He decidido responder a EPMesa, que en su bitácora pretende demostrar con una serie de preguntas que los progresistas estamos con los verdugos, y se refiere a los verdugos de ETA. Le reto a que explique cómo de mis respuestas se puede concluir que yo ayudo a los asesinos a cometer sus asesinatos, que yo proporciono escondites a los etarras, que les busco armamento y material, porque eso -y no otra cosa- es estar con los verdugos. Se podrá estar de acuerdo con mis respuestas, pero en justicia, no se me puede acusar de estar con los verdugos. Ni a mí ni a ningún progresista. Es una inmoralidad de gran calado intentar callar al adversario político y descartar de entrada sus opiniones con la acusación de que “está con los verdugos”. No me asombra que lo haga la derecha, que se considera propietaria de España, pero realmente me sorprende que alguien de izquierdas y progresista, como don EP, utilice estas tácticas.

1.- ¿Por qué se permitió la legalización del PCTV (Partido Comunista de la Tierras Vascas)? ¿Es que alguien cree que no tienen que ver con Batasuna? ¿Y no es Batasuna una organización prohibida por ley por pertenecer al ámbito de ETA?

Como usted sabe, España es un estado de derecho. En su momento, los mecanismos judiciales estudiaron si era necesaria su ilegalización y llegaron a la conclusión de que no era necesaria. No es propio de ciudadanos demócratas estar desconfiando permanentemente de las instituciones si estas no actúan como esperamos. Por otra parte, y dado que esta pregunta y todas las que le siguen han sido ideadas para acusar al que responda de “estar con los verdugos”, si no da las respuestas correctas, no cabe más remedio que pensar que don EP pretende decirnos que las autoridades judiciales que tomaron esta decisión “están con los verdugos”. ¡Qué barbaridad, tenemos la democracia y sus instituciones carcomidas.

2.- ¿Qué pinta IU en el gobierno de Ibarratxe?

No creo que pinte nada. El Gobierno Vasco no es un círculo de bellas artes, sino un órgano ejecutivo, que goza de plena legitimidad democrática. El régimen español es un régimen parlamentario. Es decir, el peso político está en el Parlamento, y en él, los diferentes partidos, según las cuotas de representación obtenidas en las urnas deben negociar para conformar una mayoría que haga posible un gobierno estable. Eso es lo que ha ocurrido en la Comunidad Autónoma Vasca, donde las elecciones permitieron la formación del actual gobierno. Dicho esto, que pretende recordar que estamos hablando de un gobierno legalmente constituido y pleno de legitimidad, es preciso recordar algunas cosas: los que verdaderamente están con los verdugos -Batasuna- no tienen presencia parlamentaria, por lo tanto difícilmente puede haberse constituido un gobierno que esté con los verdugos, como señala don EP. EB forma parte del Gobierno vasco porque ha podido llegar a un acuerdo programático con el PNV y con EA.

3.- ¿Por qué el PSE votó hace poco a favor de los presupuesto del gobierno vasco si hasta ahora no lo había hecho? ¿Qué ha cambiado?

Pues, en pocas palabras: porque tenía derecho a hacerlo. En democracia, se puede votar a favor o en contra de unos presupuestos generales, sin que una posición o la otra supongan estar con verdugo alguno. El PSE ha hecho uso de su soberanía y ha decidido apoyar unos presupuestos con los que estaba de acuerdo. Como supongo que esos presupuestos no contemplan partida alguna para comprar armas a los verdugos, alquilar pisos francos o proporcionarles zulos (recuerdo que ello sería ilegal, y si alguien se siente tentado de acusar al ejecutivo vasco de alguna de estas cosas y no puede demostrarlo estaría cometiendo un delito de calumnias), no hay motivo para pensar que ni el gobierno que propone los presupuestos, ni los grupos parlamentarios que los apoyan estén con los verdugos.

4.- ¿Por qué Zapatero ante el acto de la ilegal Batasuna dijo aquello sobre la libertad y la dificultad de aplicar la ley? ¿Por qué no lo dijo cuando las caricaturas de Mahoma sino que ahí sí señalo un, por cierto de forma reaccionaria, límite a un derecho fundamental? ¿Había límites para unos, los que se burlaban, o nos burlamos, de Mahoma y no en cambio para criminales organizados? ¿Y cuál fue la dificultad si un juez lo prohibió y no pasó nada?

Uy, qué lío, y qué mezcla de cosas. Mire: le guste a usted o no, estamos en una situación excepcional. Se está intentado crear las condiciones para que ETA reconozca que ha sido derrotada por el estado de derecho y deje las armas. Porque eso es, precisamente, lo que ha ocurrido. Sí, gracias a la acción de la justicia dirigida eficazmente por los Gobiernos de Aznar, pero también por los de Felipe González y por el de José Luis Rodríguez Zapatero. Pues bien ahora parece que ETA pretende dejar las armas. Han perdido. Lo tenemos claro todos, incluidos ellos, aunque no lo verbalicen de la misma manera. Alejémonos unos años hacia el futuro, y echemos la vista al pasado: ETA coge las armas para luchar a favor de un País Vasco independiente y socialista, y treinta años después, después de 800 asesinatos, su principal preocupación es qué ocurre con sus presos. Del socialismo y la independencia ya no se acuerdan más que como recursos retóricos. ¿No están obligados el gobierno y la sociedad española a aprovechar esta oportunidad?. Rotundamente, sí.

Y si para ello hay que “levantar un poco la mano” y permitir que se reúnan los de Batasuna a decidir cómo hacen eso, pues se levanta. El Ejecutivo puede claramente hacerlo. Otra cosa es que el poder judicial, que no debe ni puede dejarse influir por el devenir político, pueda hacer poco en este sentido. En cuanto a lo de las caricaturas de Mahoma, tiene usted toda la razón, aunque no sé muy bien que tiene que ver con todo esto. Zapatero fue pusilánime en el tema de las caricaturas, como lo es siempre que está la religión de por medio, especialmente la Iglesia Católica.

5.- ¿Por qué la fiscalía del estado está absteniéndose de actuar contra ETA o Batasuna?

No, eso es mentira. Dejando de lado el hecho de que gobiernos anteriores en situaciones similares han suavizado tanto la política antiterrorista como la penitenciaria, debe recordar usted que el Fiscal General del Estado actúa en nombre del Gobierno. Eso que usted dice no ha ocurrido, al margen de algunas declaraciones más o menos afortunadas del Fiscal General del Estado. Por cierto, que como el Fiscal General del Estado actúa en nombre del Gobierno, sería perfectamente posible y democrático que el Gobierno decidiera actuar como he señalado en la respuesta a la pregunta anterior, y le diese las órdenes correspondientes.

6.- ¿Por qué el PSE nombra explícitamente a Otegi como portavoz para la paz?

Lo siento. No conozco ese nombramiento. Si es tan amable usted de proporcionarme una fuente directa a esa información podría darle mi opinión.

7.- ¿Por qué el fiscal general del estado, puesto por y al servicio del gobierno presuntamente progresista, ha dicho, tras el alto el fuego de los delincuentes, que los jueces deberían tenerlo en cuenta?

Pues porque es así. Su cicatera definición de lo que es el Fiscal General del Estado, en la que más parece un mayordomo que un jurista, es curiosa. El Fiscal General del Estado está nombrado por el Gobierno porque así lo dice la Ley. Y no está al servicio del Gobierno, sino del interés general. En democracia, lo que es el interés general lo determina en cada momento -pudiendo equivocarse, como ocurrió sistemáticamente con los Gobiernos Aznar- el Gobierno. Perfectamente, el Gobierno puede decidir que en un momento determinado, el interés general pasa por que determinadas personas, que no acumulan delitos graves, puedan estar en libertad para facilitar el proceso que está comenzando, y que, como he dicho antes, consiste en que ETA reconozca que ha perdido y deje las armas.

8.- ¿Por qué Rosa Diez ha sido purgada?

No sé. Eso es un asunto interno del PSOE. Por cierto admiro el valor de Rosa Díez.

9.-¿Por qué los partidos progresistas se negaron a votar el decálogo de la Fundación Víctimas del Terrorismo?

Pues me lo puedo figurar, como supongo que usted se lo figurará, aunque al igual que hace el PP -no se queje por esta referencia, es que se comporta usted igual que el PP- prefiere usar a las víctimas como arma arrojadiza contra el adversario político. Las víctimas de ETA son 800 personas que han sido asesinadas, los que hayan quedado heridos o afectados de cualquier otra forma y los familiares de todos ellos. Una cantidad enorme, sin duda. Sin embargo, no tienen más derechos políticos que quienes no hemos sido asesinados, secuestrados o heridos por ETA. El decálogo de la Fundación Víctimas del Terrorismo -con el que personalmente se puede estar o no de acuerdo: yo sólo lo estoy parcialmente- hipoteca, especialmente en sus últimos puntos -y no me refiero a lo de vencedores y vencidos- la actuación de un gobierno que debe actuar para todos los españoles a la opinión y a la voluntad de unos pocos, por importantes que sean, y por mucho que merezcan nuestro respeto. Es como si alguien pretendiera que la política urbanística de Barcelona tuviera que tener el visto bueno de los afectados por los hundimientos del barrio del Carmelo.

Además, lo partidos progresistas han hecho uso de su libertad de opinión para decidir si votan o no ese decálogo.

10.- ¿Por qué Llamazares dijo que es medieval negar la política y sustituirla por la moral?

Eso que hace usted en esta pregunta es un caso clarísimo de descontextualizar las cosas y actuar a sabiendas de que actúa equivocadamente. No tengo claro es lo que quiso decir Llamazares. Pero sabe usted perfectamente que Llamazares está haciendo el uso vulgar del vocablo “moral”, y no el académico al que está acostumbrado usted, don EP. Mire: si yo a usted le encuentro una falta de ortografía, pienso que es una errata, y ni se me pasa por la cabeza que lo que ocurre es que no sabe usted escribir. Pues estamos ante un caso parecido. Llamazares está usando la palabra “moral” como se usa en la calle: es decir, un conjunto de normas de comportamiento que son diferentes para cada persona. No pronuncie usted ahora una lección sobre el imperativo categórico, ni me cuente que la moral es objetiva y no subjetiva, porque todo eso me lo sé y además, coincido con ello. Pero lo que Llamazares quiso decir es que es antidemocrático que ciertas asociaciones de víctimas y el PP pretendan imponer una forma de pensar que es minoritaria a la mayoría.

11.- ¿Por qué, si fueran realmente progresistas, hacen estas y otras cosas? ¿Por qué en vez de hablar de paz (que no es un valor absoluto) no hablan de justicia o de libertad?

Bueno, eso de que la paz no es un valor absoluto es muy relativo -anda, qué juego de palabras más ingenioso me ha salido- y depende de cómo se defina paz. Siendo maximalistas, paz, libertad y justicia son sinónimos, y si no concurren todas ellas, el resto son imposibles. Quizás a esto se refería Llamazares con lo de sustituir la moral por la política. Porque es posible que si hablamos de valores absolutos estemos todos de acuerdo. Las diferencias vienen en la vía hacia esos valores absolutos. Y ahí entra en juego la política, es decir, la diferencia de opiniones.

13. – Si todo lo anterior es cierto, es decir: los hechos presentados, ¿no están estos progresistas (ahora sí en cursiva) con los verdugos?

No. ¿Por qué lo dice?

Venga... meta ruido por ahí