Desde hace unos años, y como no podía ser de otra manera, la izquierda ha llegado al gobierno por medios democráticos en varios países de América Latina. Con programas más o menos rompedores, pero siempre dentro de la legalidad democrática -incluido, de momento, el caso de Venezuela-, estos gobiernos han llevado a cabo programas de reformas más o menos profundas, siempre encaminadas a conseguir un mejor reparto de la riqueza y la corrección de las injusticias casi endémicas en que viven la mayor parte de los habitantes de esos países. Pues bien, parece que se trata de políticas exitosas, tal como se desprende del último estudio económico llevado a cabo por el Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que como todos sabemos, es una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas. Pueden ustedes leerlo aquí.

Gracias a Miguel

Venga... meta ruido por ahí