Razones para un aniversario

Posted · 24 Comments

El 14 de abril de 1931, España tuvo una oportunidad. La proclamación de la II República no fue un estallido espontáneo e irreflexivo de bajas pasiones, sino la culminación de un proyecto largo y bien estructurado, en el que se habían empeñado varias generaciones de progresistas españoles. Desde mediados del XIX, República era una palabra mágica, un sinónimo de términos como democracia, futuro o modernidad. Por esa razón, sus verdugos se apresuraron a desvincularla de su tradición por el procedimiento de identificarla con su trágico epílogo. Era una manipulación tan burda como todas las que cargan a las víctimas con las culpas de su desgracia, pero cuarenta años de dictadura trabajaron a su favor. Durante cuarenta años, la II República Española sólo tuvo un sinónimo: la Guerra Civil. Después, la inercia y el miedo colaboraron con eficacia en lo que llegó a parecer la consagración de una gran mentira. Pero el tiempo, esa magnitud esencialmente objetiva de la realidad que miden relojes y calendarios, actúa de otra manera cuando se proyecta en los procesos históricos. Así, el mes que viene, los demócratas españoles celebraremos el 75 aniversario de la proclamación de la II República en una marea de homenajes de toda naturaleza, porque esa fecha, que nunca ha estado tan lejos de nosotros, no ha estado nunca tan cerca.

¿Cómo? ¿que aún no han leído ustedes el artículo de Almudena Grandes en El Pais?. Pues ya están tardando. Láncense a la calle y compren el diario, porque en internet no se puede leer que es de pago.
Corran, corran.

24 Responses to "Razones para un aniversario"
  1. posnosequiensoyhoy dice:

    Un día para la celebración y también un día para la reflexión de muchos elementos besaanillos y lameculos que por desgracia hoy, como ayer, siguen habitando este pais.

    Ante el ansia de libertad y de mayor democracia de la mayoria del pais solo queda decir una cosa:

    SALUD Y REPUBLICA!!!!!!.

  2. FELICIDAD dice:

    La República es el sistema donde se concreta la Democracia.Bien es cierto que hay repúblcas que no son demcráticas pero todos sabemos que en esas no se piensa aquí.
    Por el contrario,la Monarquía es la antitesis de la Democracia por carecer del máximo exponente de su esencia:ser electiva.
    La Monarquía no se elige; llega por DERECHO DE BRAGUETA.
    Otra cosa es que no nos sintamos demasiado incómodos con una Monarquía parlamentaria pero lo que cuesta,el derroche que supone amamantar a todos los miembros de la familia real,el vestirlos tan guapos para que nos representen,…¿de verdad es razonable o necesario? Los vestidos de Cristina(maja chica),de Elena(pues también maja)para actos¿lo pagan de su sueldo en la Caixa la una y del sueldo en la guarderia la otra? ¡Amos anda!
    La monarquía es un adorno bonito sin duda,¿pero es necesario?
    Con lo que cuesta la Monarquía,alguna residencia para mayores se podría levantar.
    Mientras esta gente tiena servicio hasta para tirarles de la cadena del WC,hay multitud de ancianos que viven en situaciones de abandono confinados en casas sin ascensor,situación que les impide hasta comprar ls leche y les condena a no relacionarse con los demás.
    ==================================
    Celebraré aniversario de boda pues hace muchos años ya,me casé un 14 de Abril.
    Viva la 3

  3. hasta los huevos de ZP dice:

    No me diga Royo que no pesa el catoliscismo en España. Todos los que ahora defienden la república lo hacen porque sus familias eran republicanas. Pensar como papá y mamá. Gran autonomía personal. Igualito que los anglosajones. Así nos va. Todo el día peleando por conceptos y por gilipolleces, en vez de ir al grano de las cosas. Los pastores lo saben bien. Y tienen al rebaño engañado, pero FELIZ.

  4. Nazgul dice:

    Yo les pego el articulo completo.y a cambio solo les pido que pinche en mi nick,y visiten mi blog xDDDDDD

    Razones para un aniversario Añadir a Mi carpeta
    ALMUDENA GRANDES
    EL PAÍS – Opinión – 25-03-2006
    Imprimir Enviar Recomentar Corregir Estadísticas Versión en PDF Versión sólo texto Aumentar, reducir tamaño del texto

    El 14 de abril de 1931, España tuvo una oportunidad. La proclamación de la II República no fue un estallido espontáneo e irreflexivo de bajas pasiones, sino la culminación de un proyecto largo y bien estructurado, en el que se habían empeñado varias generaciones de progresistas españoles. Desde mediados del XIX, República era una palabra mágica, un sinónimo de términos como democracia, futuro o modernidad. Por esa razón, sus verdugos se apresuraron a desvincularla de su tradición por el procedimiento de identificarla con su trágico epílogo. Era una manipulación tan burda como todas las que cargan a las víctimas con las culpas de su desgracia, pero cuarenta años de dictadura trabajaron a su favor. Durante cuarenta años, la II República Española sólo tuvo un sinónimo: la Guerra Civil. Después, la inercia y el miedo colaboraron con eficacia en lo que llegó a parecer la consagración de una gran mentira. Pero el tiempo, esa magnitud esencialmente objetiva de la realidad que miden relojes y calendarios, actúa de otra manera cuando se proyecta en los procesos históricos. Así, el mes que viene, los demócratas españoles celebraremos el 75 aniversario de la proclamación de la II República en una marea de homenajes de toda naturaleza, porque esa fecha, que nunca ha estado tan lejos de nosotros, no ha estado nunca tan cerca.

    La óptica es la ciencia de las paradojas. Mirar no es lo mismo que ver, y los que ven, que no son todos, a menudo distinguen mejor un horizonte lejano que una imagen inmediata. La dinámica de las generaciones, por su parte, produce un efecto similar. Al llegar a la edad adulta, los nietos se sienten más vinculados a sus abuelos que a sus padres en el delicado territorio de la identidad. En España, la historia reciente ha afilado los instintos paradójicos de la óptica y la genealogía para crear en este momento un escenario sentimental e ideológico que hace muy poco tiempo era impensable. ¿Qué está pasando ahora mismo? Tal vez tengamos que esperar a que nuestros nietos se hagan adultos y nos lo cuenten, porque desde el ojo del huracán no se puede percibir la magnitud del fenómeno, pero yo creo que ya se pueden apuntar algunas razones.

    Esta primavera republicana encuentra a los herederos naturales de los españoles del 31 en un estado de ánimo muy sensible a las emociones. La cotidianidad política nos enfrenta cada día con una realidad que nuestros antepasados ya conocían: a la derecha no le interesa hacer política. Es un fenómeno antiguo y siniestro, que había permanecido semienterrado en los últimos tiempos por la novedad de los mecanismos democráticos, primero, y por los resultados electorales más tarde. Ahora, en una situación adversa, algunas declaraciones recuerdan demasiado a otras muy aptas para estimular la memoria. No se trata de responder a la crispación con más crispación, sino de comprender mejor la realidad en la que estamos inmersos.

    Más allá de la irresponsabilidad y la deslealtad de esta actitud, es inevitable apreciar su influencia en la movilización ideológica de la sociedad española. Pero, en mi opinión, ésa no es la razón profunda del fenómeno que estamos viviendo. La clave está en nuestra propia sociedad, que no se parece, como es obvio, a la que instauró la II República, pero tampoco a la que impulsó la transición democrática en los setenta. Los nietos, biológicos o adoptivos, de los republicanos del 31 nos hemos hecho mayores. Somos la primera generación de españoles, en mucho tiempo, que no tiene miedo, y por eso hemos sido también los primeros que se han atrevido a mirar hacia atrás sin sentir el pánico de convertirse en estatuas de sal.

    Lo que hemos encontrado allí, a nuestras espaldas, es algo más que una buena, vieja y apasionante historia. La II República se perfila en la nitidez que da la distancia como un ejemplo moral, un modelo de dignificación de la vida pública, un limpio ejercicio de la política entendida como el compromiso de guiar a un pueblo hacia su futuro. Sus valores resultan no sólo admirables en la lejanía, sino imprescindibles en nuestra realidad actual. El debate político de hoy mismo gira alrededor de algunos conceptos, como el laicismo, la defensa de los espacios públicos, el modelo de Estado, la perspectiva federal, el impulso de la investigación científica o la promoción de la mujer, que centraron el debate republicano. Han pasado 75 años, pero esa cifra no mide el estancamiento, sino el retroceso. El vínculo que establecen los nietos con sus abuelos en el terreno de la identidad, se concreta, aquí y ahora, en una reivindicación que no tiene tanto que ver con la memoria del pasado como con la que nosotros mismos legaremos a nuestros descendientes.

    Pero España no es un país fácil, nunca lo ha sido. Por eso, esta progresiva toma de conciencia, que fue sumando reconocimientos individuales antes de articularse en un movimiento social que se ha anticipado a partidos e instituciones, provocó una reacción tan fulminante que puede crear el espejismo de un proceso inverso. Yo creo que los nuevos manipuladores son una respuesta, no un desafío original. Si los herederos del espíritu del 31 no se hubieran empeñado en devolverle la memoria a este país, el feroz revisionismo neoconservador que padecemos de un tiempo a esta parte, quizá no habría llegado a florecer.

    Hace unos meses, Julián Casanova alertó desde estas mismas páginas contra los efectos del desprecio con el que la Historia académica paga los exabruptos de estos nuevos agitadores. Tenía toda la razón. Tenía tanta razón, que corremos el riesgo de que los póstumos publicistas del franquismo, sin lograr su objetivo principal -atribuir al régimen republicano la responsabilidad de la Guerra Civil-, se alcen con un intolerable premio de consolación. Contra la amenaza del radicalismo, parece pensarse, la vacuna de la moderación. Y en nombre de conceptos tan elevados como la generosidad, la convivencia, o la objetividad, se va configurando una corriente de opinión que intenta imponer la ley del cincuenta por ciento -todos tenían sus razones, luego ninguno tenía la razón- como norma suprema de la corrección política. Sus defensores adoptan el papel de hombres justos por soberbia o por ingenuidad, bien porque se sitúen a sí mismos por encima de las miserias del género humano o porque sigan creyendo en la virtud de las sentencias de Salomón. Frente a unos y otros, conviene recordar que la defensa incondicional de la legitimidad democrática no es una posición radical, sino un sereno gesto de equilibrio. La razón última de este aniversario consiste en fijar de un vez algo tan obvio en la conciencia colectiva de los españoles.

    La II República fue una obra imperfecta, afirman sus detractores, y es cierto. Todas las obras humanas son imperfectas, pero la II República, sobre los obstáculos que tuvo que vencer y los errores que pudo cometer, fue también la gran oportunidad de este país. Ya es hora de reconocerlo. España no puede seguir viviendo siempre como si aquí nunca hubiera pasado nada, no puede afrontar la modernidad actual sin contemplarse en la modernidad pasada, no puede presentarse como un Estado justo y democrático sin hacer justicia a su tradición democrática. Ése es el sentido de un aniversario que no tiene que ver con el eterno lamento de un sueño perdido, sino con la esperanza de un país mejor.

    Ellos no pudieron lograrlo, pero no estaban solos, porque nosotros estamos aquí. No lo perdieron todo, porque nosotros estamos aquí. No lucharon en vano, porque nosotros estamos aquí.

    Y nosotros somos la memoria de su futuro

  5. RicardoRVM dice:

    Huevos: No me diga Royo que no pesa el catoliscismo en España. Todos los que ahora defienden la república lo hacen porque sus familias eran republicanas. Pensar como papá y mamá. Gran autonomía personal. Igualito que los anglosajones. Así nos va. Todo el día peleando por conceptos y por gilipolleces, en vez de ir al grano de las cosas. Los pastores lo saben bien. Y tienen al rebaño engañado, pero FELIZ

    No ha dicho usted ninguna tontería Huevos. creo que pronto escribiré algo sobre lo que creo que son los principios republicanos. Pero lea con atención el artículo de Almudena Grandes, y vea que termina hablando de la memoria de futuro. Interesante.

  6. hasta los huevos de zp dice:

    Oiga. Le prometo que no había leído el panfleto de la antigua cachonda, hasta ahora mismo en su blog (pues no con mi dinero). Y me ratifico en lo que digo.

    Es interesante observar más allá de las palabras. No me interesa la milonga, sino el porqué de la misma. En España, los que perdieron la guerra transmitieron a sus descendientes una sensación de amargura y rencor determinada. Pero, por lo que vemos, sus descendientes, que no pudieron “vengarse”, lo hacen ahora, no directamente, sino a través de sus hijos, los nietos de aquellos. Como ZP, como Rubianes, como esta señora, como miles y miles de individuos que hoy rondan la cuarentena o por ahí. Y parece que lo tenemos que pagar todos, incluso los que no tuviemos que ver nada de nada.

    La explicación: La influencia de la familia (con la Iglesias hemos topado) es el primer motivo. El segundo, generalmente, el fracaso o inanidad económica de los hijos de aquellos, padres de éstos de hoy, a los que le va mucho mejor. Y en tercer lugar, se demuestra cómo el español, por regla general, carece de espíritu autocrítico, vive la vida de otros, desconoce las reglas de la economía, desconoce la historia más alla e sus abuelos, viaja y no se entera de nada, y así mil cosas.

    Sus abuelos, al menos, tenían ideas por las que lucharon y murieron. Éstos, no tienen nada más que rencor de segunda generación. Y mucha labia bien pagada. Les gustaría poner todo patas arriba. Como con todo. Al final no comprenden lo fundamental: por qué perdieron la guerra. Y por qué, desde los sumerios, pierden siempre.

    Una pena, Royo.

  7. FELICIDAD dice:

    Gracias Nazqul.
    “……nos hemos hecho mayores. Somos la primera generación de españoles, en mucho tiempo, que no tiene miedo,y por eso hemos sido también los primeros que se han atrevido a mirar hacia atrás sin sentir el pánico de convertirse en estatuas de sal……….
    Ese es el sentido de un aniversario que no tiene que ver con el eterno lamento de un sueño perdido,sino con la esperanza de un país mejor.
    …………No lucharon en vano,porque nosotros estamos aquí.
    Y NOSOTROS SOMOS LA MEMORIA DE SU FUTURO.

  8. rios raffo dice:

    Con el permiso del bloguero, quiero incluir en el futuro homenaje a la república al abuelo de mi abuelo.

    Porque el abuelo de mi abuelo ya votó por una república, y de haber prosperado ésta hoy España sería otra España, u otras, que no lo sé, ahora haría tanto que seguramente ya nos habríamos hecho a la idea.
    Incluso es posible que Cuba o Filipinas a estas alturas todavía fuesen estados asociados y que juntos hubiésemos cambiado de siglo y de formas de entender las cosas.

    Pero el voto del abuelo de mi abuelo alguien se lo pasó por los mismísimos, dicen que es mentira que Pavía entró a caballo en el hemiciclo, eso ya nos da lo mismo, el caso es que a partir de entonces los libros empezaron a contar la historia de la República como la de historia un fracaso, mal argumentado y escueto, en los textos que me llegaron a mi el par de párrafos referidos eran un sin fin de nombre compuestos, una maraña intencionada de fechas para así, mediante el caos, justificar las razones que obligaron a disolver aquél proyecto fantástico.

    Y el abuelo de mi abuelo se conformó, o no, la historia se redujo y España también.

    Lo que pasa o lo que pasó es que la inercia de la lógica pudo más y mi abuelo volvió a votar por otra República, que al fin y al cabo era la misma.

    Numerarlas no es mas que otro intento mezquino para intentar desprestigiarlas…

    De nuevo pensamos más y mejor, renovar lo renovable y poner algunas cosas -sobre todo los púlpitos- en su sitio…

    La República de mi abuelo también fue masacrada, cortada a filetes, se la cambiaron por un orden perfecto que nos convirtió en el lugar más aburrido de Europa además del más casto, el más analfabeto y el más frustrante, en una caja de zapatos con la suela de cáñamo por la que encima debíamos estar agradecidos.

    Porque -dicen- aquello mejoró, aunque recién con el paso de 30 años, cuando la Europa de la posguerra llevaba no solo dos décadas reconstruía sino también dos décadas modernizada, y encima el mérito se lo llevó el régimen cuando -como era absolutamente humano y lógico- en la década de los sesenta la electricidad llegó a Cabestrillos de la Sierra.

    Pues eso, si alguien dice de homenajear a alguien, ruego que tengan en cuenta a mi abuelo y al abuelo de mi abuelo.

    Y a los suyos también.

  9. Es verdad que somos la primera generación sin miedo. De hecho no me molesta que el troll de turno me achaque mi herencia como un lastre o un insulto: yo me siento feliz de que en mí se materialice aquello por lo que mi familia fue represaliada.

    Si eso me convierte en rebaño, pues más orgullosa aún de ser prima de la sin par Blánquita :P

    bt

  10. Jorge F. dice:

    Por cierto, en la catalana ciudad de Terrassa, ERC ha pedido que el 14 de abril ondee en el Ayuntamiento la bandera republicana española. Sí, sí, habéis leído bien: LA BANDERA REPUBLICANA ESPAÑOLA.
    ¿Os sorprende? A lo mejor, la gente de ERC no tiene rabo, cuernos y pezuñas como creíais.
    Y repito lo dicho en otro lugar de esta web: ni soy de ERC ni les voto.

  11. RicardoRVM dice:

    Por si la pregunta no de don Jorge va dirigida a mí, ya sé que los de ERC no tienen rabo ni cuernos (los que no los tienen, claro). Pero es que a veces, en los partidos se llevan a cabo ciertas prácticas mafiosas que hay que combatir y denunciar, especialmente si ocurre en partidos de izquierdas.

  12. FELICIDAD dice:

    ES VERDAD QUE SOMOS LA PRIMERA GENERACION SIN MIEDO,ese miedo que les quedó a nuestros predecesores para hablarnos de la Repúblca que
    un día defendieron,a los pocos que quedaron ya que muchos murieron en el campo de batalla,fusilados por los caminos,contra las tapias de cementerios,…enfermos en las cárceles,o doblegados tras años de prisión.Doblegados o constreñidos por el recuerdo de alguien cercano,padre,abuelo,…No,nuestros padres y abuelos no nos hablaron de lo ocurrido y por eso fuimos pasto fácil para los “vencedores” que ayudados por la escuela manipuladora,los púlpitos y confesionarios que nos asustaban con infiernos inventados por represores== ven,siempre mintiendo,ahora y siempre == las amenazas,sus policías,las organizaciones de propaganda,las asociaciones juveniles==SEU==aquel rabo de la Falange,la OJE,
    que era el único sitio donde hacer deporte (mi padre no impidió que mi hermano fraguara allí su futuro pensamiento de derechas)…
    En cambio los “vencedores”,los golpistas,los asesinos de García Lorca,los que siguieron asesinando 40 años más,los que falsearon la historia,los que nos negaban la cultura(censuraban libros [Blasco Ibáñez y su “Araña Negra” estaban prohibidos,entre otros])los que nos metian en la cárcel por manifestarnos en la Universidad o en la calle,los de la pena de muerte,…. Esos SI que se ocuparon de sembrar el odio a los vencidos y a sus hijos para que perpetuasen la injusticia y la ignominia.Porque es justicia lo que queremos y ella la que preside nuestros actos no el odio,patrimonio de los “vencedores” y sus herederos,los herederos de los asesinos de García Lorca.

  13. CardinalXiminez dice:

    El problema está que muchos ven la proclamación de la República como “restauración” del orden terminado en el 36 (o en el 39, o en el 77…) y que la nueva república no será la III, sino la II

  14. CardinalXiminez dice:

    Y una pregunta a los trolecillos circulantes:

    ¿Qué impide la formación de un partido republicano de derechas en España? ¿Tendrían algún inconveniente en unirse a él?

  15. currok dice:

    Yo alucino… supongo que todos los que añoran la II República estarán deseando volver a aquella época donde todos los días se declaraba el estado de alerta (cuando no el de excepción), donde se quemaban iglesias y conventos, donde se disparaba “a la barriga” a pobres iluminados anarquistas, donde había menos libertad de prensa que con Primo de Rivera, donde en el Parlamento se proferían amenazas de muerte contra colegas diputados, donde traicionar al estado salía gratis, donde se mataban por las calles por un quitame de ahí esas pajas… ¿República? No gracias.

  16. Molotov dice:

    Unas cosillas. ERC no son los únicos que han propuesto eso de que en los Ayuntamientos ondeen el 14 de abril las banderas republicanas. IU también lo propuso, y creo que con anterioridad. Es una buena idea. Y que a nadie debería ofender, pues, fue enseña legal durante unos años, que hasta la CEDA respetó. Es honrar la memoria. Parte del pasado de este pais.

    Y para los que dicen que la República era el caos y la anarquía… en fin, que lean más. O que lean menos a Pio Moa, que por cierto, aparte de falso historiador, fue del GRAPO, ¿eso lo sabían? Tan puritanos, rectos que son…

    Por cierto, lamentablemente existe un Partido Republicano de derechas, el Partido Nacional Republicano http://www.tercerarepublica.org/index.htm
    una mierdecilla. Esperemos que no crezca…

  17. Jordi dice:

    Visca la República!!!!

    Fora els Borbons!!!!

  18. currok dice:

    Hala, ya estamos. En cuando critico ese supuesto paraiso que fue la II República alguien saca a colación en nombre de Pio Moa.

    A ver, Camarada Molotov, lo he dicho en otro lado pero lo repito ahora. ¿Te valen como fuentes Stanley Paine y su “El Colapso de la República”? ¿Has leido “La revolución española vista por una republicana” de Clara Campoamor? ¿Las memorias de Alcala-Zamora? ¿”Memorias políticas y de Guerra” de Azaña? ¿Has ojeado la colección sobre la Guerra Civil en Cataluña que está editando La Vanguardia, supervisada por los sin duda franquistas Solé y Villarolla? ¿Ian Gibson y el imprescindible “La noche que mataron a Calvo-Sotelo? Pq vamos, si te digo “No fue posible la paz” de Gil-Robles, seguro que me dices que ese no vale…

    Pues TODOS, todos los autores coinciden en que la II República fue un caos más o menos organizado, desde el primer al último día. Los asesinatos, las huelgas, los saqueos, el desorden y el desgobierno fueron su tónica general, no hechos puntuales. El estado de derecho nunca se impuso en un país que había pasado de la monarquía a la república sin que nadie hubiese consultado al pueblo sobre ello. Como dijo Prieto, fueron al desastre por estúpidos.

    Molotov, lee un poco antes de hablar, anda.

    Jordi… dices “visca la república”, ¿pero cual? La de Compayns, sin duda. Manda huevos. ¿República? No, gracias.

  19. currok dice:

    Se me olvidaba. El comentario de Molotov:

    “Por cierto, lamentablemente existe un Partido Republicano de derechas, el Partido Nacional Republicano http://www.tercerarepublica.org/index.htm
    una mierdecilla. Esperemos que no crezca…”

    ¿Repitiendo errores? ¿De nuevo el “España ya no es católica de Azaña? ¿Pedís una república pero solo para vuestros amiguitos, que opinan como vosotros y el que no, no juega? Yo nunca he oido decir al Rey que sólo pueden ser españoles los que sean de derechas, por ejemplo.

  20. dulce maria dice:

    espero,que te interese

  21. dulce maria dice:

    espero,que comprendas el articulo y su contenido,queria buscar las raices de la II REPUBLICA ESPAÑOLA Y PORQUE ESTALLO DESPUES LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.