Don Cesar Calderón me ha mandado un meme de esos, y desde ya le digo y le aclaro que esto no va a quedar así, y que el que la hace la paga, y que arrieritos somos, y que el euribor está subiendo ahora precisamente que pido una hipoteca. Así que alguien va a tener que pagar los platos rotos. Y me sé yo de una rata que tiene muchas papeletas para hacerse cargo de esa factura. En fin, que el meme ese que me han lanzado consiste en que tengo que contar cinco de mis más queridas manías y elegir a otros cinco bitacoreros para que hagan lo propio y alarguen la cadena. Así que procedo, no sin antes advertir que una de las muchas virtudes que me adornan es la de no tener manías, de forma que este trabajo que estoy haciendo en este momento preciso va a ser arduo y complicado.

1.- Uno de mis temas favoritos de conversación soy yo mismo. Me encanta que se hable de mí, lo mismo bien que mal. Cuando alguien lo hace, lo incentivo inmediatamente. Si estoy en un grupo y el tema de conversación pasa si quiera tangencialmente cerca de mí, inmediatamente tuerzo el rumbo para convertirme en el tema del que se habla. Esa es una de las razones por las que tengo una bitácora.

2.- Me da tanto pánico el desorden psicológico como pereza el orden físico, salvo en la cocina. Cuando guiso, que es frecuentemente y como los ángeles, a decir de mis afortunados invitados -a pesar de aquella paella tan poco fotogénica-, soy un maniático del orden. Todo ordenadito, cada espumadera limpia nada más usarla