Boicot als Reis (d’Orient)

Posted · 19 Comments
¡¡Ya vienen los reyes Magos!!

I ara vostè, després de veure el títol d’aquí al damunt, ha exclamat: “Vaja, un altre que em fotrà el rotllo antinadalenc perquè que si el consumisme, que si patatim i que si patatam”. Nooooooor. Als Reis d’Orient se’ls ha de fer boicot perquè… (i ara agafi’s fort) són un producte català:

-Són tres, com el tripartit. I n’hi ha un que està negre, com els catalans, que últimament ja estan negres de tants roman

19 Responses to "Boicot als Reis (d’Orient)"
  1. Josepe dice:

    ¿y productos catalanes etiquetados en castellano podemos consumir? O hacemos caso a ERC…

  2. RicardoRVM dice:

    Oiga, haga lo que le de la gana, que es lo que hago yo. pero no guíe su comportamiento por la inquina, la mala leche y la mentira organizada. Es así de fácil.

  3. Zeppo dice:

    Si Esperanza Aguirre dice que hay que brindar con cava catalán, se brinda con cava catalán y punto. Yo además he contratado el suministro eléctrico con Gas Natural y he domiciliado mi nómina en La Caixa. No contento con tamaño atentado a la unidad de España, he contratado un plan de pensiones con La Caixa y he cerrado todas mis cuentas en Cajamadrid para llevármelas a La Caixa. Eso si,el gres para mi casa, que lo iba a comprar de la marca Alcalagrés lo he sustituido por tarima flotante. Otra cosa no, pero a patriota bien mandado por el PP no me gana nadie. En cuanto digan que los tomates hay que consumirlos de Marruecos, por lo del libre comercio y la competitivad, y el plátano de Ecuador, allí estaré yo el primero, respaldando con mi compra la libertad de mercado, que es a lo que debemos aspirar en un mundo liberal con pedigrí.

  4. Zeppo dice:

    ¿Hacer caso a ERC? Antes lo que diga el PP, la COPE, Libertad Digital, La Razón, Intereconomía, Onda Cero , ABC y así una larga lista de medios de comunicación que demuestran la flagrante indefensión en que está la extrema derecha en España. El invierno mediático, con leña, es menos. Y otra cosa no, pero leña… Hasta un militar garante de la defensa de España nos han traído los reyes. La Cope, ha alcanzado sus últimos objetivos: el ejército defiende a España.

    ¡¡ARRIBA ESPAÑA!!
    ¡¡ARRIBA SIEMPRE ESPAÑA!!

  5. hasta los huevos de ZP dice:

    Que no Don Zeppo, que no. Que Ud no se entera. Fíjese bien en el militar y en lo que dice. Quién es? Pues Rubalcaba con una careta disfrazado y condecorado, que está a ver como “se la cuela” al cuatripartito. Y se la ha metido doblada, como a Ud buen hombre de izquierdas. Mañana cuando se quite el disfraz se reunirá con Carod, Mas y Saura y les dirá: joder no os puedo dar ni un centimillo más que la cosa está jodida, pero que muy jodida. Es broma, hombre, porque Rubalcaba seguro, seguro, seguro, segurísimo que no va a decirles eso. Buenas noches, Don Zeppo.

  6. Josepe dice:

    Oiga, haga lo que le de la gana, que es lo que hago yo. pero no guíe su comportamiento por la inquina, la mala leche y la mentira organizada. Es así de fácil.

    No, si yo no guío mi comportamiento por lo que dice ningún político (o por lo menos intento que sean lso últimos en mi lista de referencias :) ), pero puestos a burlarse de los boicots, hagamoslo de todos.

    No ha notado la ironía, y es que siempre me olvido que la ironía en los mensajes escritos se pierde por completo.

    Al final, los únicos que pagan los boicots somos los “currelas”, de cataluña o de la Rioja, me da lo mismo.

  7. barosa dice:

    Pues yo, que soy prácticamente abstemio, pues sólo bebo un vasito de buen albariño de vez en cuando, en estas navidades me he bebido cava catalán hasta aburrirme, por joder. Y está bueno, oiga…

  8. Josepe dice:

    Ricardo, ¿qué sabes del boicot contra los productos etiquetados en castellano en Cataluña?
    No se ha oido tanto sobre él,…

  9. Defensa dice:

    Yo bebo champan de mi tierra y punto.

  10. Agog dice:

    “Ricardo, ¿qué sabes del boicot contra los productos etiquetados en castellano en Cataluña?”

    No existe. Existe una llamada a comprar productos etiquetados en catalán como apoyo al uso social del catalán. Pero no excluye comprar productos que estén etiquetados también en español (o en inglés o en chino).
    De hecho, lo que sería necesario es una ley que obligue al etiquetado al menos en catalán de todos los productos que se vendan en Catalunya. Ya existe esta ley respecto al español (con lo cuál un productor catalán que venda sólo en Catalunya no puede etiquetar sólo en catalán, debe hacerlo en español), así que no creo que hubiera ningún inconveniente por equiparar el catalán al español, ¿no?

    Además, hay una diferencia de categoría entre ambos “boicots”, aún si fueran como lo describes. En el caso del boicot a los productos no etiquetados en catalán, se haría una protesta concreta contra una práctica, y por causa de esta. No se boicotea a alguien por lo que es, sino por lo que hace. Si se quiere evitar el boicot, no hay más que etiquetar también en catalán (algunos fabricantes no catalanes lo hacen, así como también etiquetan en francés o inglés). Sería comparable a boicotear una marca de calzado deportivo porque produce con explotación infantil.

    En cambio, un boicot a los productos catalanes para ir contra el Estatut no boicotea por lo que hacen, sino por lo que son. Un productor de cava no ha elaborado el Estatut, ni puede dejar de ser catalán: no se le boicotea por algo que él haga, sino como castigo simplemente por ser catalán. Una difencia de categoría.

  11. perogrullo dice:

    Los que se quejan del boicot a los productos catalanes

    ¿Acaso pretenden que boicoteemos los productos del resto de España para comprar productos catalanes?.

  12. perogrullo dice:

    Los que se quejan del boicot a los productos catalanes

    ¿Acaso pretenden que boicoteemos los productos del resto de España para comprar productos catalanes?.

  13. tennessee dice:

    Se “enmoñan” porque se venden menos productos catalanes y más de otras regiones

    ¿y por qué se creen en el “derecho” a que los ciudadanos compren sus productos en lugar de los de otros lugares y se extrañan cuando no es así?

    ¿por qué están tan convencidos de que lo “normal” es que sean sus productos los que se compren?
    ¿creen que tiene que ser así casi “por narices”?

    ¿Es que los Asturianos, Murcianos, Manchegos, Valencianos, etc. no tienen “DERECHO” a que los consumidores adquieran esos productos Asturianos, Murcianos, Valencianos, etc.?

    ( Si elegir de la estantería un cava extremeño en lugar de uno catalan es hacer el boicot a lo catalán , me pregunto si cuando compre un producto catalán y deje en la estantería del supermercado uno Manchego ¿no le estaría haciendo el “BOICOT” a Castilla La Mancha?
    Ah, ya, que si le “hacemos el boicot”, por así decirlo, a Castilla La Mancha no importa pero en cambio cuando le afecta a producto catalán no veas la bola que se forma
    y ¿por qué? si puede saberse)

    Esas otras tierras españolas también quieren alcanzar mayor progreso económico fabricando ellas mismas sus propios productos para ofertarlos al mercado global Español en lugar de limitarse a ser meros receptores de lo fabricado en la Gran Catalonia.

    Y, por cierto, Cataluña en el delirio separatista, jamás será viable separada de España sin amarrar o colonizar económicamente el mercado Español y ese cuasi “monopolio” de sus productos en el mercado es lo que se está resintiendo y no poco últimamente.
    Por lógica ¿qué interesa más?
    ¿una cataluña ensoberbecida que cree que todo es mérito suyo y no se debe en parte a los demás y se sienta tentada a darle la patada al resto de España?
    ¿y mientras tanto que siga infradesarrollada la industria del resto de España?
    Pues por si acaso y por lógica, interesa que a España el toro del eventual adeu catalán no la pille desindustrializada en las demás tierras.
    Al final, la mayoria de las cosas tienen su explicación en el vil metal. La pela es el talón de Aquiles del separatismo.

  14. toni dice:

    Consumo ético

    Extranjeros en su país

    José García Domínguez

    http://www.libertaddigital.com/opiniones/opi_desa_37004.html

    Fue Francesc Pujols, aquel entrañable orate de los tiempos del cuplé, quien auguró la llegada del luminoso amanecer a partir del cual las cosas saldrían gratis total con sólo decirse nacido en Cataluña. “Muchos catalanes se pondrán a llorar de alegría y se les deberán secar las lágrimas con un pañuelo. Porque, siendo catalanes, vayan donde vayan, todos sus gastos les serán pagados. Al fin y al cabo, y pensándolo bien, valdrá más la pena ser catalán que multimillonario”, anunció en su día el filósofo ampurdanés.

    He ahí la razón última de que Ramon Bagó, ese machote al que Pepe Montilla ha encomendado la promoción turística de Cataluña, haya incluido a la delegación española en la sección de expositores extranjeros en el Salón Internacional del Turismo de Barcelona. Y es que el tal Bagó anda convencido de que también su coñita le va a salir gratis. Que no otra, barrunta para sus adentros, es la gracia de saltar de Pujol -nuestro héroe ya fuera director general de Turismo con CiU- a Pujols.

    Mas sirvámonos de esa simpática anécdota del bueno de Ramon para acometer una reflexión en profundidad sobre las innegables virtudes del comercio solidario. Porque el pobre Bagó, que padece en lo más hondo cada vez que alguien lo toma por español, carga, a mas a mas, con la pesada cruz de presidir un holding de 57 empresas que facturan todas ellas, ¡ay!, en su denostado Estado español. Grupo Sehrs se llama el emporiete de nuestro sufrido Ramon, y extiende sus actividades desde la hostelería y la restauración hasta el turismo y la sanidad.

    Repare por un instante el consumidor responsable en el desgarro moral, en la herida íntima, en la ofensa infinita que, sin saberlo, procura al desdichado de Ramon cada vez que adquiere en el súper un producto del Grupo Serhs tomándolo por español. Y piense a continuación en cómo un pequeñísimo esfuerzo, un simple testimonio de solidaridad, de respeto a la alteridad, de reconocimiento a esa sensibilidad diferencial que encarna Ramon podría aliviar el inmenso daño que, inconscientemente, le venimos procurando entre todos.

    Cuánto dolor innecesario, inútil, baldío se evitaría con el simple gesto de reconocer que los bienes y servicios que comercializa el Grupo Serhs proceden de un fabricante extranjero . ¿Acaso no fue el mismísimo Aristóteles el que prescribió que la única condición para que uno llegue a ser virtuoso consiste en actuar siempre como si ya lo fuese? ¿Y no constituye el consumo ético un imperativo categórico de la nueva moral civil que exigen los tiempos? Pues bien hará en reflexionar sobre todo ello el comprador prudente -y español- antes de echarse alegremente la mano a la cartera para volver a ofender sin necesidad al tal Ramon Bagó. Es de justicia.

  15. Joan Català dice:

    Ya esta bien!!!! Basta del separatismo, independentismo, etc. ….
    Lo que realmente importa es la integración y la unidad.
    Propongo catalanizar ESPANYA y engrandecer Els Paisos Catalans con un nuevo miembro, eso si después de un periodo de cuarentena y adaptación hasta la total integración.
    (Quedan excluidos indeseables y gente de mala reputación: Zaplana, Aceves, Rajoy, Etc)

  16. neil dice:

    curioso

    http://blogs.periodistadigital.com/votoenblanco.php/2007/05/14/cataluna_necesita_una_gigantesca_operaci

    Cataluña necesita una gigantesca operación de imagen

    En vísperas de la Expo 92, en la década de los ochenta del pasado siglo, en una visita de Jordi Pujol a Sevilla, el entonces presidente de la Generalitat reconoció ante José Rodríguez de la Borbolla, por entonces presidente de la Junta de Andalucía, que Cataluña, con su imagen ya muy deteriorada, necesitaba desplegar una ofensiva de encanto en España e invertir muchos miles de millones de pesetas en una operación de imagen.

    Aquella gran inversión que el President creía necesaria, nunca se hizo porque los sucesores de Don Jordi fueron más arrogantes y torpes y optaron por estimular un nacionalismo altivo e insolidario.

    Hoy, Cataluña sigue necesitando una gigantesca operación de relaciones públicas que le permita mejorar su imagen en el resto del territorio de España, que es su principal mercado, donde su imagen está por lo menos seis o siete veces más deteriorada que en aquellos lejanos tiempos de la década de los ochenta del pasado siglo, cuando Cataluña ya empezaba a detectar el retroceso de su prestigio e imagen y la necesidad de potenciarla ante los consumidores para salvar su industria y comercio.

    La imagen de Cataluña es hoy la peor de España, más deteriorada, incluso, que del País Vasco. Es la única comunidad española que padece un boicot sistemático y creciente a sus productos y, lo que es más grave, un boicot que es entendido por los ciudadanos como una práctica democrática de defensa cívica frente a abusos catalanes como los que han quedado plasmados en el Estatut recientemente aprobado, ley que ha hecho retroceder demasiados enteros la imagen de la Catuluña en España y de manera quizás irrecuperable.

    Tengo un amigo catalán, que es experto en comunicación y dueño de una importante empresa del sector de la publicidad. Él calcula que el costo de la campaña de relaciones públicas que Cataluña necesita para neutralizar su pésima imagen en España sería tan alto que no podría ser asumida ni siquiera por la propia Generalitat. Y lo peor de todo es que los resultados de esa campaña gigante, si llegara a realizarse, siempre serían inciertos porque el deterioro de la imagen de Cataluña es demasiado profundo y bien incrustado el alma de los consumidores.

    La campaña de imagen que Cataluña necesita requiere un gran esfuerzo técnico de imaginación y creatividad, además de inversiones masivas en publicidad, exposiciones, conferencias en foros cívicos, visitas de personajes, jornadas de estudio, conciertos, folletos, libros, produciones audiovisuales, gestos y declaraciones de amistad por parte de catalanes conocidos y otras muchas actuaciones.

    La imagen de Cataluña es bastante peor que la que sufre el País Vasco, también deteriorada, a pesar de que en Euskadi hayan recurrido al terrorismo y a la violencia para dirimir sus disputas con España, y de que ETA haya sembrado de cadáveres todo el territorio español. Los consumidores, en el caso vasco, distinguen entre vascos buenos y vascos malos, entre terroristas y demócratas, mientras que el el caso de Cataluña la mala imagen y el rechazo es más profundo y generalizado, alcanzando con su onda expansiva a todo lo que significa Cataluña.

    El País Vasco cuenta con personas queridas y valoradas en España, como Rosa Diez o Redondo Terreros, o con instituciones valoradas, como el Foro de Ermua, mientras que no existen en Cataluña.

    “Nuestra imagen –afirma mi amigo catalán–, en parte merecida y también inmerecida, es consecuencia, sobre todo, de errores políticos. Es una imagen de nuevos ricos arrogantes, oportunistas, insolidarios y hasta racistas, que han roto la igualdad y la solidaridad, que quieren ser superiores a los demás y que han ofendido y despreciado gravemente a los ciudadanos del resto del Estado. Es una imagen que, probablemente, no tenga cura utilizando los médios profesionales y técnicos disponibles. Quizás haya que esperar dos o tres generaciones para que el antiguo aprecio y la admiración por lo catalán se restablezcan en España”.

  17. vincent dice:

    http://www.votoenblanco.com/index.php?action=article&numero=1706

    http://blogs.periodistadigital.com/votoenblanco.php/2007/05/14/cataluna_necesita_una_gigantesca_operaci

    Cataluña necesita una gigantesca operación de imagen

    En vísperas de la Expo 92, en la década de los ochenta del pasado siglo, en una visita de Jordi Pujol a Sevilla, el entonces presidente de la Generalitat reconoció ante José Rodríguez de la Borbolla, por entonces presidente de la Junta de Andalucía, que Cataluña, con su imagen ya muy deteriorada, necesitaba desplegar una ofensiva de encanto en España e invertir muchos miles de millones de pesetas en una operación de imagen.

    Aquella gran inversión que el President creía necesaria, nunca se hizo porque los sucesores de Don Jordi fueron más arrogantes y torpes y optaron por estimular un nacionalismo altivo e insolidario.

    Hoy, Cataluña sigue necesitando una gigantesca operación de relaciones públicas que le permita mejorar su imagen en el resto del territorio de España, que es su principal mercado, donde su imagen está por lo menos seis o siete veces más deteriorada que en aquellos lejanos tiempos de la década de los ochenta del pasado siglo, cuando Cataluña ya empezaba a detectar el retroceso de su prestigio e imagen y la necesidad de potenciarla ante los consumidores para salvar su industria y comercio.

    La imagen de Cataluña es hoy la peor de España, más deteriorada, incluso, que del País Vasco. Es la única comunidad española que padece un boicot sistemático y creciente a sus productos y, lo que es más grave, un boicot que es entendido por los ciudadanos como una práctica democrática de defensa cívica frente a abusos catalanes como los que han quedado plasmados en el Estatut recientemente aprobado, ley que ha hecho retroceder demasiados enteros la imagen de la Catuluña en España y de manera quizás irrecuperable.

    Tengo un amigo catalán, que es experto en comunicación y dueño de una importante empresa del sector de la publicidad. Él calcula que el costo de la campaña de relaciones públicas que Cataluña necesita para neutralizar su pésima imagen en España sería tan alto que no podría ser asumida ni siquiera por la propia Generalitat. Y lo peor de todo es que los resultados de esa campaña gigante, si llegara a realizarse, siempre serían inciertos porque el deterioro de la imagen de Cataluña es demasiado profundo y bien incrustado el alma de los consumidores.

    La campaña de imagen que Cataluña necesita requiere un gran esfuerzo técnico de imaginación y creatividad, además de inversiones masivas en publicidad, exposiciones, conferencias en foros cívicos, visitas de personajes, jornadas de estudio, conciertos, folletos, libros, produciones audiovisuales, gestos y declaraciones de amistad por parte de catalanes conocidos y otras muchas actuaciones.

    La imagen de Cataluña es bastante peor que la que sufre el País Vasco, también deteriorada, a pesar de que en Euskadi hayan recurrido al terrorismo y a la violencia para dirimir sus disputas con España, y de que ETA haya sembrado de cadáveres todo el territorio español. Los consumidores, en el caso vasco, distinguen entre vascos buenos y vascos malos, entre terroristas y demócratas, mientras que el el caso de Cataluña la mala imagen y el rechazo es más profundo y generalizado, alcanzando con su onda expansiva a todo lo que significa Cataluña.

    El País Vasco cuenta con personas queridas y valoradas en España, como Rosa Diez o Redondo Terreros, o con instituciones valoradas, como el Foro de Ermua, mientras que no existen en Cataluña.

    “Nuestra imagen –afirma mi amigo catalán–, en parte merecida y también inmerecida, es consecuencia, sobre todo, de errores políticos. Es una imagen de nuevos ricos arrogantes, oportunistas, insolidarios y hasta racistas, que han roto la igualdad y la solidaridad, que quieren ser superiores a los demás y que han ofendido y despreciado gravemente a los ciudadanos del resto del Estado. Es una imagen que, probablemente, no tenga cura utilizando los médios profesionales y técnicos disponibles. Quizás haya que esperar dos o tres generaciones para que el antiguo aprecio y la admiración por lo catalán se restablezcan en España”.

  18. ernest dice:

    ya ni con una gigantesca operación de imagen.

    Ahora en todos sitios quieren un trozo del pastel del mercado del cava / espumosos que antes tenía Cataluña casi en exclusiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.