papa2.jpg

Ayer, lo del limbo, ahora esto. Yo no sé cómo vamos a acabar.

Gracias a Rosa.