Ante el espectáculo de inenarrable cobardía y falta de sentido cívico mostrado por el Gobierno de la Nación, por el Partido Socialista Obrero Español, por el Partido de los Socialistas de Cataluña,, por Izquierda Unida, por Iniciativa per Catalunya, por Comisiones Obreras, por la generalitat, por el ministro Montilla, por el Fiscal General del Estado y por la Casa Real, Esquerra Republicana de Catalunya ha dado un auténtico ejemplo de civismo. Si días atrás criticaba la actitud de los jóvenes de ese partido que se encadenaban a las puertas de la sede de la COPE en Madrid para pedir su cierre, hoy debo alabar el gesto de los republicanos catalanes que han sido los primeros en iniciar acciones legales contra Federico Jiménez Losantos.

El presidente y el secretario general de ERC, José Luis Carod Rovira y Juan Puigcercós, presentaron el pasado viernes una demanda en los juzgados de Barcelona contra la COPE y contra Federico Jiménez Losantos para que cesen los insultos y las calumnias contra el partido catalán y contra sus dirigentes. La demanda va apoyada por una amplia selección de frases emitidas por la cadena durante el año 2005 y que podrían suponer una vulneración del derecho al honor y a la propia imagen de los demandantes.

Es decir, lo que hace mucho tiempo tenían que haber hecho quienes cada mañana son aludidos desde los micrófonos-púlpito de la Iglesia como cómplices del terrorismo, enemigos de las víctimas, antiespañoles y toda una sarta de barbaridades más, y que con su actitud están consintiendo -tras el cómodo y falso pretexto de no permitir que Losantos se convierta en un mártir de la libertad de expresión- que la derecha más radical y más rancia campe a sus anchas por las calles y plazas de nuestro país. Hace unos años, si en una celebración del día de la Constitución alguien decía que estaba allí para defender que España sea una, grande y libre, se le corría a gorrazos y se le mandaba a donde le correspondía estar, que es en el Valle de los Caídos, en la misa del 20-N. El otro día, en la manifestación de Rajoy, todos pudimos a los asistentes decir eso y otras cosas parecidas. Eso es lo que están consiguiendo las fuerzas de la izquierda timorata -principalmente PSOE e IU- al no intentar parar los pies a Jiménez Losantos y lo que éste representa.

ERC, en un gesto de gran civismo, ha abierto una senda: esperemos que el resto la siga.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →