aznar-y-ETA.gif

La AVT, en un paso más de puesta de las víctimas a disposición de los intereses oscuros del PP, ha convocado para esta tarde una manifestación a la que no van a acudir el resto de asociaciones de de víctimas, muchas de las cuales han querido poner de manifiesto que no se trata de una manifestación a favor de las víctimas, sino en contra del gobierno. Por eso no van. Y hay que decir que la AVT está en su derecho de manifestarse en contra del gobierno, pero no en el de intentar engañar a la gente y a las víctimas pretendiendo que se trata de una manifestación a favor de las víctimas, porque no es cierto.

¿Qué significa manifestarse a favor de las víctimas?. Nada. No significa nada. Todos estamos a favor de las víctimas, pero esa no es una posición política sino personal. Las víctimas no tienen más derecho que cualquier otro a opinar acerca de la política antiterrorista, ni tienen tampoco derecho de veto alguno sobre las decisiones del gobierno en esa materia.

Hay más víctimas. Estos días, el presidente Zapatero ha recordado que a su abuelo lo asesinaron los mal llamados nacionales, y por ello se le ha echado encima toda la derecha, con todo su aparato mediático: “¿Cómo puede comparar?”. Le preguntan, fariseos. Pues claro que se puede comparar. Las atrocidades de Franco durante la guerra provocaron las protestas diplomáticas del propio Mussolini, y posteriormente, durante la represión, decenas de miles de personas fueron asesinadas y muchos otros miles murieron en las cárceles. Posteriormente, cuando murió el dictador y España inició el camino hacia la democracia -con las resistencias, por cierto, de muchos de los que esta tarde van a salir a la calle- aquellas víctimas que lo fueron por defender las libertades y la legitimidad democrática de la República, entre las cuales está el abuelo del presidente del Gobierno, decidieron quedarse en un segundo plano y no exigir justicia, algo que estaban en su derecho de hacer, para facilitar el tránsito hacia la democracia. ¿Y saben por qué ocurrió eso? Porque aquellas personas eran demócratas de verdad, porque aquellas personas no creían tener ninguna patente de corso, y su lucha generosa contra la dictadura tuvo justa prolongación en su pase a segundo plano, porque entendían que la democracia y la libertad era de todos, también de los que tanto les odiaron entonces y tanto les odian hoy, porque les recuerdan cada día quiénes son. Muchos de ellos están aún buscando a sus muertos por las cunetas, y a otros nadie les ha agradecido el sacrificio que hicieron para conseguir una España libre.

Los que salen esta tarde a la calle, la AVT, el PP, -o mejor, sus comités directivos, porque no me puedo creer que en España no exista una derecha realmente liberal y europea- representan justamente lo contrario de lo que representan todas estas personas entre las que se encuentra el abuelo del presidente del Gobierno, que hace bien en mostrarse orgulloso de ello. La AVT y el PP representan a una parte de España terrible que se cree la propietaria de la nación. El PP intentó hace ocho años negociar con ETA. Entonces fue un “valiente gesto”; entonces sí se podían trasladar los presos, entonces se podía hablar de autodeterminación. ¿Qué ha cambiado ahora? Entonces los medios de comunicación indecentes publicaban elogiosos editoriales, simpáticas viñetas; los articulistas liberales escribían columnas plagadas de sentido de la responsabilidad recomendando al gobierno de Aznar que realizar los contactos con tacto, pero que los realizara. ¿Qué ha cambiado ahora para que esos mismos medios publiquen ahora filípicas contra el Gobierno por intentar acabar con el terrorismo.

Tagged with →