Rigoletto paseando

Después de varias semanas terribles sin salir de casa por orden facultativa, Rigoletto ha dado hoy su primer paseo, que ha resultado se un conjunto de carreras por un jardín de Pozuelo, que es por donde pasean los perros de alcurnia. Obsérvese el movimiento de las orejas, que cada día son más largas.

Por cierto, que ha salido un perro con un gran espíritu cívico. Tuvo buen cuidado de no realizar ninguna deposición en suelo público, y aguantó todo lo que pudo para depositar tanto las aguas menores como las mayores en casa.

El retratista es mi cuñado