Vaya, Vaya. Lean esto, esto y, sobre todo, esto. Concluirán necesariamente que los organismos para llevar a cabo el control democrático de los medios de comunicación no son intentos de poner en marcha de nuevo la censura, como sostienen la extrema derecha, los periodistas corporativos y la cierta izquierda, sino una práctica normal y habitual en prácticamente todas las democracias del mundo.