El Gobierno no se ha contentado con destituir al general Mena Aguado, sino que ha decidido ponerlo bajo arresto domiciliario. No podía ser menos. Se trata de una persona sin duda muy peligrosa qúe, como decía ayer, no sólo no puede seguir con su empleo, sino que no puede seguir en libertad, porque ha amenazado al Congreso de los Diputados con dar un golpe de estado si hace uso de sus atribuciones, entre las cuales está la de tomar una decisión libre sobre la aprobación o no del Estatuto de Cataluña.

Pero no todo es positivo esta mañana. Si el Gobierno ha actuado con la contundencia debida, la derecha nos confirma su escasa fe democrátcia. En el PP, comprenden el “pronunciamiento” del general, y les sorprende que no haya más, y sus aliados, los que convocaron aquella manifestación por la familia y contra los derechos de las personas, lo que han hecho es poner en marcha un envío masivo de cartas al rey en defensa del general traidor.

Según esta gente, el general Mena Aguado es “un militar comprometido con nuestra democracia y con nuestro sistema de libertades“, y piden a los internautas que manden una carta al rey en la que afirman que “espero que impere una vez más la cordura y, con la intervención de Su Majestad, se pare una sanción injusta que sólo contenta a quienes quieren ver a España rota y a su Ejército humillado, y se corrija con severidad a aquellos que quieren hacer callar la voz que cada día está clamando más y más alto en defensa de la Constitución de todos los españoles“. Ahí es nada. Fíjense ustedes que lo que le piden al rey es que se indiscipline en defensa de un general indisciplinado y traidor. ¿Creen ustedes que nos merecemos esta derecha?

Tagged with →