IsauraAdal Alom Rodríguez, militante de Izquierda Unida y uno de los administradores de los foros alternativos de esta formación política -en los que, por cierto, deberían fijarse más los dirigentes por lo interesante de los debates que allí se producen y porque podrían informarse bastante bien sobre lo que piensan eso que dentro de los partidos llamamos “las bases”, que muchas veces está bien lejos de las preocupaciones de los dirigentes- me ha hecho llegar esta interesante entrevista con la diputada Isaura Navarro, de Izquierda Unida. La ley electoral, la república, la naturaleza de IU, la LOE, el debate autonómico son algunos de los temas tratados en ella. Les recomiendo que la lean, aunque sólo sea por saber qué se piensa en IU. Y es que si Polanco no lo cuenta -que no lo cuenta- lo contamos nosotros…


¿Ves en el PSOE y demás partidos políticos una verdadera intención de cambiar el sistema electoral?

Aunque nosotros lo intentamos por todos los medios, creo q detrás de los gestos politicos que hace el PSOE no hay una verdadera intención de abordar este problema. Los poderes fácticos que teledirigieron en su día la transición temían una izquierda transformadora con importante implantación institucional. Para el ejército, la iglesia, la burguesía y el resto de tejido del Movimiento, el Frente Popular continuaba estando presente en sus mentes como un fantasma. Por eso diseñaron un sistema electoral profundamente injusto, donde una persona no representase un voto. Hoy, 25 años después, seguimos padeciendo un sistema que castiga a la tercera fuerza política con implantación en todo el Estado de manera progresiva. La existencia del conocido “voto útil” que justifica muchos votos al PSOE tiene su origen en esta terrible Ley que nos hace desiguales en el pilar de la democracia: el voto, y así pretenden asfixiarnos como fuerza política. En la actualidad, quienes continúan moviendo los hilos no permitirán una modificación de la ley electoral porque además los más beneficiados son el PSOE y el PP, junto a algunos partidos nacionalistas.

Hasta que el voto de cada ciudadano y ciudadana no tenga el mismo valor nuestra sociedad tendrá graves carencias democráticas.

¿Se está avanzando para integrar a más partidos en IU?

Izquierda Unida es un proyecto inacabado, como no podía ser de otra manera. Continuamos abiertos a todos los partidos y movimientos sociales de izquierdas, así como a las personas que continúen creyendo que Otro Mundo es Posible y trabajen para ello. En la actualidad nos encontramos en un momento de reconstrucción de nuestro espacio social y político y me consta que hay gentes dispuestas a incorporarse de manera organizada a nuestro proyecto estratégico. En Izquierda unida cabemos más de los que estamos y debemos trabajar por su integración, por el trabajo conjunto de la izquierda para ser fuertes en la lucha por los valores que representamos.

Llevas un ‘pin’ con la bandera de la república. ¿Qué significa para ti declararte republicana?

Ser republicana es defender los valores de libertad e igualdad, de democracia y, ahora más que nunca, rebeldía. Llevar el pin de la bandera republicana implica hacer público mi compromiso con la democracia de los ciudadanos, en la que no tienen cabida ni leyes electorales injustas, ni monarquías de ningún tipo.Significa afirmar y reivindicar la mayoría de edad de la sociedad, romper las ataduras, las tutelas y las imposiciones.

En el 75 aniversario de la II República es el momento adecuado para exigir un referéndum sobre la organización del Estado, porque el máximo representante no puede continuar siéndolo por su particular herencia genética y su designación por el Dictador como heredero del régimen franquista. Pero la abolición de la monarquía es tan solo un paso hacia la república. El verso que más me gusta de la Internacional dice: “ni dios, ni reyes, ni tribunos”. Una frase cargada de significado que viene a decir lo mismo que Salvador Allende cuando en sus últimos momentos desde el Palacio de la Moneda dijo “la Historia es nuestra y la hacen los pueblos”.

¿Qué te parece la LOE? Hay mucha gente que pedía el no y según se comenta Gaspar quería que votáramos a favor. ¿Es correcto eso? ¿Hasta que punto es distinto abstenerse que votar en contra?

Veníamos de una contrarreforma educativa de la derecha muy restrictiva la LOCE, que recortaba la democracia en los centros, abría las puertas hacia la privatización de determinados servicios de la educación pública y daba alas a la privada para ir aumentando su influencia. En principio el borrador de LOE tras nuestra aportaciones era un cambio, evidentemente no era nuestra ley pero considerábamos que mejoraba la situación y abría el camino hacia posteriores modificaciones hacia la laicidad, la igualdad de oportunidades y la potenciación de la educación pública y de calidad. Sin embargo, las movilizaciones de la derecha, la entrada de CIU en la negociación y la presión de la jerarquía eclesiástica han hecho retroceder al gobierno Zapatero. IU se encontraba ante una disyuntiva difícil de sortear y la abstención muestra nuestro rechazo al conjunto de la ley, a la vez que reconoce en el avance sobre la situación de partida. Una posición que requiere la implicación de toda la organización para seguir incidiendo en nuestro proyecto educativo como base de la una democracia avanzada.
Seguiremos luchando por una educación laica, publica y de calidad pero junto con los ciudadanos y con la fuerza que nos otorga la ciudadanía, que con su voto elige a sus representantes.

¿En que se basa el modelo federal que proponemos? ¿Cree necesario una asamblea de federaciones autonómicas de IU para redactar un documento en el que se defina claramente y ante la opinión pública, el modelo de estado consensuado y común a defender y respetar por todas las federaciones de IU?

Nuestro objetivo es un Estado Federal Solidario. Una organización territorial fuertemente descentralizada para que las instituciones se acerquen cada vez más a los ciudadanos. Un modelo que aúne el reconocimiento del derecho de autodeterminación de los pueblos con la corresponsabilidad en la construcción de una redistribución de la riqueza, no tanto entre territorios sino entre ciudadanos y ciudadanas. El debate sobre la estructura del Estado está abierto, ahora la correlación de fuerzas y nuestra implicación determinará si avanzamos hacia la federalidad o hacia otros modelos. Sin embargo, insisto, nuestra lucha no es participar del debate entre burguesías nacionales o nacionalistas en el reparto del pastel sino en la necesaria justicia social. No apostamos por cualquier federalidad (ni el modelo alemán ni el norteamericano), nuestro objetivo es conformar un estado solidario entre la ciudadanía donde cada uno aporte según sus posibilidades. Para ello la fiscalidad ha de ser cada vez más progresiva y la presión sobre los que más tienen mucho mayor.

¿Tuvo sentido la postura de IU con el mal llamado Plan Ibarretxe?

La reforma del Estatuto de Autonomía de Euskadi llegó al Congreso de los Diputados tras una campaña mediática de mentiras interesadas y nacido de una situación de enfrentamiento entre el anterior gobierno de Aznar y el gobierno de Euskadi. El debate no era la ruptura del Estado, donde nuestro compromiso con la libre autodeterminación de los pueblos es incontestable, sino el camino hacia un nuevo modelo confederal que una parte del Estado quería aplicar. Izquierda Unida es una formación internacionalista, y eso aúna al conjunto de sensibilidades, y por ello no podemos participar de proyectos de este tipo. Por su parte, PP y PSOE se encargaron de engañar a la opinión pública haciendo creer que se votaba su aceptación o rechazo y en este contexto nuestra capacidad de maniobra era muy pequeña. Estoy convencida de que después del debate catalán y andaluz, habrá un Estatuto del País Vasco, bajo un contexto político más propicio y con otro resultado.

¿Después del NO a la ‘Constitución Europea’ en que sentido hemos de trabajar? ¿Está sirviendo Partido de la Izquierda Europea para explicar el modelo neoliberal, militarista y productivista que planteaba el texto de la constitución y que también sufrimos después del no?

Europa se encuentra en un barrizal. Los trabajadores y trabajadoras francesas dieron una lección al conjunto de la Unión y ahora la vieja burocracia europea es incapaz de entender el descontento. Por ello, la izquierda tiene la obligación de pilotar un nuevo proyecto donde el Partido de la Izquierda Europea del que IU forma parte tiene un papel importante a cumplir. O construimos una Europa de los ciudadanos y ciudadanas frente a la globalización neoliberal o el esqueleto se derrumba. El PIE es un partido joven que necesita de una amplia base para convertirse en alternativa. Hasta el momento se ha hecho un gran esfuerzo por llegar a acuerdos pero posiblemente tan solo desde arriba. La izquierda transformadora necesita una nueva Internacional porque las respuestas han de ser globales a los retos que afrontamos.

¿Que piensa sobre la disciplina de partido?

Izquierda Unida es un partido federal y como tal no debe tener miedo a las discrepancias internas. La izquierda es plural y el consenso es el camino hacia la unidad. Prefiero el reconocimiento de las diferencias y el debate que la aceptación de imposiciones propia de otros partidos. Como militante de IU desde hace mas de 14 años me siento cómoda al poder expresar mis opiniones y ver como nuestra democracia interna aborda todas las situaciones políticas que se van creando. El debate y crítica interna constructiva es positivo, la destructiva es nefasta.

¿Cómo es la relación con los medios tradicionales? ¿Qué puede aportar internet al mensaje de IU?

Los Medios de Comunicación de Masas son tan solo un negocio que responde a sus intereses empresariales. Como tal, nunca dejarán que nuestra voz llegue con claridad a los ciudadanos porque nuestro modelo de transformación no le conviene a las empresas transnacionales, y la MdC son cada vez más eso. Internet es tan solo la herramienta, el tejido lo hemos de hilar nosotros. Los hicimos desde la clandestinidad con pocos medios, ahora las Nuevas Tecnologías nos aportan la posibilidad de democratizar la información. La pluralidad y la transparencia siempre nos convienen porque nuestras propuestas están fundamentadas en análisis rigurosos de la realidad y el objetivo es defender a los trabajadores y trabajadoras, la clase social más numerosa. Tenemos que llegar a ellos por todos los medios y cuantos menos intermediarios mejor.

Una de las críticas mayores a IU es que somos demasiado buenos con el PSOE, ¿crees que les damos poca caña? ¿No te da la impresión de que estamos siempre pendiente a lo que hacen los demás para criticar y que a veces nos olvidamos que tenemos un sistema alternativo que proponer y explicar?

Para ser sincera, debemos reconocer la dificultad de incidir al margen de la agenda marcada por los partidos mayoritarios y su prensa. Pero posiblemente lo que más enturbia la situación es la ofensiva reaccionaria de la derecha que aprovecha todo (y digo todo) para intentar desprestigiar al gobierno socialista, incluso poniendo el peligro la convivencia entre ciudadanos y ciudadanas.

A ello hemos de sumar que por primera vez Izquierda Unida influye en un gobierno, conseguimos medidas y cambios que benefician a los ciudadanos.
En cualquier caso, trabajamos por señalar las contradicciones del gobierno socialista, aunque los medios no nos permitan que nuestras denuncias y trabajo en este sentido se visualicen. Nos espera a la vuelta de la esquina una reforma laboral que pretende recortar derechos conquistados por la lucha obrera. La coincidencia entre la patronal y el gobierno Zapatero es evidente y ahí nos van a encontrar enfrente, siempre al lado de los trabajadores y las trabajadoras.

¿Qué crees que necesitaría IU para reforzar su voluntad como movimiento político-social e implicar en ella a los principales movimientos ciudadanos?

Es imprescindible la voluntad de ampliar el proyecto, de reforzar nuestra parte social, de coexistir desde la lealtad y la discrepancia. Izquierda Unida continúa siendo un proyecto inacabado, siempre en construcción. De nuestras capacidades y nuestra voluntad de trabajo nacerá con más fuerza la izquierda real con posibilidad de transformar. La sociedad nos necesita y debemos implicarnos para no defraudarla. En IU no sobra nadie pero sigue faltando muchísima gente, muchísima izquierda.

¿Hasta que punto las bases influimos en las grandes decisiones? ¿Crees que deberíamos comenzar tener un modelo más participativo y transparente?
La democracia interna es el pilar de nuestro proyecto. La izquierda ha de predicar con el ejemplo y mejorar la comunicación entre todas las partes y profundizar en la democratización de la toma colectiva de decisiones. La decisión final sobre nuestra postura en la LOE ha sido un claro ejemplo de cómo las bases influyen en la posición final. Desde la lealtad, la crítica es siempre bienvenida y yo, personalmente, intento prestar la máxima atención a todas las opiniones, vengan de donde vengan.

——————————
Entrevista de Adal Alom Rodríguez (arpia49) a Isaura Navarro para
www.nodo50.org/foroiu

Tagged with →