El Alcalde de Salamanca y el Partido Popular están realizando una utilización partidista de los espacios públicos y de la imagen de la ciudad de Salamanca, según denuncia un conjunto de asociaciones catalanas que han puesto en circulación un manifiesto para el que recaban apoyos. Según dicho manifiesto, el Alcalde ha incurrido en un “claro abuso de poder” y hace gala de la “parcialidad con la que está gestionando los intereses generales, pretendiendo hacer pasar por un sentimiento generalizado y un clamor unánime” lo que “no es más que una opinión partidista guiada por muy concretos intereses electoralistas“.

Los promotores del manifiesto pretenden “evitar que siga produciendo el intento de manipulación de los sentimientos con respecto al tema de la devolución a las instituciones catalanas de los documentos de su propiedad incautados por la fuerza durante la dictadura, afirmando, por el contrario, que ello propicia para la ciudad de Salamanca, no sólo el poder ser, democrática y libremente, sede permanente del Centro de la Memoria Histórica sino, además, dejar de ser considerada como el reducto numantino del franquismo y lograr, de este modo, integrarse con normalidad en la comunidad democrática española como una ciudad sin tinte alguno ni rémora de inmovilismo, evitando que el nombre de la ciudad siga siendo asociado a la represión y que su mención en algunos lugares, debido al comportamiento irracional e intransigente de las autoridades locales del Partido Popular, siga siendo sinónimo de franquismo“.

Igualmente, el manifiesto asegura que “cualquier boicot o rechazo a productos catalanes, propiciado también por esa misma operación política partidista de desgaste y acoso al gobierno de la nación y al de la Generalitat de Cataluña, no propicia otra cosa que el seguidismo absurdo de unas intenciones electoralistas que no tienen empacho en provocar el odio y la exclusión, el enfrentamiento y la inquina entre diferentes pueblos y comunidades de España, que después de décadas de esfuerzo, tolerancia y entendimiento, han logrado una fraternal convivencia y concordia“.

Para terminar, llaman la atención sobre la “tergiversación histórica a que ha sido sometida la memoria de Miguel de Unamuno mediante la rastrera, ignorante, zafia y chabacana utilización de una frase pronunciada hace sesenta y nueve años por el entonces Rector de la Universidad en una concreta y reconocible circunstancia histórica, y que ha sido ahora utilizada, en una reconversión estúpida de su significado sólo achacable a la ignorancia o a la mala fe, justamente en el sentido contrario al que tuvo al ser pronunciada“.

Puedes leer el manifiesto completo y firmarlo desde aquí.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →