Poco a poco, los enemigos de la libertad, y entre ellos está desde hace tiempo cualquier religión, van ganando terreno. Pero, no deberíamos hablar en abstracto sino más en concreto. Mientras el cristianismo ha ido quedando poco a poco, y muy a su pesar, como una alternativa más o menos folclórica de la vida privada (pero en eso también hay que desterrarlo), el islam -más retrasado, más barbárico- va ganando terreno como alternativa política.

Sigue en Si es que a esto se le puede llamar vivir. Los comentarios, allí.

Tagged with →