Me manda mi señora hermana el siguiente acontecimiento verídico como la vida misma:

Recientemente, Aznar se encontraba hospedado, junto a su esposa Ana Botella, en un lujoso hotel de Georgetown (EEUU), descansando tras una dura jornada cometiendo una clase en la Universidad local.De pronto, coge el teléfono, llama al servicio de habitaciones y dice: “TU TI TU TU TU TU”.

Los empleados del hotel no comprenden qué quiere el ex presidente y creen que se trata de un mensaje cifrado, por lo que avisan al FBI.

Dos agentes del FBI se desplazan urgentemente al hotel y, tras ser puestos al corriente, deciden llamar a la CIA. Efectivamente, los servicios secretos yanquis envían a algunos hombres al hotel y empiezan a investigar, pero no dan con el código para traducir el mensaje.

En esas, vuelve a llamar Aznar a recepción y repite: “TU TI TU TU TU

Desesperados, los agentes de la CIA llaman al traductor oficial de la Embajada de EUA en Madrid, que es recogido inmediatamente por un caza supersónico del Pentágono y trasladado a Georgetown.

Una vez en el hotel, el traductor se hace pasar por camarero, acude a la habitación de Aznar y descubre el misterio. El ex presidente del

Gobierno español había querido decir: “Two tea to 222”

Serán las cosas del acento tejano.