No sé yo, pero la facción católicopusina está como de capa caída en el PSOE. Qué cosas pasan. Pero Alonso, uno de mis héroes, y Rubalcaba, uno de los héroes de la derecha cabreada, salen ganando en el asunto. La cosa pinta bien, salvo por el pequeño detalle de que en lo futuro no disfrutaremos de las humillaciones constantes que las brillantes intervenciones de Rubalcaba causan Zaplana, ya saben, el que vino para hacerse rico. Una pena.

ACTUALIZACIÓN DE LAS 10:45. Consultadas las fuentes de la verdad, me doy cuenta de mi error. Son los ministros que ha puesto ETA, es decir, es el precio político. Seguiremos informando.

Tagged with →