Oskar Matute en el Parlamento VascoOscar Matute es diputado de Ezker Batua (la federación de IU en Euskadi) en el Parlamento Vasco. Fue el diputado que firmó buena parte de las enmiendas de esa formación política al Plan Ibarretxe. Critiqué con cierta dureza dichas enmiendas en esta misma bitácora y ahora le hago la entrevista que sigue.

¿Qué representa EB dentro de Izquierda Unida?

Ezker Batua Berdeak (EB) se define como la fuerza política de la izquierda transformadora y alternativa vasca, con plena capacidad y soberanía en su ámbito de actuación, esto es Euskadi, y federada con Izquierda Unida, con la que concurre en el ámbito estatal y de la que se siente parte. Dicho de otro modo, los ideales de Izquierda Unida en la lucha por una sociedad mas justa, mas libre y mas igualitaria, en la defensa de la republica, del socialismo y del federalismo son perfectamente compatibles y asumibles con los objetivos que desde Euskadi persigue Ezker Batua Berdeak. Por tanto, desde el respeto a lo que cada organización es, perseguimos los mismos objetivos, y el mismo modo de pensar y actuar, así tanto IU como EB Berdeak somos parte del mismo empeño por una izquierda alternativa, creíble y real.

¿Qué representa EB dentro de Izquierda Unida?

Ezker Batua Berdeak (EB) se define como la fuerza política de la izquierda transformadora y alternativa vasca, con plena capacidad y soberanía en su ámbito de actuación, esto es Euskadi, y federada con Izquierda Unida, con la que concurre en el ámbito estatal y de la que se siente parte. Dicho de otro modo, los ideales de Izquierda Unida en la lucha por una sociedad mas justa, mas libre y mas igualitaria, en la defensa de la republica, del socialismo y del federalismo son perfectamente compatibles y asumibles con los objetivos que desde Euskadi persigue Ezker Batua Berdeak. Por tanto, desde el respeto a lo que cada organización es, perseguimos los mismos objetivos, y el mismo modo de pensar y actuar, así tanto IU como EB Berdeak somos parte del mismo empeño por una izquierda alternativa, creíble y real.

¿Es EB una fuerza política nacionalista?

Sinceramente creo que no. EB apuesta por la construcción nacional y social de Euskadi, pero no contra nadie, ni a costa de nadie. De hecho esta aseveración inicial por muy fuerte que resulte, es una constante en todos los partidos de izquierda y extrema izquierda que existen o han existido en Euskadi en los últimos 30 años. Del mismo modo que no defendemos las patrias identitarias, ni étnicas, sino que creemos en la concepción ciudadana de la nación. Esto nos diferencia sustancialmente del nacionalismo, y aun más nos separa, que para los hombres y mujeres de EB nuestro espacio de actuación no se limita a Euskadi, sino que no renunciamos a contribuir con IU a cambiar el estado español, con el Partido de la Izquierda Europea a transformar Europa, y con el movimiento alterglobalizador a cambiar el mundo. Somos gentes de izquierdas internacionalistas que operamos desde nuestra realidad mas cercana y propia sin renunciar a otras que también nos influyen y afectan.

¿Es consciente EB de que buena parte de sus posiciones políticas están afectando a IU y a su apoyo electoral en el resto de España?

Con todos mis respetos, niego la mayor. Los resultados de IU, o para ser mas claro los discretos resultados electorales de IU, en los últimos años, no pueden achacarse o imputarse a determinadas acciones de EB. Me parece bastante simplista este argumento, sobre todo cuando uno conoce las diferentes guerras internas a las que se ha visto sometida IU, y otros avatares. De todos modos, entrar y dar por buena esa lectura es aceptar que sean los medios de “comunicación” (formación de opinión diría yo) los que marquen los designios de una u otra formación política. A EB, por hacer alguna autocrítica, probablemente le ha faltado pedagogía a la hora de explicar el porque de nuestras actuaciones pero a muchos dirigentes de IU, por fortuna no a todos, les ha faltado comprensión y confianza a la hora de analizar nuestras acciones. Acciones, todo sea dicho, avaladas por la base de EB de forma mayoritaria una y otra vez, y aplicadas a una realidad social concreta que no siempre es igual a la del estado español. Que se lo pregunten a Mayor Oreja y Redondo Terreros….

¿Qué es el nacionalismo?

Así, en frio y por lo pronto, decir que es la ideología que mas firmemente ha resistido el paso del tiempo, y con cierta pujanza; de hecho, existía antes del surgimiento de las ideologías que dan forma a la izquierda, y sigue existiendo hoy. De todos modos yo ni me siento parte de esa corriente política, ni dedico gran parte de mi limitado tiempo a analizarla. Pero es evidente que para que el nacionalismo surja y se implante ha de encontrar algún sentimiento de agravio que lo conecte con la sociedad. Y, esto no quiere decir que ese supuesto agravio justifique la edificación de una ideología nacionalista, ni mucho menos. Pero no renuncio, una vez creo haber dejado claro mi no adscripción nacionalista, a señalar uno de los factores que la hacen perdurable y atractiva para gentes de diferentes estratos sociales. Esta idea es su carácter interclasista, casi de movimiento popular, que sitúa en el fronstispicio, una idea de país, que de salir o lograrse mejora las condiciones objetivas de todos los ciudadanos de ese país. Eso unido con el supuesto “pedigrí” de ser los que mejor trabajan por lo de su país, les sitúa en esos niveles de apoyo, que quizás a muchos les parezcan incomprensibles pero que son tan reales como la vida misma. Al menos en Euskadi es así.

¿Es posible ser nacionalista y de izquierdas?

He aquí una pregunta clásica, entre las clásicas, y la respuesta es depende. Si, depende del cristal con el que uno lo defina y lo observe. Por ejemplo ¿es posible ser de derechas y demócrata? ¿Es posible ser monárquico y de izquierdas? ¿es posible ser nacionalista español y de izquierdas? Esta última pregunta que realizo, de descartarse o de darse por imposible daría lugar a que mas del 50% de la dirección del PSOE no fuera de izquierdas. Supongo que es un tema complejo, yo no me considero nacionalista aun cuando defienda la existencia de Euskadi como nación, y su derecho a decidir libre y democráticamente su futuro, y me considero una persona de izquierdas. Pero para echar mas leña al fuego, yo llevo ya algunos años en la brecha, tanto en las luchas en la universidad, como en el movimiento de la insumisión como en la defensa de la renta básica, como en otras he compartido codo con codo con muchos, muchísimos militantes de la izquierda abertzale oficial y no oficial, y he echado siempre en falta a los militantes de esa izquierda que se autodefine como pura y que va determinando quien es y quien no es de izquierdas en función del sentimiento nacional que albergue. Y, digo yo, uno puede sentirse muy internacionalista pero de algún sitio se referenciará. ¿le convierte esto automáticamente en nacionalista y le elimina su capacidad de ser de izquierdas?

¿Por qué presentó EB unas enmiendas al Plan Ibarretxe que eran inasumibles, no tanto por problemas de fondo como de forma?

A ver, dentro de las 69 enmiendas que EB presentó figuraban enmiendas que eran perfectamente asumibles y que de hecho mejoraban sustancialmente el texto y lo viraban a la izquierda, y otras enmiendas que lo que pretendían era demostrar a los partidos nacionalistas que el debate que estábamos teniendo era un debate que era necesario encardinar en el necesario debate de la reforma del estado español, o como se dice últimamente de la necesaria segunda transición. Del primer bloque de enmiendas, las formalmente asumibles, introducíamos muchas que tenían que ver con el reparto de la riqueza, la participación ciudadana, la adquisición de nuevos derechos, los referendums, las iniciativas legislativas populares, el desarrollo sostenible

Tagged with →