El mal periodismo y la mala leche

Posted · 22 Comments

¿Qué son las centrales lecheras?. Son empresas. ¿Con qué comercian las centrales lecheras?. Con leche. ¿Cómo hacen esto?. Las centrales lecheras compran la leche a los productores, realizan los procesos sanitarios necesarios para garantizar su calidad y unas condiciones sanitarias adecuadas, y la embotellan o envasan, para ponerla a disposición de los consumidores.¿Forma parte del ordenamiento constitucional el derecho de los ciudadanos a gozar de una buena leche?. No, no forma parte. ¿Pueden los consumidores exigir unos mínimos de calidad a las centrales lecheras?. Sí, sí pueden. Por eso la administración regula los procesos a que hay que someter a la leche para garantizar unas condiciones sanitarias, los diferentes tipos de leche, (desnatada, semidesnatada, entera), su composición, cuales pueden ser sus derivados… ¿Tienen intereses las centrales lecheras?. Si, los tienen, como todas las organizaciones humanas.¿Qué capacidad de influencia tienen las centrales para imponer sus intereses en los procesos políticos, sociales, económicos y culturales?. Tienen, como tales, una capacidad relativa, y en cualquier caso, escasa.

¿Qué son los medios de comunicación?. Son empresas. ¿Con qué comercian los medios de comunicación?. Con la información y con la opinión. ¿Cómo hacen esto? Los medios de comunicación obtienen información de sus fuentes y se la presentan a los lectores convenientemente tratada. Igualmente, los medios de comunicación conforman una línea editorial, cuyo contenido es la opinión del propio medio. ¿Forma parte del ordenamiento constitucional el derecho de los ciudadanos a gozar de una información adecuada?. Sí, sí que forma parte. En efecto, el artículo 20.1.d de la Constitución establece que los españoles tenemos derecho “a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión”. ¿Pueden los consumidores exigir unos mínimos de calidad a los medios de comunicación?. Sí, si pueden; por eso la constitución dice en su artículo 20.4 que las libertades de información “tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia”.

¿Y todo esto a qué viene?. Creo que es muy sencillo. El liberalpinochetismo, con el apoyo interesado de los periodistas corporativos y de cierta izquierda que desde mi punto de vista está en Babia, ha montado una batalla campal en torno al legítimo intento de regular la profesión periodística y el funcionamiento de los medios de comunicación llevado a cabo por el gobierno del la Nación y algunos gobiernos autonómicos. He leído y apoyo, como he escrito en esta bitácora, el estatuto del periodista profesional; no puedo decir lo mismo de la Ley de Comunicación Audiovisual que ha aprobado el Parlamento Catalán. No porque no la apoye sino porque no la he leído. Lo que pretendo en este artículo no es apoyar ni una ni otra, sino dejar claro mi convencimiento de que los poderes democráticos tienen el derecho y la obligación de regular estos ámbitos de actuación. Se trata de un derecho, el de la libertad de información, que no pertenece a los periodistas ni a los medios de comunicación, que lo reclaman como suyo sino a la ciudadanía en su conjunto, ya que es un derecho de doble sentido: “

22 Responses to "El mal periodismo y la mala leche"
  1. Kantor dice:

    Esta claro que en el caso de la leche los ciudadanos necesitamos que alguien se asegure de que lo que consumimos no es malo para nuestra salud. El Gobierno me tiene que proteger porque mis sentidos no pueden informarme de si la leche es o no infecciosa.

    Pero en las condiciones actuales de plena libertad informativa, con multiples fuentes de información…¿para que necesito al Gobierno? ¿No puede decidir yo mismo que consumir? ¿De que me protege el Gobierno? ¿Que información privilegiada, o que habilidad epecial posee el censor que no posea yo mismo?

    Te recuerdo que más de dos millones de españoles, algunos muy bien informados, creemos que el medio mas manipulador e incitador de este pais es la cadena SER. Y creemos que la COPE esta haciendo una tarea insustituible.

    Podemos estar equivocados, pero ¿y vosotros no?
    La COPE esta tratando a ZP como la SER a Aznar.

    Del (muy legitmo) Aznar asesino, hemos pasado al (igual de legitimo) ZP terrorista.

    So what?

  2. Anibal dice:

    Totalmente de acuerdo contigo Ricardo. Cualquiera que lea Libertad digital, se creera que estamos en una dictadura o algo asi… hombre, al fin y al cabo, la derecha apenas tiene medios para expresarse:

    “¡La Cope!”
    Bueno, la Cope, pero aparte de la cope que mas?
    “Onda Cero!!”
    Bueno, pero aparte de la Cope y Onda cero, que mas?
    “LA Razon!”
    Bueno, pero aparte de la Cope, Onda Cero y la Razon, que mas?
    “ABC!”

    Bueno pero… y asi hasta que los Monty Python me permitan seguir con este plagio. Y luego hablan del monopolio, de que quieren cerrar la cope y en fin. Cosas veredes.

  3. Anibal dice:

    Mira, segun mi opinion, la Ser arrima el ascua a su sardina como los primeros. Pero de su estilo informativo al de la Cope va un trecho. Y tu crees que la Cope es lo mismo que la SER?. Peor aun, que manipula menos?????? Pues yo ni en broma vamos. Es poner la Cope y caer un torrente de insultos, acusaciones, rumores y barbaridades a cual mas grande. La sER critico, a veces muy duramente a Aznar. Pero nunca le llamo asesino. Y al menos traian a alguien de derechas a las tertulias que lo defendia a duras penas. En la Cope el mas progre es Pedro J. … bueno y Gabriel Albiac que se dice comunista y esta en la FAES.

    Esta haciendo una tarea insustituible eso si. Convenciendo a españoles de que ETA estaba detras del 11-M, de que habia armas de destruccion masiva, de que el gobierno esta controlado por masones (Ricardo de la Cierva, apoyado por Don César Vidal, que los homosexuales son hijos de alcoholicos y delincuentes (excelentisimo tertuliano Don Aquilino Polaino). En fin. A ver cuando tenemos una derecha civilizada y europea!

  4. imagina dice:

    Por estar de acuerdo con tu planteamiento y no poder expresarlo mejor, me he tomado la libertad de resumir tu artículo en mi blog.

    Saludos

  5. RicardoRVM dice:

    Lo leeré con atención Citoyen, y ya opino allí mismo.

  6. Desde babia, con amor. dice:

    Para “controlar” a los medios de comunicación ya están los tribunales.

    Si no entiendes que la prensa libre es un pilar de la democracia y piensas que es mejor que el gobierno decida que es verdad o que no lo es, allá tu.
    Tu piensas que de las mentiras de la prensa nos deben de proteger los políticos.
    ¿Y quién nos va a proteger de los políticos y de las consecuencias de sus mentiras? ¿Ante que ley o ante que tribunal responden esa casta que construye las leyes a medida?
    ¿Son ellos los que van decidir que medio miente o manipula, o quién puede informar a la sociedad? ¿Son ellos los que van a elegir a quién los vigila?
    ¿Ahora vamos a poner a los lobos a cuidar de las ovejas?
    Denominas a los que se oponen a que los políticos mangoneen en los medios a su antojo liberalpinochetistas o izquierdistas en babia. Tranquilo. Tu colabora con tus colegas políticos que ya llegará el momento en el que gobierne el PP y te tengas que tragar tus palabras porque no te dejarán decir nada más.

    Saludos.

  7. RicardoRVM dice:

    A éste que me contesta desde Babia yo le diría que relea el artículo. Y que se identifique, a ser posible.

    Estoy totalmente de acuerdo con él en que la prensa libre es un pilar de la democracia. Pero una regulación legal del ejercicio de la profesión periodística y de los medios de comunicación no merma la libertad de información, sino que la garantiza.

    No sauen los pies del tiesto. Si escribe usted desde Babia, y no desde las filas del liberalpinochetismo, haga el favor de discutir mis palabras, lo que digo, y no lo que usted cree que digo o lo que a usted le resultaría más cómodo que dijera para montar un debate a su medida.

  8. RicardoRVM dice:

    Si se me permite, intervengo de nuevo para aclararle al de Babia que la libertad de empresa es también un pilar de la democracia. Sin embargo, la libertad de empresa está regulada. Lo mismo ocurre con el derecho de huelga, y con otros muchos derechos y libertades.

  9. José dice:

    Perdona un poco el desorden en la puntuación y los tipos de letra, pero en el editor y la previsualización parecia todo correcto.

    Saludos.

  10. Otro desde Babia dice:

    Yo creo que todo el debate sobre este tema se aclara bastante haciendo una sencilla predicción de futuro(que además ya ha sido sugerida por alguien aquí mismo), porque la situación actual quizás no nos deja ver las cosas con claridad:
    ¿Qué pasará cuando el PP llegue al gobierno, empujado además hacia su ala más radical por sus héroes de la COPE y similares?
    ¿Correrán a desmantelar el consejo audivisual español similiar al CAC que pronto tendremos?
    ¿O más bien lo utilizarán a su antojo para amordazar a quienes les critiquen?
    Yo también creo que la libertad de prensa es una cuestión muy delicada, y que la legislación existente hasta ahora ofrece unas garantías mínimas suficientes, en manos de los jueces. Extender el poder del ejecutivo en este campo me parece peligroso.

  11. Otro desde Babia dice:

    Por cierto, muy bueno el artículo de Pilar Rahola cuyo enlace ha sido puesto aquí.
    De todas formas, lo repito:

    http://www.pilarrahola.com/1_3/ARTICLES/detall.cfm?ID=00000002IU&IDIOMA_ID=2

    Saludos a todos y feliz año.

  12. RicardoRVM dice:

    Para José:

    En primer lugar, decirte que he editado tu comentario, exclusivamente en lo referente a las etiquetas html para facilitar su lectura. Es que si no no había quien se enterara. No creo que te moleste,.

    En segundo lugar, decirte que en cuanto la algarabía propia de la visita de los reyes magos me lo permita, leeré bien tu respuesta, lso artículos que citas y otros, y te respondo. Y no descartes que me pase unos días por Babia.

  13. JosepMaria dice:

    Tengo que reconocer que tengo el corazón dividido en este tema…
    Por cierto, el artículo de Pilar Rahola es bastante brillante.
    Si no conociera a los que pretenden aprobar la ley, hasta me parecería coherente… pero yo sé para qué la quieren utilizar. Para lo mismo que las leyes que el Sr. Aznar armó para cerrar periódicos y meter en la cárcel a quienes pretendían oír la voz de los ciudadanos de la manera más directa y equitativa que se ha inventado: el referéndum… Hay que joderse con el país y los políticos que tenemos…

  14. Josep dice:

    Regular los medios de comunicación es necesario, al igual que lo es regular la libertad de empresa, la libre circulación de vehículos o como expone RVM, la calidad de leche. El CAC puede ser modélico en este sentido, su gran problema es que no se entiende su importancia. Se malinterpreta desde el punto de vista de la derecha rabiosa con todo lo que viene de Cataluña, y también desde la izquierda extremadamente respetuosa con la libertad de los que la insultan y abofetean. Que bonito queda poner la otra mejilla, lástima que los más católicos son los que menos lo hacen.
    El gran problema del CAC es que en España no hay tradición de organismos públicos independientes, y muchos creen que es como el sucedáneo que tiene la Espe en Madrid.
    El desprestigio de la clase política llega ya muy lejos; es muy grave que, por ejemplo, una resolución del Tribunal de Defensa de la Competencia no tenga ningún valor por la fidelidad partidista de sus miembros. En este sentido hay que remarcar que la tradición política catalana, sin ser modélica ha sido siempre algo más democrática y mucho más basada en el consenso, conceptos que actualmente parecen fuera de la capacidad de comprensión de una derecha española tan desquiciada que ya incluso comprende o aplaude los pronunciamientos golpistas.
    Los miembros del CAC están elegidos por los partidos (no nombrados por el gobierno) y utilizando el consenso. Estos 2 puntos le dan pleno valor democrático, y lo que decidan -sea lo que sea- tendrá ese valor. En la transición democrática se utilizaron estas fórmulas con frecuencia, pero hoy parecen imposibles por la actitud absolutamente intransigente de una derecha sin calidad política, que está consiguiendo que en España ya no se entienda lo que significa la democracia.

  15. Anónimo dice:

    Saludos.

    RicardoRVM escribe un largo artículo con mucho detalle pero base muy poco sólida. Es poco sólida porque se basa en dos presunciones como mínimo dudosas:

    1

  16. Agog dice:

    Re el artículo de Rahola y los comentarios de RicardoRVM, me temo que ambos pecan de lo mismo.

    Sí, el artículo es brillante en su forma (la Rahola muchas veces lo es, aunque a veces se desmadra), pero incide en los mismos defectos que comentaba sobre RicardoRVM. Considera que los mecanismos actuales para prevenir la mentira y la calumna ya son útiles, cuando creo evidente que no lo son. O quizás es que a Rahola ya le va bien que exista la COPE (entre otras cosas porque eso le da tema para escribir y aparecer en tertulias) y prefiere un sistema audiovisual donde el insulto y la mentira sean herramientas habituales y normales.

    Esa es, por supuesto, una elección posible. Pero yo no la comparto, ni parece ser que la compartían los redactores de la constitución del 78. Así que si no se cambia la c78, hay que evitar ese panorama. Y como los medios por los que Rahola aboga no funcionan, hay que buscar otros.

    Rahola incide un poco, y RicardoRVM plenamente, en otro error básico. En el caso de RicardoRVM, fruto de los típicos prejuicios. Y es decir: “Si no conociera a los que pretenden aprobar la ley, hasta me parecería coherente… pero yo sé para qué la quieren utilizar”.

    Acabáramos. La ley no es tan mala… pero los que la hacen no son del gusto de RicardoRVM, y por lo tanto ya no le gusta. Si esa ley la hicieran los “suyos”, entonces le parecería coherente. La bondad o maldad de la ley no está en sí misma, sino en quién la hace y el uso que (según presupone RicardoRVM) le van a dar.

    RicardoRVM, como tantos españolistas que se dicen de izquierdas, cae en los habituales prejuicios sobre los demás. Sólo los nobles izquierdistas españoles (los “no nacionalistas”) saben gobernar y hacer leyes. Todos los demás, derechistas o “nacionalistas” (es decir, de otro nacionalismo que no sea el español), son taimados y traidores que sólo hacen leyes para pervertir su uso.

    Creo que no hace falta insistir en cuán sesgada es esa manera de pensar, y en cuán nocivo para una democracia es que se extiendan estos prejuicios.

    Por cierto, en Catalunya TODOS los partidos parlamentarios participaron en la elaboración de esa ley, y TODOS estaban de acuerdo con su contenido y la iban a aprobar. El PP se desmarcó de la aprobación unos días antes de la votación, cuando se supo que el CAC estaba preparando un informe sobre la COPE. Los partidos que sí la aprobaron son CiU, PSC, ERC e ICV, que suponen el 90% del Parlament y prácticamente todo el arco parlamentario.

    ¿Me puedes explicar, RicardoRVM, cómo tú sabes “para qué la van a usar”, y en qué te basas para decir eso?

    Agog

  17. Agog dice:

    Ahora veo que aquí también me había confundido con las atribuciones. Donde digo RicardoRVM en mis posts anteriores, debería decir desdeBabia y JosepMaria respectivamente. A cada uno lo suyo, y mis disculpas por mi error.

  18. José dice:

    Para RicardoRVM:

    No me molestó que editases mi comentario. Al contrario, te agradezco que lo hicieses.

    Para Agag:

    Dices:

    “En este caso, RicardoRVM comete el “pequeño error” de igualar el secuestro de una publicación (lo que es prohibido por la constitución) con la concesión o revocació de una licencia administrativa de uso de un bien público (lo que es potestad de los gobiernos). Creo que este error ya deja claro que RicardoRVM no es precisamente catedrático en derecho constitucional, y que por lo tanto sus juicios sobre la constitucionalidad del CAC o no deben ser tomados con mucha precaución, por no decir directamente rechazados.”

    Independientemente de lo que diga el TC y su confusa doctrina sobre el tema creo que considerar que los medios audiovisuales son diferentes de los demás medios, sólo por el hecho de que el espacio radioeléctrico es limitado, es un error considerable.

    Si, en el futuro, se extiende la televisión a través de Internet, tal como existen ahora las radios online, esa idea del “uso de un bien público” no van a tener “justificación” a la hora de regular. No tiene ningún sentido considerar un medio de comunicación como un servicio público concedido por el Estado, que es, en la práctica, como se regula en la ley.

    En este tema sucede lo mismo que en la “propiedad intelectual”: No se puede confundir el soporte (cd, papel, ondas herzianas) con el contenido. Lo que es válido para la prensa escrita, ha de serlo para la “prensa” audiovisual.

    Regular el acceso a un bien escaso no puede justificar que el Estado se arroje el derecho de decidir cuando un operador incumple una licencia.
    Y menos por algunos de los motivos por los que el CAC puede cerrar un medio.

    Para eso están los jueces.

    Esto lo digo porque, en el ámbito del Derecho Administrativo, la Administración tiene presunción de legalidad en sus actuaciones y eso invierte la carga de la prueba: Primero sanciona y luego tu tienes demostrar en la jurisdicción-contenciosa que la Administración está equivocada.

    El CAC puede cerrar un medio de comunicación y puede que, a los varios años, un tribunal decida que se equivocó. Eso provocaría un daño a la pluralidad informativa, además de la necesidad de revocar alguna licencia para que se restituyera la situación anterior.

    También se pueden dar paradojas curiosas. Pensemos en el siguiente caso: una emisora de radio puede perder la licencia por emitir informaciones falsas y ser cerrada en Cataluña, pero a la vez, tener todos sus contenidos a través de una radio online en un dominio punto cat.

    En el primer caso le tocaría recurrir al contencioso para demostrar que lo que dice es verdad. En el segundo caso debería de ser el CAC o la Generalitat la que llevase a los administradores de la página a los tribunales, porque todos están de acuerdo en que sí está amparada claramente por el artículo 20 de la Constitución.

    Lo interesante sería ver que sucede si en un caso se le da la razón a la Administración y en el otro se le quita.

    Tocando el tema de los Consejos Audiovisuales, la ley de la Comunidad de Madrid también permite cerrar un medio. En su momento pasó casi desapercibido. Curioso.

    Saludos.

  19. Agog dice:

    “Independientemente de lo que diga el TC y su confusa doctrina sobre el tema creo que considerar que los medios audiovisuales son diferentes de los demás medios, sólo por el hecho de que el espacio radioeléctrico es limitado, es un error considerable.”

    Er… no tiene nada que ver con lo que diga el TC. El CAC se dedica sólo al audiovisual. Y punto. No tiene ninguna jurisdicción sobre prensa escrita.

    La regulación, además, no es sólo porque sea un bien limitado; eso sólo justifica que para emitir sea necesaria una licencia.
    La regulación existe porque se considera conveniente regularlo. Igual que en el ejemplo de la central lechera, se considera conveniente regular las normas sanitarias. La falta de regulación causaría perjuicios.

    La diferenciación que yo hacía era entre el secuestro y la revocación de una licencia. Eso son dos actos de naturaleza distinta. Las licencias tienen unos requisitos, y si estos se incumplen, entonces son revocadas. Las publicaciones no tienen ningún requisito, y por lo tanto no hay ningún criterio para revocar una licencia inexistente.
    Otra cosa es si sería conveniente el exigir licencias y requisitos para prensa escrita. Requisitos oficiales, quiero decir. Requisitos reales ya existen: tener dinero para operarla. Como dicen los USAnos: “freedom of the press is for those that own one” (la libertad de prensa es para aquellos que poseen un periódico).

    “Regular el acceso a un bien escaso no puede justificar que el Estado se arroje el derecho de decidir cuando un operador incumple una licencia.”

    Por supuesto que sí. Es el estado quien otorga la licencia de acuerdo con unos criterios, y es el estado quien decide si esos criterios se cumplen. Eso es algo totalmente normal y habitual, desde los taxistas hasta los médicos. ¿Porqué han de ser distintos los periodistas?

    “Para eso están los jueces.”

    Como ya he explicado, para esto los jueces no funcionan. La justicia es demasiado lenta.

    ¿Confiarías tú tu salud a un sistema donde no hubiera inspectores sanitarios de los productos alimenticios y sólo se pudiera cerrar una fábrica de esos productos por decisión judicial? Con tu sistema, aquella fábrica de pollos al ast que intoxicó a miles de personas aún seguiría produciéndolos y vendiéndolos, esperando que el proceso judicial siguiera su curso.

    Los jueces siguen estando ahí, y cualquiera puede recurrir a ellos. Pero hace falta otro organismo que actúe con mayor diligencia.

    “El CAC puede cerrar un medio de comunicación y puede que, a los varios años, un tribunal decida que se equivocó. Eso provocaría un daño a la pluralidad informativa, además de la necesidad de revocar alguna licencia para que se restituyera la situación anterior.”

    ¿Y eso es un problema? Pero entonces, el hecho de que esa emisora esté calumniando durante años hasta que un tribunal decida que merece un castigo, ¿no es un problema? ¿Cómo se soluciona el daño causado durante estos años? Te recuerdo que los daños al honor también están protegidos por la constitución, y precisamente son una limitación a la libertad de expresión.

    “También se pueden dar paradojas curiosas. Pensemos en el siguiente caso: una emisora de radio puede perder la licencia por emitir informaciones falsas y ser cerrada en Cataluña, pero a la vez, tener todos sus contenidos a través de una radio online en un dominio punto cat.”

    Cierto, aunque hay una diferencia muy notable en la capacidad de causar daño: es mucho mayor en una emisora que en una página web, dada la audiencia mucho mayor de la primera (al menos de momento).
    Además, el hecho de que no se pueda evitar el delito por un medio no quiere decir que no se deba evitar por ningún medio.

    “En el primer caso le tocaría recurrir al contencioso para demostrar que lo que dice es verdad. En el segundo caso debería de ser el CAC o la Generalitat la que llevase a los administradores de la página a los tribunales, porque todos están de acuerdo en que sí está amparada claramente por el artículo 20 de la Constitución.”

    Todos están igualmente amparados por ese artículo. En ese sentido no hay diferencia.

  20. José dice:

    “La regulación, además, no es sólo porque sea un bien limitado; eso sólo justifica que para emitir sea necesaria una licencia.
    La regulación existe porque se considera conveniente regularlo. Igual que en el ejemplo de la central lechera, se considera conveniente regular las normas sanitarias. La falta de regulación causaría perjuicios.”

    La escusa de la regulación es porque es un servicio público y a la vez un bien limitado. En lo primero no entro. En lo segundo es evidente que hay muchas frecuencias disponibles en el caso de las televisiones y sin embargo, en su día, se optó por que hubiera sólo unas pocas. La consecuencia es que los políticos utilizan ese poder para dar licencias a los amigos.

    De la misma forma que se emplea esa prerrogativa de una forma torticera, ¿que te hace pensar que un Consejo Audivisual no va a derivar en algo parecido? ¿un pequeño grupo de personas va a decidir que es lo que a los ciudadanos les conviene ver? ¿y que empresas son las elegidas y cuales no? Si es tan importante, lo que hay que hacer es que los ciudadanos sean los que repartan las licencias en una votación, y que sean ellos las que los quiten.

    “La diferenciación que yo hacía era entre el secuestro y la revocación de una licencia. Eso son dos actos de naturaleza distinta. Las licencias tienen unos requisitos, y si estos se incumplen, entonces son revocadas. Las publicaciones no tienen ningún requisito, y por lo tanto no hay ningún criterio para revocar una licencia inexistente.”

    ¿Te refieres a requisitos técnicos o a requisitos de contenido? Si es por el contenido, me muero por saber que requisitos son imprescindibles para una televisión o una radio que no puedan ser aplicables a un periódico o una revista.

    “Otra cosa es si sería conveniente el exigir licencias y requisitos para prensa escrita.”

    Por lo que se ve, el que los ciudadanos decidan cada día que compran y que ven no es filtro suficiente. Los políticos tienen que decirnos ahora, que es bueno que veamos y oigamos y que no lo es. Eso tiene un nombre.

    >”Regular el acceso a un bien escaso no puede justificar que el Estado se arroje el derecho de decidir cuando un operador incumple una licencia.””Para eso están los jueces.””El CAC puede cerrar un medio de comunicación y puede que, a los varios años, un tribunal decida que se equivocó. Eso provocaría un daño a la pluralidad informativa, además de la necesidad de revocar alguna licencia para que se restituyera la situación anterior.””También se pueden dar paradojas curiosas. Pensemos en el siguiente caso: una emisora de radio puede perder la licencia por emitir informaciones falsas y ser cerrada en Cataluña, pero a la vez, tener todos sus contenidos a través de una radio online en un dominio punto cat.””En el primer caso le tocaría recurrir al contencioso para demostrar que lo que dice es verdad. En el segundo caso debería de ser el CAC o la Generalitat la que llevase a los administradores de la página a los tribunales, porque todos están de acuerdo en que sí está amparada claramente por el artículo 20 de la Constitución.””En el primer caso le tocaría recurrir al contencioso para demostrar que lo que dice es verdad. En el segundo caso debería de ser el CAC o la Generalitat la que llevase a los administradores de la página a los tribunales, porque todos están de acuerdo en que sí está amparada claramente por el artículo 20 de la Constitución.”< "Todos están igualmente amparados por ese artículo. En ese sentido no hay diferencia." No has notado el matiz. En la Constitución dice un articulillo que todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario. En la jurisdicción contenciosa tu eres culpable hasta que demuestres lo contrario. Si el CAC te condena, eres tú el que tiene que demostrar que no has cometido ningún "delito". No es lo mismo el que sea la Administración o el que sea un tribunal el que cierre un medio. En uno de los dos casos se incumple el artículo 20 de la Constitución.

  21. Agog dice:

    “La escusa de la regulación es porque es un servicio público y a la vez un bien limitado. En lo primero no entro.”

    Pues lo primero ya justifica la regulación por sí mismo.

    “En lo segundo es evidente que hay muchas frecuencias disponibles en el caso de las televisiones y sin embargo, en su día, se optó por que hubiera sólo unas pocas. La consecuencia es que los políticos utilizan ese poder para dar licencias a los amigos.”

    ¿Es evidente? No sé cuántas son “muchas”, pero lo cierto es que el número de frecuencias es limitado; hay lugares, como Barcelona, donde el dial está muy lleno y algunas frecuencias se interfieren unas con otras.
    En cualquier caso, sea cuál sea el número “muchas”, sería un número finito y por lo tanto su asignación debería ser regulada.

    “De la misma forma que se emplea esa prerrogativa de una forma torticera, ¿que te hace pensar que un Consejo Audivisual no va a derivar en algo parecido?”

    ¿Qué te hace pensar que sí va a hacerlo? Eso es una presunción por tu parte. Si ocurre tal cosa, entonces será el momento de actuar.
    Por cierto, el CAC lleva cinco años actuando ya. ¿Se han cumplido tus nefandos presagios? Porque hasta ahora (cuando se ha metido con la COPE) nadie decía nada en su contra.

    Por cierto, si ya te parece que la asignación de frecuencias se hace de forma torticera, ¿qué más da que exista el CAC? Los gobiernos darán directamente las frecuencias a quien sea de su cuerda (como está haciendo descaradamente el PP) y por lo tanto no hará falta ningún control.

    “¿un pequeño grupo de personas va a decidir que es lo que a los ciudadanos les conviene ver?”

    No. Van a decidir si lo que emiten las cadenas se ajusta a lo que indica la ley.
    Igual que “un pequeño grupo de personas” decide si los productos alimenticios se ajustan a la ley, si lo hacen las empresas y particulares en sus obligaciones tributarias o si se cumplen las normas de circulación.
    Es decir, deciden lo que a los ciudadanos les conviene comer, lo que deben pagar y cómo deben conducir, por usar tu terminología.
    ¿Te parece mal?

    “¿y que empresas son las elegidas y cuales no? Si es tan importante, lo que hay que hacer es que los ciudadanos sean los que repartan las licencias en una votación, y que sean ellos las que los quiten.”

    El CAC no participa en la asignación de frecuencias a empresas. Sólo verifica que las empresas cumplan los requisitos de emisión por las cuáles se otorgan las licencias, así como las leyes que regulan el mercado audiovisual.

    “¿Te refieres a requisitos técnicos o a requisitos de contenido? Si es por el contenido, me muero por saber que requisitos son imprescindibles para una televisión o una radio que no puedan ser aplicables a un periódico o una revista.”

    Como ya he dicho, algunos de los requisitos muy bien pudieran ser aplicables a una revista o periódico. Tal vez debieran. Pero el caso es que no lo son, y por lo tanto no hay criterios para revocar una licencia de prensa escrita porque no existen tales licencias.

    “Por lo que se ve, el que los ciudadanos decidan cada día que compran y que ven no es filtro suficiente. Los políticos tienen que decirnos ahora, que es bueno que veamos y oigamos y que no lo es. Eso tiene un nombre.”

    Sí: artículo 20 de la constitución española.

    Por cierto, ¿a qué tanto afán para defender la total libertad de los propietarios de emisoras de radio, incluso poniéndola por encima del derecho de los ciudadanos a recibir información veraz y a no ser atacados en su honor?

    “¿Lenta? ¿Sabes lo que son las medidas cautelares?”

    Por supuesto. Y también sé que no se aplican para nada en estos casos.
    ¿Cómo aplicas una medida cautelar a un programa radiofónico que tiene una denuncia por calumnias graves? ¿Impidiendo que emita? ¿Cuándo ha sucedido eso?
    Como ya he dicho, el recurso a la justicia debería ser suficiente. Pero como no lo es (a los hechos me remito), hacen falta organismos como el CAC.

    “Otra cosa es que tarde más o menos en resolver el fondo del asunto. El CAC tiene que reunirse primero para decidir si se cierra o no el medio. Y además el recurso de la empresa nos llevaría a un proceso en la jurisdicción contencioso-administrativo que duraría lo mismo que en el otro caso.”

    Pero mientras se lleva a cabo, ya hay una sanción que pudiera resultar disuasora para que el medio no prosiga en su incumplimiento de la ley.
    Que es de lo que se trata: evitar que los medios de comunicación incumplan libremente las leyes existentes.

    [Sanidad]

    “Ese ejemplo es absurdo. Primero, sería un delito contra la salud pública hacerlo de forma deliberada.”

    Es un delito contra el honor mentir de forma deliberada.

    “Segundo, el juez cerraría cautelarmente la fábrica.”

    Depende. Sería decisión del juez, y podría no hacerlo. En el caso de los medios de comunicación, nunca lo hacen.

    Fíjate que estás diciendo que es MÁS necesario un organismo regulador en el caso de los medios de comunicación (en el que los jueces nunca toman medidas preventivas) que en el caso de sanidad (en el que sí se toman frecuentemente). Y aún así, te parece bien que existan inspectores de sanidad y no que exista el CAC. ¿No debería ser al revés? ;-)

    “Tercero, nadie compraría los productos de esa empresa.”

    Hace falta que supieran que los productos están contaminados. Si los efectos no son inmediatos, podrían venderse esos productos durante años. Y cuando se supiera públicamente, un simple cambio de etiquetaje, y a seguir vendiendo.

    Y fíjate que otra vez estás diciendo que es MÁS necesario el CAC que los inspectores de sanidad, puesto que en el caso de los aliimentos peligrosos muchas veces es más fácil para el público detectar esa peligrosidad que en el caso de informaciones falsas.

    “El trabajo de los inspectores de sanidad es previo. Su objetivo es evitar que las empresas se salten controles o cometan errores que puedan dañar la salud pública. Cuando sucede un caso como el que cuentas, lo que se hace a posteriori no sirve para evitar el daño. Sólo para paliarlo.”

    No sólo es previo. También sirve para cerrar fábricas que ya han cometido esos errores. ¿Hace falta recordar el reciente caso de los pollos asados? Su tarea también sirve para evitar que se siga haciendo daño.
    Igual que en el caso del audiovisual: no sirve para evitar el daño (los motivos para la sanción ya se han producido) pero sí para intentar evitar que se siga produciendo.

    En realidad, el CAC sí que actúa de forma semi-preventiva, puesto que sus primeras medidas son siempre el envio de un informe de aviso al medio infractor. Si éste deja los incumplimientos, el proceso se acaba. Algo comparable a la tarea preventiva de sanidad.

    “En el caso de los medios de comunicación, lo que propones está al filo de la censura previa.”

    En absoluto: el CAC NO verifica nada ANTES de ser emitido, sólo hace informes sobre emisiones PASADAS.
    Eso es obvio que es NO previo.

    “¿Cual es tu idea? ¿Poner un inspector del CAC en cada medio que verifique si las noticias se producen contrastando las fuentes?”

    Er… ¿para qué hace falta un inspector en cada medio? Las noticias son públicas, y el desprecio al contraste de las fuentes es fácilmente comprobable cuando se ve que lo que dicen es una mentira pura y dura. Sólo hay que comparar lo dicho con la realidad.

    “¿Y que decidan que noticia se puede emitir y cual no cumple los requisitos?”

    Te lo repito: el CAC nunca ha actuado ni está previsto que actúe a priori. Eso te lo inventas tú.

    “¿Quién tiene el derecho a decidir cuando las informaciones “intoxican” a la opinión pública? ¿Los propios interesados o los políticos?”

    El CAC, que es un organismo independiente nombrado por las 2/3 partes del Parlament.

    > “¿Y eso es un problema? Pero entonces, el hecho de que esa emisora esté calumniando durante años hasta que un tribunal decida que merece un castigo, ¿no es un problema? ¿Cómo se soluciona el daño causado durante estos años? Te recuerdo que los daños al honor también están protegidos por la constitución, y precisamente son una limitación a la libertad de expresión.”

    “Esto suena a pataleta.”

    Lo mismo puedo decir yo de tus argumentos contra el CAC.

    “Si una emisora emite algo que no nos gusta, no es necesariamente una calumnia.”

    Por supuesto. Pero eso no quita que sí que existan las calumnias. ¿No es así?

    “Si pensamos que es así, denunciamos a quién la comete. Luego, el tribunal toma medidas cautelares si estima que el daño a nuestro honor y a la verdad puede ser importante. Y esas medidas impiden que la emisora siga dañando nuestro honor.”

    No, no lo hacen. Te sugiero que mires la realidad en lugar de tus teorías sobre cómo funciona la justicia. Eso que narras simplemente no sucede. No hay tales medidas cautelares, a pesar de la existencia de denuncias.

    “Lo que tampoco es lógico, es cerrar una emisora por supuestas calumnias en un programa determinado. Tenemos un sistema judicial que se encarga de esos temas.”

    ¿Y porqué es lógico que lo haga un sistema judicial y no un sistema administrativo como el CAC?
    En el caso de la sanidad, hacienda o tráfico, por ejemplo, te parece bien que se actúe administrativamente, sin esperar a los jueces.
    Pero en el caso de los medios de comunicación, no.

    ¿Porqué esa diferencia?

    “Además la Administración no tiene potestad para hacer un juicio paralelo sobre lo que es una calumnia.”

    ¿Porqué no? Los inspectores de hacienda tienen potestad para decidir si lo que declara una empresa es verdad o no. Los inspectores de sanidad, lo mismo. Los guardias urbanos o la guardia civil de tráfico, también.
    Todo eso es Adminisración decidiendo sobre lo que es verdad y lo que no. ¿Porqué ellos pueden y el CAC no?

    “Cuando se abre un proceso judicial sobre un hecho, los expedientes administrativos sobre el tema se paralizan hasta ver lo que decide el tribunal. Y no se hace por cortesía: el procedimiento administrativo tiene muchas menos garantías para el ciudadano que el judicial.”

    ¿Y qué? Nada dice que no se pueda recurrir a los tribunales ante las decisiones del CAC, como se hace en todos los otros casos.

    Repito: el CAC actúa de forma similar a muchos otros organismos públicos reguladores. Si esos organismos pueden, incluso deben, actuar, ¿porqué el CAC no?

    “De los delitos se encargan los Tribunales.”

    No sólo. Arriba tienes unos cuantos ejemplos.

    “Lo que pasa que en el caso de una página web se vería claramente que se vulnera el artículo 20 de la Constitución, si es la Administración y no un juez quién cierra la página. Si maquillamos el cierre detrás de la retórica de la licencia y el servicio público, pues tenemos un portillo para camuflar esa vulneración de la Constitución.”

    En absoluto. La constitución no dice quién debe actuar para garantizar que los medios respetan el “respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.” (art. 20.4).
    Eres tú quien dice que deben ser los jueces. Pero la c78 sólo especifica que la resolución judicial es necesaria para (art. 20.5):
    “5. Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.”

    Y no estamos hablando de ningún secuestro.

    “Lo de “evitar el delito” suena idéntico a la censura previa. Es que suena hasta peor. ¿Que es “evitar el delito” en el caso de la libertad de expresión? ¿Y cómo se hace?”

    Que a ti te suene mal que se evite un delito, es cosa tuya. En este caso, simplemente aplicando sanciones (que pueden incluir el cierre) que disuadan a los medios que han cometido un delito para que no sigan cometiéndolo.
    Hay un montón de leyes con tal objetivo.

    “No has notado el matiz. En la Constitución dice un articulillo que todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario. […]”

    Claro. Y eso se sigue respetando. Tanto como en el caso de la sanidad, tráfico, hacienda, etc… Intenta tú no pagar una multa de tráfico diciendo que todos somos inocentes hasta que un juez demuestre lo contrario. ;-)

    “En uno de los dos casos se incumple el artículo 20 de la Constitución.”

    En absoluto. En realidad, si no se actúa es cuando se incumple la c78 en sus artículos 20.1.d y 20.4.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.