Me quieren devolver la prima

Posted · 7 Comments

Acabo de mantener un diálogo telefónico con una señorita muy amable de los considerados como de besugos -por cierto, cómo se ha puesto el besugo, que mi cuñada dice que ya no lo cenamos en Nochebuena, que está muy caro, tiene narices el asunto-. Como les decía, estaba yo chateando por el messenger con Zeppo, a quien seguro que conocen ustedes por sus patrióticas intervenciones en esta bitácora, cuando ha sonado el teléfono.

Riiiiing riiiing.

Respondo la llamada con mi característico y viril “¡Al habla!” y una señorita muy amable que se ve que no me conoce porque se empeña en llamarme don Ricardo, me dice que llama de parte del BBVA, banco del que soy infeliz cliente, y que están promocionando un seguro de vida muy innovador. Y no se puede decir que la señorita mienta, porque ciertamente el seguro es innovador, ya que, según me informa mi interlocutora, si no lo utilizo, me devuelven el dinero. Le pregunto que en qué consiste eso y va y me asegura con auténtica pasión comercial que si no lo utilizo me devuelven una prima. Yo le respondo que a mí no me falta ninguna prima, que las tengo todas, a Dios Gracias- y que en esas condiciones, difícilmente me la pueden devolver. La señorita, que parece no tener sentido del humor, insiste en que si no utilizo el seguro me devuelven la prima, a lo que yo, con la agudeza que me caracteriza, le pregunto si tengo que vivir eternamente para recuperar a la prima esa. Entonces ella me dice que están actualizando la base de datos de clientes y que si quiero corregir algo. Le digo que no y va ella y me dice que gracias y que adiós, don Ricardo. Pues adios.

7 Responses to "Me quieren devolver la prima"
  1. CSanchis dice:

    Es como las bromas telefónicas pero sin coste, a domicilio. ;-P

  2. EPMesa dice:

    D. Ricardo, solo una cosa: hay algo que se llama compasión. Seguramente esa pobre chica cobre una miseria por hacer eso. Y lo último que le falta es un gracioso al otro lado lado del hilo telefónico.
    Con haber dicho “no, gracias” hubiera bastado.

  3. RicardoRVM dice:

    Don EP: me he permitido alguna licencia literaria al contar el asunto. Sepa que el “no gracias”, el “perdone, pero no me interesa”, el “mire usted, no se esfuerce, que no voy a contratar ningún seguro” al asunto fueron mis primeros recursos.

    A todo lo cual la señorita siempre respondió con ese tonillo desquiciante que tienen alguno comerciales de “es que usted no sabe lo que le conviene, así que aquí estoy yo para contárselo”.

  4. guardafaro dice:

    Yo al menos he captado las licencias literarias que has utilizado. Y conozco muy bien lo absurdamente persuasivos e insistentes que pueden ser los vendedores telefónicos, que parece que realmente tienen como lema nunca aceptar un no como respuesta. En una ocasión, una señorita no lograba entender que yo no quisiera el servicio que ofrecían, tan sólo por que era gratuito. En esos casos yo lo corto muy fácil, basta con colgar el teléfono. Seguro que de esa forma pueden entender mi posición definitiva.
    En cuanto al seguro, por lo menos se están volviendo más decentes las aseguradoras, y si en el lapso prefijado uno no ha causado siniestralidad (no se ha muerto) le devuelven una parte del valor de la prima, según lo acordado. Antes uno pagaba un seguro de vida por años, pero nunca recibía devolución o compensaciones por más que lograra una longevidad mayor que la de Matusalén. ¿Y a quien no le agradan las dos cosas: no haberse muerto en el lapso previsto en la póliza, y que te paguen por ello? Y a besugo regalado no se le mira la aleta.

  5. venti dice:

    Yo cuando me llaman por teléfono para venderme algo que no he solicitado, lo que hago es venderles algo a ellos “mire ud pues yo soy ingeniero y me dedico a medir parcelas para deslindes y subvenciones si a ud o a cualquiera de su familia le interesa….”

    La idea la tomé de un amigo

  6. plg dice:

    No sera uno de esos timos telefonicos para birlarte las claves de tu cuenta y limpiartelas ? Todo suena a excusa burda para sacarte los datos.

  7. Zeppo dice:

    “Seguramente esa pobre chica cobre una miseria por hacer eso. Y lo último que le falta es un gracioso al otro lado lado del hilo telefónico.
    Con haber dicho “no, gracias” hubiera bastado.”

    Coño, ¿y usted cómo lo sabe? También podía haber sido una jefa cañera enseñando al personal como se castiga al “primo” de turno. Vamos, que lo mismo lo dice usted con conocimiento de causa, que yo solo hipotetizo, nada más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.