decir, que lo que no pagan los feligreses, lo paga el estado. Invita la ciudadania. Pues no. Eso se tiene que acabar cuanto antes. Lo que digo siempre: el que quiera curas, rabinos o imanes que se los pague.

  7. rotops dice:

    Hay un error de concepto en el planteamiento o, por lo menos, eso parece: De la frase “informar a la Iglesia católica de que el próximo ejercicio fiscal tendrán que pedir directamente a sus fieles lo que éstos le están pasando ahora mismo a través del IRPF” puede colegirse que la iglesia tiene que gestionar la recogida de una parte del IRPF. Nada de eso. La iglesia no tiene que coger nada del IRPF de nadie ni, mucho menos, recibirlo del estado; ninguna parte del IRPF debe ir a ninguna confesión o secta en un estado laico. Sus seguidores, además de pagar el IRPF como yo, habrán de pagar un cantidad suplementaria e independiente a sus representantes.
    No iba a recoger la iglesia ni la décima parte de lo que recibe ahora. Ni para pipas, vamos.

  8. Salve! dice:

    Sí, y ahora viene la Iglesia Católica con números y dice: – Observen ustedes el número de nacidos este año en España. Observen después el número de bautizados en nuestra Iglesia. ¡Cojones! ¡Tantísimos! Y luego la Iglesia prosigue: Observen ustedes el número de púberes que toman la comunión este año. ¡La hostia! ¡Cuantísimos! – Oiga, que no se les obliga. Que muchos acuden a colegios públicos y laicos. Que los padres eligen.

    Que hay mucha, pero que mucha mucha incongruencia en este país.

  9. Juan dice:

    Las religiones son los parácitos de los huéspedes que son los laicos,en algunas naciones estos señores han incrementado y aumentados sus arcas a un nivel exuberante,no se les lleva un control fiscal como a cualquier otra empresa que el ciudadano empresario debe pagar,ya sea por los impuestos,permisos municipales y otros,la magnitud de empresas que estos señores han creado y desarrollado nos hacen pensar que se pueden autofinanciar,en algunas naciones estos señores,cuentan con colegios particulares y universidades que son pagadas por los laicos cristianos,y además recibén subención estatal. Sólo me resta decir,que estas intituciones religiosas deberían se fiscalizadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.