Unicef no es trigo limpio. Lo descubre Hazteoir, y lo denuncia valientemente, como es habitual. Por supuesto, puedes enviar cartas de protesta a diestro y siniestro. Ahí queda eso.

Venga... meta ruido por ahí